Temporadas 1956-1960

TEMPORADA 1.956-1.957

AL CALOR DEL "FAROLILLO ROJO". GOLEADA EN CHAMARTÍN. Los madridistas se impusieron por un contundente 7-1. Ramón Calatayud asumió de nuevo el compromiso de seguir en la presidencia. Concluida la primera vuelta, el Real Jaén era colista, pero ya había logrado igualar al Coruña con nueve puntos. La segunda vuelta iba a ser realmente emocionante y trascendental para los intereses del Real Jaén.

LOS ÚLTIMOS DÍAS DE UN ENTRENADOR. Se estaba empezando a fraguar la marcha de Tomás Arnanz, quien optaría por presentar la dimisión. Pensaba que con esa postura le hacía un buen servicio al club, ya que comenzaba a sentirse enfermo. Fue Pepe Millán quien se hizo cargo del equipo.

ESTA VEZ GANÓ EL BARCELONA. Un Real Jaén prematuramente a la deriva, no pudo con el Barcelona, que se impuso en el estadio jiennense por 1-2.

PESE A LAS ESCOBAS, EL SEVILLA MORDIÓ EL POLVO. Pocos partidos son recordados de forma tan especial como el disputado por el Real Jaén y el Sevilla, en el Estadio de la Victoria, que se rememora como el "partido de las escobas". Cientos de aficionados sevillistas llegaron a Jaén con escobitas, pensando barrer al equipo jiennense. Pero el Sevilla, que era vicelíder, mordió el polvo y no pudieron barrer las escobas.

DOS REFUERZOS PARA LA PORTERÍA. Ante la irreversibilidad de la lesión de Ortega, que dejaba únicamente a Cardoso como portero, la directiva jiennense firmó por dos guardametas. El primero fue Manolín, nacido en Linares, pero destacado en el Sevilla. El segundo fue Sororrain, que procedía del Jerez.

LLAMAS, FUEGO Y CENIZAS. Tras el ascenso a Primera vinieron al Real Jaén muchos hombres y nombres nuevos: Paseiro (Español), hombre fogoso y eficaz recambio para Arregui; el ex internacional Alsúa, más ceniza que ascuas y que no llegó a finalizar la temporada, y Luis Cifuentes, venido del Betis: era ardor, corazón, fuego intenso.

PALABRA CUMPLIDA: EL REAL JAÉN SIGUE EN PRIMERA. UN PRESIDENTE Y UN PLANTEL CUMPLIDORES. El conjunto blanco seguía siendo colista, pero había demostrado que era muy capaz de remontar el vuelo en la segunda vuelta que aún restaba al torneo 1956-57. La victoria, que supuso un suspiro de alivio y serenidad en directivos, jugadores y afición, fue la conseguida frente al Atlético de Madrid, al imponerse el Real Jaén por un 2-0 en el estadio jiennense. Ramón Calatayud había logrado cumplir su palabra de mantener el equipo en Primera División después de haber sido él quien lo ascendió.

UNA CESIÓN IMPORTANTE. Tras el triunfo del Real Madrid en Jaén, el club madridista cedió a su extremo Castaños al Real Jaén. Fue una cesión importante, porque el jugador madridista contribuyó al éxito del equipo jiennense en el último tramo liguero.

SIEMPRE CABALLEROSO. Si la afición jiennense recuerda a Ángel Arregui por sus innumerables goles, en toda España era admirado por su comportamiento siempre caballeroso. Así era Arregui dentro y fuera de los terrenos de juego. Un hombre amable, asequible, serio y amistoso.

RESULTADOS DE LA TEMPORADA 1956-57. Decimocuarta posición con 23-7 puntos.

ORO PARA EL PUNDONOR. El 8 de septiembre de 1957, el Real Jaén ofrecía un homenaje a Agustín García Cerrillo, que iba a iniciar su séptima temporada defendiendo los colores blancos jiennenses. Ángel Arregui, el más ejemplar de los capitanes, impuso a su amigo la insignia de oro del club.

TEMPORADA 1.957-1.958

EL PARAÍSO DE LOS ARGENTINOS. El 27 de abril de 1967, Ramón Calatayud Sierra presentó su dimisión irrevocable en una asamblea de socios en la que se supo que el déficit del club ascendía a 1.064.903’57 pesetas. El nuevo presidente fue Cristino Ruano del Río y, cuatro días después, suscribía su compromiso como nuevo entrenador Muñiz, que la temporada anterior había entrenado al Córdoba. El mes de julio estaba mediado cuando llegaron los dos primeros argentinos, eran Minteguía y Sáez. Pocos días después firmaba otro argentino, Sará, fichaje que provocó una gran satisfacción.

