tecnicas

 

Marmolina

La marmolina o alabastrina es un material formado por resinas y polvo de alabastro.

 Es mucho más duro que la escayola, las figuras tienen muchos más detalles y las terminaciones que se obtienen son siempre mejores.

Básicamente podemos usar las mismas técnicas que con la escayola.

Pintar directamente con acrílicos, y barnizar o patinar en diferentes colores después.

Para barnizar nosotros siempre recomendamos el barniz en spray porque se aplica muy fácilmente, el resultado es impecable y a la larga sale más barato porque cunde mucho.

 

Policromado con pan de oro y plata: Se pinta con acrílicos y después se aplica el pan de oro en la zona deseada.

Imitación a marfil: Se puede hacer de varias formas, todas ellas muy sencillas. La técnica que nosotros preferimos consiste en aplicar primero una mano de pintura acrílica color mantequilla.

 Después aplicamos una mano de goma laca y a continuación damos una pátina clarita de betún de judea mezclado con cera incolora.

Frotamos con un trapo para eliminar la pátina y por último la frotamos con polvos de talco.

Imitación a madera: Se consigue usando tintes para madera y finalizando el trabajo con una pátina de cera y betún de judea.

 

Imitación a madera con reflejos dorados: La técnica base es la anterior pero son necesarias unas aclaraciones para no tener problemas.Si el oro que vamos a aplicar es acrílico, lo que haremos será dar reflejos dorados a pincel seco en las partes que queramos una vez teñida la pieza y después la pátina de cera y betún de judea.

En cambio, si el oro es al aguarrás el orden será diferente ya que la pátina también es al aguarrás y lo arrastraría. Entonces lo que haremos será dar el oro como terminación, cogemos un poco con un dedo o con un trapo y frotamos suavemente por los relieves de la pieza. Este resultado es muy vistoso para marcos con algo de relieve.

 

Imitación a bronce: La imitación clásica a bronce verde se consigue aplicando primero a la pieza de escayola una o dos manos de pintura acrílica verde muy oscuro, que conseguimos mezclando verde con negro)

 Una vez seco, aplicamos un poco de pintura dorada a pincel seco dejando ver el color de fondo, el oro que aplicamos puede ser acrílico o una mezcla de polvo dorado con goma-laca (con este último el resultado es más brillante), cuando este seco, se da un poco de la pintura verde oscuro muy diluida por encima, dejando ver el dorado, y posteriormente aplicamos otra vez goma-laca y cuando este seco damos una pátina de betún de judea diluido con aguarrás, retiramos rápido esta pátina y frotamos con tierras verdes.