ENMIENDA A LA TOTALIDAD AL DOCUMENTO POLÍTICO DE LA Vº ASAMBLEA DE IU/EB DE NAVARRA
 

ENMIENDA A LA TOTALIDAD AL DOCUMENTO POLÍTICO DE LA Vª ASAMBLEA DE IU/EB DE NAVARRA.

INTRODUCCIÓN

La celebración de la VªAsamblea de IU/EB de Navarra es el momento en el cual todos los adscritos debemos intentar dar un repaso a lo realizado y mirar al futuro ratificando lo que pensamos que ha sido correcto y modificando lo que sea necesario de nuestro discurso.

Entre la anterior Asamblea y ésta hemos vivido un ciclo caracterizado por un fuerte ascenso electoral hasta las elecciones generales de 1996 y un grave retroceso en las elecciones autonómicas, municipales y Europeas de 1998.

En muy poco espacio de tiempo se ha pasado de la teoría de "sorpasso", reflejo de un exceso de optimismo poco fundado, al temor a que en las próximas elecciones generales IU pueda regresar, en número de diputados, a su punto de partida.

Cambios tan bruscos generan inevitablemente, no solo la desmoralización propia de los malos resultados, sino una profunda confusión a la hora de definir las señas de identidad de la organización.

Es por ello que aunque en nuestra Asamblea lo fundamental será el debate sobre nuestro trabajo en Navarra, debemos situarlo en el marco de los problemas generales que atravesamos y que son comunes a todo el Estado.

CRISIS GENERAL DE LA IZQUIERDA

La combinación del colapso de los regímenes de Europa del Este y la URSS, con un largo periodo de crecimiento económico en USA y, en menor medida, en Europa Occidental, ha tenido enormes consecuencias socioeconómicas y políticas.

Entre todas ellas la más importante ha sido la incapacidad de la izquierda política y sindical de oponer un discurso firme y claro a las teorías neoliberales sobre la supremacía indiscutible del capitalismo.

El ejemplo más evidente es la llamada "Tercera Vía" encabezada por Tony Blair, Schroëder, D,Alema y Felipe González, que lejos de representar nada nuevo, es la expresión de la asunción por parte de estos dirigentes de las ideas burguesas, aceptando el capitalismo como el "único sistema posible".

Sin embargo la realidad camina por derroteros muy diferentes a los expresados por la ideología neoliberal dominante.

El capitalismo sigue demostrando su absoluta incapacidad de resolver los principales problemas de la humanidad: pobreza, hambre, desempleo, destrucción de la naturaleza, guerras.... Pero no se trata simplemente de que sea incapaz, lo cual implicaría que funcionando de otra manera podría hacerlo, sino que estos problemas están generados por su propia existencia.

Si aceptamos que el mercado es la mejor forma de asignar los recursos, aceptaremos que unos acumulen inmensas riquezas frente a la pobreza de la mayoría.

Si aceptamos que la iniciativa privada en la más eficiente a la hora de desarrollar las fuerzas productivas, estaremos aceptando que el beneficio particular se imponga siempre a las necesidades sociales.

Si aceptamos el capital como la fuente de creación de riqueza, estaremos aceptando la subordinación de los intereses de los trabajadores a éste.

Quejarse la izquierda de las desigualdades sociales, del endurecimiento de las condiciones de trabajo, del deterioro de las condiciones de vida de buena parte de la humanidad, sin cuestionar el capitalismo es como si un jugador de rugby se quejase de que le empujan en los partidos.

Dentro de la izquierda existe dos caminos, o colocarse a favor de los vientos que corren plegándose a la ideología burguesa, o colocarse contra esta corriente manteniendo firmemente la defensa del socialismo como la necesaria alternativa al capitalismo. Intentar navegar entre estos dos caminos es imposible.

En la medida que IU apuesta por el segundo camino, no nos debe extrañar que seamos objeto de todo tipo de criticas, descalificaciones e intentos de ridiculizar nuestras ideas.

Es tal la presión ideológica que sufrimos, que no es casualidad que hayamos sufrido una escisión como la de Nueva Izquierda y que, aun hoy, muchos compañeros en el seno de la organización piensen que debemos moderar nuestro discurso para homologarlo con lo "políticamente correcto".

Sin embargo, en coyunturas tan adversas como la presente, es cuando más importante es reafirmar nuestras señas de identidad básicas, las que dan sentido a nuestra existencia, y que no son otras que la defensa inquebrantable del socialismo como alternativa al capitalismo.

POR UN FEDERALISMO DE IZQUIERDA

IU/EB de Navarra, desarrolla su actividad en Navarra desde una perspectiva federalista, basada en la tradiciones del Internacionalismo de Izquierdas.