AMISTOSO EN ALMERÍA. El 26 de julio, el Real Jaén jugaba su segundo amistoso de pretemporada con el Almería. No pasó el conjunto jiennense del empate a cero, aunque allí presentó una alineación con varios suplentes y algunos jugadores a prueba. Había que esperar mucho más de un conjunto de Primera División.

TERCER TRIUNFO MADRIDISTA. Era la tercera y, de momento, última visita del Real Madrid al Estadio de la Victoria. También era el tercer triunfo madridista en terreno jiennense.

UN GESTO AMOROSO. Con motivo del homenaje a Cerrillo, se ofreció también una cariñosa ofrenda de amor y respeto a la madre del jugador, desplazada para presenciar el encuentro.

LA OLIVA, EL PIE Y LA CABEZA. El defensa Oliva cayó en Jaén como en su propia tierra. Uno de los "pies" de Oliva, fue el meta Madriles. La cabeza era Cristino Ruano del Río, un presidente que tal vez tuvo demasiadas complicaciones a su alrededor y que no llegó al final de la temporada.

PERMISO "ESPECIAL" PARA EL PRESIDENTE RUANO Y... EL DESCENSO. MOMENTOS IRREPETIBLES. Iba a ser la última temporada en la División de Honor para el Real Jaén. No era la situación muy halagüeña al término de la primera ronda. El descenso estaba prácticamente cantado, pero aun así, el Real Jaén iba a sorprender con algunos coletazos desesperados. Uno de ellos fue el vencer al Atlético de Bilbao por un apurado 3-2, en campo jiennense.

UNA TARDE MEMORABLE. Sólo los más viejos aficionados jaeneros tienen el privilegio de recordar la tarde memorable en que el Real Jaén se imponía al Barcelona, en el Estadio de la Victoria, por 1-0, marcado por el argentino Adalberto.

UN ESCENARIO GRANDIOSO. El Santiago Bernabéu registró una excelente entrada para ver al Real Jaén, que terminó perdiendo por 3-0 ante un Real Madrid con sus mejores figuras. Fueron los últimos jugadores que pisaron el césped madridista luciendo el escudo del Real Jaén.

LOS GRANDES EN LA VICTORIA. El viejo Estadio de la Victoria fue escenario donde actuaron los más grandes equipos nacionales.

ADALBERTO, DE JAÉN A MADRID. Fueron varios los argentinos que vinieron al Real Jaén en la temporada 1957-58. De ellos, el interior Adalberto resultó el de mayor carisma, por sus goles extraordinarios, especialmente el que marcó a Ramallets. Fue fichado por el Atlético de Madrid al finalizar la temporada.

RESULTADOS Y ÚLTIMA CLASIFICACIÓN DE LA TEMPORADA 1957-58. Decimosexta posición con 20-10 puntos.

EL ÍDOLO, EL DIRECTIVO Y EL RECAMBIO. Desde el inicio de la temporada, Adalberto se ganó el fervor de la afición jiennense, que le aclamó como ídolo. Ramón Palacios fue un directivo ambivalente, ocupando la secretaría del club, y asumió la presidencia al marcharse Cristino Ruano. Uriarte se convirtió en un suplente eficaz, un hombre de recambio que continuaría en el Real Jaén.

TEMPORADA 1.958-1.959

SE INICIA LA LENTA AGONÍA. No era fácil: una nueva temporada llevando en las alforjas un descenso de categoría, una clausura del terreno de juego y un clima lleno de incertidumbre.

¡CASI UN MILAGRO! fue encontrar un hombre que se hiciera cargo de asumir el reto: Manuel Millán López. Así se pudo formar un plantel de directivos, técnicos y jugadores luchando contra el tiempo y la economía. Se sudó mucho para poder llegar a este momento en que toda la entidad blanca acudió ante la Patrona, la Santísima Virgen de la Capilla, para dar gracias y pedir protección en la nueva andadura. Todo había sido casi un milagro...

UN REACTOR LLAMADO MANOLO HARO. Una medida excelente fue buscar nuevos valores en las categorías inferiores. Del lliturgi llegó Manolo Haro, un delantero sevillano de una velocidad endiablada, hábil en el regate e impecable rematador de cabeza.

INAUGURACIÓN DEL "SÁNCHEZ PIZJUÁN". Una semana antes de iniciarse la Liga, concretamente el 7 de septiembre de 1958, el Real Jaén disputaba un partido amistoso en Sevilla, frente a su equipo titular, con motivo de la inauguración del nuevo estadio "Sánchez Pizjuan".

PRIMERA DERROTA. El primer desplazamiento oficial lo realizó el Real Jaén a Ceuta, el 21 de septiembre de 1958. Ni se jugó bien ni se ganó. Los "caballas" se impusieron por 1-0.

ESCALADA METEÓRICA DE ENRIQUE ORIZAOLA. Aunque no se alcanzaran los objetivos iniciales, Enrique Orizaola cumplió bien su cometido al frente del Real Jaén. Ello le valió para firmar por el Murcia y en seguida el Barcelona se fijó en su capacidad y le firmó como técnico para la temporada 1960-61.

CELESTE POR BLANCO. Pocos días antes de que el balón echase a rodar oficialmente, se produjo el traspaso de Atienza al Celta de Vigo. En la transacción, el club vigués cedió dos jugadores al Real Jaén: el volante Alvarín y el extremo Bolita. Ambos dieron buenas tardes de juego en las filas jiennenses.

CON PESO ESPECÍFICO. Manuel Millán López sólo tuvo parangón en Ramón Calatayud a la hora de valorar su entrega, entusiasmo y su amor en el desempeño de la presidencia del Real Jaén. También tuvo peso específico Enrique Orizaola, el entrenador que, contando con escaso margen de tiempo y de presupuesto, reunió un plantel de categoría.

SEGUNDA VUELTA MEDIOCRE CON UN FINAL DE ESCÁNDALO. PUDO SER UN GRAN EQUIPO. El equipo realizó una notable primera vuelta, pero se desinfló después para quedar en un lugar discreto.

LA ORACIÓN DEL HUERTO. Nunca faltó el buen humor entre los aficionados jiennenses; así, alguien dijo (y se generalizó) "¿en que se parece el Real Jaén a la Oración del Huerto?" Pues se parecen -contestaban- en que los dos tienen a Jesús, tienen Oliva y tienen Ángel (Ángel Arregui).

EL BUEN FUTBOL ARGENTINO. De los numerosos argentinos que vinieron al Real Jaén la temporada anterior, sólo continuaron Sará y el defensa Sáez.

SOLER...Y SOLERA. El guardameta Soler tenía historia y solera. Había defendido la meta del Español de Barcelona en Primera División y era un hombre con prestigio para militar en el nuevo Real Jaén.

UN EXTREMO DE LA VIEJA ESCUELA. Cuando el fútbol jiennense contaba con rematadores de cabeza como Arregui y el joven Manolo Haro, eran indispensables los extremos de la vieja escuela, los de correr la línea y centrar. El menudo Álvarez fue uno de esos elementos rápidos y habilidosos para rebasar a las defensas y poner la pelota en el punto de penalti.

LA BLANCA DOBLE. Para el joven Fecha era un sueño. En unos meses había pasado del Iliturgi, de Tercera División, al Valencia, uno de los grandes de Primera, tras ser traspasado por el Real Jaén. Cambiaba una camisola blanca por otra del mismo color, algo así como "la blanca doble". El club valencianista cedió al Real Jaén al interior Aliaga y al extremo Tejedo.

CON DOLOR DE CORAZÓN. Manuel Millán hizo unas dolorosas pero sinceras declaraciones: " Con taquillas de veinte mil pesetas no podemos aspirar a estar en Primera División". Aún así, él continuó fiel al compromiso contraído.

BORCEGUÍES A LA MEDIDA. Eran los tiempos en los que las botas había que hacerlas a medida. En Jaén, uno de los grandes especialistas era el maestro zapatero Cristóbal Ortega y allí iban los jugadores jiennenses a que se les tomara medidas y a poner en conocimiento del maestro sus peculiaridades.

RESULTADOS Y ÚLTIMA CLASIFICACIÓN DE LA TEMPORADA 1958-59. Octavo lugar con 29-1 puntos.

HABILIDAD Y CIENCIA. Compendiar en un mismo jugador la habilidad y la ciencia es difícil. Ficha, Haro y Sará las tuvieron, fueron de esos elegidos. Pero es que los dos primeros tenían además otra virtud: la rapidez de reflejos y movimiento.

TEMPORADA 1.959-1.960

A UN PASO DE LA RETIRADA DE LA COMPETICIÓN LIGUERA. El octavo lugar de la clasificación no decía nada a la afición jiennense, se desbordaba indiferencia, exceptuando a Manuel Millán, quien decidió continuar, consciente de que sería difícil encontrar un relevo si él renunciaba al compromiso.