Esto quiere decir que nuestra principal prioridad es la defensa de los intereses de los trabajadores y sectores más desfavorecidos de esta sociedad por encima de diferencias de raza, sexo o nacionalidad.

En este sentido el trabajo de IU/EB de Navarra tiene sentido en la medida que estamos vinculados al proyecto federal de IU, y apostamos por la coordinación con otras organizaciones de izquierda transformadora tanto en el ámbito europeo, como internacional.

Esto en ningún caso implica que ignoremos la problemática de las relaciones entre los Estados y las diversas nacionalidades y regiones que existen en su seno. Pero frente a estos conflictos siempre diferenciaremos entre las legítimas aspiraciones democráticas de los pueblos y la demagogia nacionalista de las clases dominantes.

Es por ello que nuestra defensa de los derechos democráticos de las nacionalidades y regiones está siempre vinculado a la defensa de un modelo de sociedad en el cual los pueblos cooperen entre sí de forma solidaria aportando según sus posibilidades y recibiendo según sus necesidades.

NAVARRA EN EL MARCO DE LA CONSTRUCCIÓN EUROPEA

Navarra forma parte de la denominada área del Euro. El 1 de enero de 1.999 ha entrado en funcionamiento el Euro en su vertiente fundamental, la paridad fija de todas las monedas de los países que se han adherido a la moneda común. Dentro de 3 años, el Euro, dará su paso definitivo al convertirse en la moneda única en circulación en manos de los ciudadanos.

Durante años, los trabajadores han tenido que escuchar que era necesario realizar innumerables sacrificios para lograr este objetivo. Los sueldos debían crecer poco para garantizar la competitividad de las empresas y los objetivos de inflación. Los presupuestos del estado debían reducirse para converger según los criterios de Maastricht, afectando de manera fundamental a los gastos sociales e inversión pública. El mercado laboral se tenía que "flexibilizar", mediante sucesivas reformas laborales orientadas a la precarización del empleo (solo en cuatro años las empresas de trabajo temporal han pasado de la nada a ocupar a más de 1 millón de trabajadores), llegando la eventualidad a más del 33 % de la población activa en el caso del estado español.

Sin embargo, para lograr acceder al Euro, los sacrificios no han sido iguales para todos. Las empresas y los bancos han aumentado sus beneficios de manera ininterrumpida en los últimos cuatro años, y los especuladores han amasado enormes fortunas en las bolsas.

¿Cambiará esta injusta distribución de los sacrificios con la puesta en funcionamiento del Euro ? Todo indica que no. Más bien al contrario. La Unión Europea tal como se está desarrollando va a suponer un incremento generalizado no solo de las desigualdades sociales, sino también de las territoriales.

Fundamentalmente para las multinacionales, grandes industrias nacionales y sector financiero, la creación de un área económica con más de 292 millones de habitantes, que representa el 15% del PIB mundial, en la cual la única moneda de referencia es el Euro, supone un instrumento de primera magnitud a la hora de proteger este mercado interior e intervenir en los mercado exteriores.

Pero el Euro también tiene otras consecuencias de las cuales se van a derivar enormes perjuicios para los trabajadores. Algunas de ellas son :

1.- Al existir una moneda única la competencia entre las diversas empresas y sectores industriales, de los diversos países que forman el área Euro, se va a regular mediante las inversiones en mejoras tecnológicas y de organización de la producción, la reducción de los costes de producción incrementando la productividad mediante la reducción del empleo, y la contención salarial.

Al utilizar la misma moneda economías con diversos grados de desarrollo, las más débiles (que utilizaban el tipo de cambio como instrumento defensivo frente a las más desarrolladas) o bien no podrán competir (cierre de empresas no competitivas) o bien tenderán a sobrevivir supliendo su baja productividad por una reducción de costes de producción a través del incremento de la explotación de los trabajadores (menos trabajadores, más horas de trabajo, y bajos salarios).

Todo esto se agrava por las "Directivas europeas en defensa de la competencia" que limitan drásticamente a los gobierno nacionales poder intervenir desde el sector público para ayudar a empresas en crisis.

2.- Se establece una moneda común, pero no existe un presupuesto común digno de tal nombre. El presupuesto de la unión europea para el periodo 2000-2006 tiene un techo fijo para todo el periodo del 1,27% del PIB comunitario. Esto que puede querer decir poco se entiende mejor si comparamos la Unión Europa y USA en términos de gasto público : en USA el presupuesto del Gobierno Central representa el 26% del gasto público total. El presupuesto de la Unión Europea representa el 2% del gasto público total.

Esto quiere decir, simple y llanamente, que en el actual modelo de construcción europea se renuncia expresamente a desarrollar un política que permita combatir las desigualdades entre los diferentes estados miembros. Con el agravante de que, en base los criterios de estabilidad económica, los diversos Estados están obligados a mantener sus déficits públicos por debajo del 3% del PIB, tendiendo hacia el equilibrio presupuestario.

Nuevamente tenemos criterios comunes, para realidades económicas diferentes. Así, mientras países económicamente fuertes, pueden hacer frente a la situación, países con enormes carencias se ven limitados a la hora de destinar recursos a atender urgentes necesidades sociales.

3.- Otro problema importante, por ser una incógnita, son las llamadas "crisis asimétricas". Tras este nombre se esconde el problema de como pueden afectar factores económicos exteriores a Europa sobre la zona euro, dado que no todos los países que la forman tienen la misma estructura económica.

En Estados Unidos, las crisis regionales se tienden a compensar tanto por la vía de ayudas del presupuesto central (en Europa es muy pequeño) y por la gran movilidad geográfica de su población ( algo complicado en Europa por los distintos idiomas).

Pero lo que es más grave, es que nadie sabe cómo puede afectar una recesión generalizada en Europa, que tarde o temprano se producirá (no somos agoreros, son la consecuencia inevitable de la forma de funcionar del sistema capitalista) sobre los diversos países y regiones. Esta es una razón fundamental por la cual no se puede afirmar que la implantación del Euro no sea reversible.

4.- El Banco Central Europeo se ha creado, formalmente independiente de los gobiernos nacionales, con plenos poderes para fijar la política monetaria respecto al Euro. Con el objetivo fundamental de evitar procesos inflacionistas.

Sin embargo su independencia es más que dudosa pues toda su configuración se ha realizado a imagen y semejanza del Bundesbank alemán, ¡curiosamente el país económicamente más fuerte de Europa !. Y, por otra parte, nos encontramos nuevamente con el problema de intentar desarrollar una misma política monetaria para economías reales diferentes.

Todo el problema de la construcción europea se resume, para los trabajadores, en que todo está pensado y subordinado a los intereses de las multinacionales, grandes grupos industriales y sector financiero.

En este sentido, el principal problema de la clase obrera europea es que mientras la burguesía ha unificado buena parte de sus mecanismos de dominio sobre la economía, los trabajadores estamos divididos, dado que tanto las organizaciones políticas como sindicales de la izquierda tiene unas direcciones que, aunque formalmente se coordinan, atienden más a intereses nacionales que a una verdadera política de clase común que una a todos los trabajadores por encima de las fronteras.

Una carta social europea, en la cual se establezca una salario mínimo común y obligatorio, una legislación laboral común en la cual se incluya la reducción de jornada necesaria por ley para repartir el empleo, unos derechos sociales básicos europeos, debería constituirse en plataforma reivindicativa en torno a la cual movilizar a todo el movimiento obrero europeo.

Una Europa unida, con una moneda única, será beneficiosa para los trabajadores si va acompañado de una política socialista común. Esto es, que el Banco Central Europeo esté bajo el control democrático de los trabajadores, que la banca privada sea nacionalizada, así como los sectores industriales estratégicos, para lograr así una verdadera planificación económica europea, basada en la satisfacción de las necesidades sociales, garantizando un desarrollo armónico territorial.

SITUACIÓN POLÍTICA DE NAVARRA

Navarra es una de las comunidades autónomas del estado español en la cual se ha dejado sentir de forma más intensa el actual ciclo expansivo de la economía.

UPN ha explotado esta situación intentando presentarla como un logro de su acertada política económica y de la concertación con las direcciones sindicales de UGT y CC.OO.

Sin embargo la realidad es muy diferente. Los beneficios empresariales han crecido mucho más que la generación de empleo. Los empleos creados están siendo mayoritariamente eventuales y precarios. Los accidentes laborales han crecido de forma alarmante.

El escandaloso reparto desigual de la riqueza generada en la última época, debería haber provocado una acción coordinada de toda la izquierda política y sindical para lograr un cambio radical de la situación política, pero desgraciadamente no ha sido así.

Durante buena parte de la pasada legislatura los dirigentes del PSN se ha dedicado a sostener al gobierno de UPN siempre que éste lo ha necesitado. HB, subordinada completamente a la estrategia de atentados salvajes de ETA (anterior a la tregua) fortalecía el apoyo popular a UPN como principal víctima de sus ataques. Y las organizaciones sindicales estaban más interesadas en sus enfrentamientos nacionalistas, UGT y CC.OO de un lado, y ELA y LAB de otro, que en lograr la unidad de acción en defensa de los intereses de los trabajadores.

En esta situación no es de extrañar que UPN haya vuelto a ganar las elecciones autonómicas.