DE CERO A CASI EL INFINITO. La directiva blanca hubo de partir del cero más absoluto para cumplir su compromiso con la temporada 1959-60. La apatía de la afición acompañó una vez más el quehacer de los rectores que, aún así, pudieron configurar un plantel en el que hubo escasa aportación de juventud, aunque ya se hizo algún avance en este sentido.

PRESENTACIÓN EN FAMILIA. Sólo catorce jugadores reunió el Real en su presentación. Pocos jugadores y muy poco público en la cita. La temporada no se presentaba con buenos auspicios.

EL VALOR DE LA CANTERA. En los años de gloria, a la cantera se le echaron pocas cuentas. Ahora, con Manuel Millán en la presidencia y Juande en la labor de secretario técnico, la juventud comenzaba a tener importancia para los proyectos del Real Jaén.

BUEN TRABAJO. Tenía buenos antecedentes: Casimiro Benavente, que llegó al Real Jaén, como todos, con ilusiones y ganas de trabajar. Su quehacer fue notable, aunque al final no consiguió poner la guinda al pastel del ascenso.

DEBUT OFICIAL EN CEUTA. El primer partido oficial de la Liga 1959-60 para el nuevo Real Jaén tuvo lugar en el Estadio Alfonso Murube. Allí, los jaeneros jugaron mejor, pero perdieron 2-1.

SERIEDAD. Estegana fue un defensa ambivalente que lo mismo jugaba de zaguero que de central. Su principal cualidad era su disciplina, su seriedad en el terreno de juego para desempeñar su misión. Igual podría decirse de Alvarín, hombre sacrificado de medio campo. Casimiro Benavente demostró ser un técnico responsable, serio, en su primera etapa en el Real Jaén.

LUZ EN LA OBSCURIDAD. Noviembre fue un mes triste para el fútbol jiennense: la situación económica era insostenible y el equipo estaba distante de toda la aspiración de ascenso. Uno de los equipos aspirante al ascenso era el Córdoba, y el Real Jaén no debía sumar más negativos. Fue un encuentro muy disputado que consiguió resolver el Real Jaén, ahora era el undécimo en la tabla. Un sorprendente triunfo en Valencia hace resurgir las aspiraciones. El Valencia (líder) tal vez pensó encontrar a un adversario desmoronado, pero el Real Jaén se impuso merecidamente a un adversario pletórico de moral.

HOMENAJE A SOLER EN BARCELONA. Los desplazamientos a Tenerife y Mallorca, seguidos, obligaron una larga ausencia del equipo blanco, que aprovechó para jugar algunos encuentros amistosos. Uno de ellos fue en Badalona, en homenaje al guardameta Soler, que el año anterior había defendido los colores jiennenses.

UN AIRE DE JUVENTUD. La plantilla blanca tenía un elevado porcentaje de veteranía. Había que darle un toque de juventud y se logró con estas cuatro incorporaciones: Santamaría, Martínez-Oliva, Achótegui y Bermúdez.

UN PRESIDENTE PARA LA SEGUNDA VUELTA. La crítica situación económica, que se hizo insostenible al filo de la primera vuelta, obligó a que Manuel Millán presentara su dimisión como presidente del Real Jaén, aunque continuó en la nueva directiva que presidiría Emilio Serra González. Con el nuevo rector y la reacción del equipo, la afición volvió a vibrar a remolque de los buenos resultados y de la proximidad de un ascenso que se perdió en el último partido.

UN "11" PARA LOS DOS. La camisola con el número 11 fue muy compartida a lo largo de la temporada. Entre los que más la vistieron estuvieron el exterior Granados y Enrique, un medio bastante ofensivo, que salía con el "11" para hacer misiones de contención en la zona ancha.

RESULTADOS Y ÚLTIMA CLASIFICACIÓN DEL LA TEMPORADA 1959-60. Tercer puesto con 37+7 puntos.

LA REGULARIDAD Y LOS GESTOS AISLADOS. Emilio Serra estuvo seis meses en la presidencia del Real Jaén. Su entrada al club coincidió con la reacción de la afición y el equipo y su labor se hizo menos agobiante que la de su predecesor. Enrique fue, junto a Bermúdez II y Anchía, el jugador que se alineó en todos los encuentros oficiales. La regularidad fue la mejor arma del coriano.

TEMPORADA 1.960-1.961

MUCHOS JUGADORES Y CUATRO ENTRENADORES PARA UNA CAMPAÑA DEFICIENTE. La liga 1959-60 había finalizado con el pastel muy cerca del paladar de los jiennenses, pero no se pudo degustar el placer del ascenso, una ilusión que se iba difuminando a lo largo del tiempo. Casimiro Benavente presentó su dimisión como entrenador y días después firmó por la U. D. Las Palmas. En su lugar se contrató a Pepe Valera, hombre que había sido jugador del Betis.

CON EL RESPALDO POPULAR. Juan Castillo tenía el respaldo popular; por ello, cuando aceptó la presidencia del club, la afición blanca le demostró todo su cariño. Juan Castillo hizo mucho por el Real Jaén y nadie se preocupó de ofrecerle el más leve reconocimiento.

EL PRIMERO DE LOS CUATRO. Pepe Valera fue el entrenador contratado para dirigir al Real Jaén en la campaña 1960-61. Tenía fama de hombre duro, serio, que imponía disciplina a sus pupilos, pero dejó al equipo en los primeros días de noviembre. Después, llegarían tres entrenadores más...

PERIQUETE, PRIMERO; PEDRITO, DESPUÉS. Periquete era un joven jugador cordobés fichado por Juande en la temporada 1959-60 en la que fue cedido al Iliturgi. Fue incorporado al Real Jaénen la campaña siguiente y fue entonces cuando cambió su nombre y nació como Pedrito.

UN PORTERO AÚN BISOÑO. Foria, un joven guardameta canario que militaba en el Iliturgi, fue contratado por el Real Jaén, apuntaba excelentes condiciones, pero era un poco bisoño. Eso hizo que la directiva buscase el entendimiento con un portero más curtido, Bermúdez II.

HARO, AL MALLORCA. Estaba cantado que Manolo Haro no seguiría en el Real Jaén tras su hazaña goleadora en la temporada anterior. Al formalizarse la nueva junta directiva, se acordó su traspaso al Mallorca.

PUNDONOR Y TÉCNICA. El Real Jaén apostó en buena medida por la juventud en detrimento de los veteranos y esto le costó algún problema. Tuvieron su oportunidad jugadores como Pedro Ojeda y Mulita.

NO SE QUEDÓ... Casal vino y firmó como amateur. Vino y se marchó al Córdoba.

DIEZ AÑOS DE FIDELIDAD. Ángel Arregui había llegado al Real Jaén en la temporada 1950-51, por tanto había cumplido diez años de fidelidad al club. Años de capitán admirado, jugador legendario y más representativo del Real Jaén.

EL GENEROSO, EL CESADO Y EL CEDIDO. Juan del Castillo fue un presidente generoso. José Valera se vio obligado a dimitir a causa de una derrota estrepitosa antes sufrida por el Real Jaén en Madrid. El húngaro Czabo vino cedido por el Granada una vez que la temporada había comenzado.

11-0 EN LA CIUDAD LINEAL, LA MAYOR GOLEADA DE LA HISTORIA BLANCA. Mañana del 6 de noviembre de 1960. Encuentro en Madrid entre el Real Jaén y el Plus Ultra. Presencia de no pocos aficionados jiennenses, que tuvieron que encajar la hecatombe, la humillación ante la mayor goleada de su historia.

EL REGRESO DE PEPE MILLÁN. Para Pepe Millán el banquillo del Real Jaén no era desconocido. A pesar de ser un hombre ya veterano, conservaba su pundonor y su poco común condición física. Ahora regresaba con el título de entrenador en el bolsillo.

PRÓLOGO PARA UNA DERROTA. Cuando el conjunto de Las Palmas visitó el Estadio de la Victoria, el Real Jaén estaba agobiado por el peso de cuatro negativos. Los canarios venían de la mano del muy conocido técnico Casimiro Benavente. Este fue el prólogo de una nueva derrota que sumía al Real Jaén en la cola del grupo.

REFUERZO DE DENTRO, REFUERZO DE FUERA. Luchando por evitar el descenso, se buscaron nuevas aportaciones. Fue llamado el joven interior Jorge, que estaba cedido al Iliturgi, y se firmó al delantero canario Julián, que sí fue titular.

MILLÁN CERRÓ EL CICLO. Millán era el cuarto entrenador de la temporada. Indicio de que las cosas no iban bien. Cumplió con el objetivo, que no era otro que salvar al Real Jaén del descenso.

RESULTADOS Y ÚLTIMA CLASIFICACIÓN DE LA TEMPORADA 1960-61. Decimocuarta posición con 24-6 puntos.

LOS MODESTOS CUMPLIDORES. En la complicada situación de entrenadores y jugadores, hubo algunos (los más modestos) que cumplieron. El canario García, Rebellón y Pedrito, que supo hacerse con una plaza de la zaga, en la que continuaría en la temporada siguiente hasta su traspaso al Real Madrid.