RESULTADOS DE LA ELECCIONES AUTONÓMICAS

Las pasadas elecciones autonómicas han puesto de manifiesto varias cuestiones:

1.- Se ha producido un reagrupamiento de la derecha en torno a UPN a costa del CDN. En las elecciones autonómicas de 1995 UPN(31.35%) + CDN(18.56%) representaron el 49.91%, mientras que en las pasadas elecciones UPN(42.42%) + CDN(7.03%) han obtenido el 49.45%.

El CDN ha pagado su oportunismo político con su práctica desaparición, quedando su papel reducido al de apéndice de UPN para cuando esta organización se encuentre en alguna situación comprometida.

Pensar en esta organización para formar hipotéticas mayorías de progreso, fue un error en el pasado, y una estupidez para el futuro.

2.- El PSN(20.76%) se mantiene estancado en su peores resultados históricos. Desgraciadamente los dirigentes del PSN no han sacado ninguna conclusión de su fracaso electoral, insistiendo nuevamente en su papel de bastón de apoyo para el gobierno de UPN. Mientras no rompan con esta política nunca representarán una alternativa de izquierda que ilusione.

3.- EH(15.96%), gracias a las expectativas despertadas por la tregua de ETA, aglutina la mayoría del voto nacionalista vasco, entre los cuales se encuentran muchos votantes de izquierda. No obstante su futuro está fuertemente condicionado por la evolución del proceso de paz, sus divisiones sobre el apoyo o no a la violencia sectaria, y las contradicciones entre su proyecto de construcción nacional vasca y sus posiciones en las cuestiones sociales.

4.- Respecto a los resultados de IU/EB debemos ser autocríticos, pues no solo no hemos logrado atraer el voto socialista descontento, sino que hemos perdido apoyos tanto hacia EH como, fundamentalmente, hacia la abstención.

Entre los errores cometidos cabe destacar:

a) Respecto al proceso de paz, tras la tregua de ETA, se actúa de forma bastante oportunista y desconcertante para el electorado. Primero no se acude a la firma de la Declaración de Lizarra. Posteriormente nos adherimos al Foro de Irlanda (apoyando la Declaración de Lizarra). Y, cuando los resultados electorales en la CAV son malos para nuestra organización, nos salimos del Foro de Irlanda aunque formalmente seguimos adheridos a la Declaración de Lizarra.

Pero lo más grave es que, ante el temor de una polarización política en Navarra, semejante a la vivida en la Autonómicas de la CAV, se opta por escorar a la organización hacia una especie de "Navarrismo de izquierdas".

Tal como algunos compañeros avisamos, esta decisión ha supuesto perder una parte importante de nuestro electorado (el más sensible al sentimiento nacional vasco en Navarra), hacia EH. Y, lo que es peor, renunciar a una seña de identidad fundamental de IU/EB de Navarra como es, ser una organización con capacidad de unir en torno a un proyecto federal de izquierdas, tanto a navarros partidarios de la unión de Navarra y la CAV, como contrarios.

b) Nuestra capacidad para atraer hacia posiciones claramente de izquierdas a los votantes del PSOE ha estado mediatizada por la subordinación de nuestra política sociolaboral a la de la dirección de CC.OO.

El apoyo de nuestra organización, junto con el PSN (también muy dependiente de UGT) a acuerdos como el Plan de Empleo, firmados por UGT y CCOO con el Gobierno de UPN antes de las elecciones, permitió que la derecha "lavara la cara" de su política social. ¿Dónde queda nuestro carácter de fuerza alternativa de izquierda si en un tema tan sensible como el empleo estamos de acuerdo con la política de la derecha?

Otro ejemplo fue la negativa a apoyar la Huelga General por las 35 horas, a pesar de estar en plena campaña de recogida de firmas por el mismo objetivo. ¿Dónde quedaron nuestras declaraciones sobre que apoyaríamos toda movilización tendente a este objetivo?. Nuevamente son argumentos "navarristas" los que se imponen a una política de izquierdas en lo social.

c) Transmitimos un mensaje obsesivo respecto a nuestra participación en un Gobierno con el PSN y CDN, poniendo como ejemplo el Ayuntamiento de Pamplona. Más allá de los malos resultados electorales que ha supuesto nuestra participación en dicho gobierno municipal, el problema es que en la medida que dábamos por descontado el acuerdo con PSN y CDN, sin insistir su carácter condicional en base a un programa político, parecía que estabamos luchando por una especie de "centro político moderado".

Es necesario recordar que uno de los socios de ese supuesto gobierno Tripartito era el CDN, soporte de UPN en la recta final de la legislatura.

En general se ha apostado por una táctica de "ambigüedad calculada" en todos los temas "sensibles" del debate político en Navarra, lo cual es muy poco atractivo para un electorado que espera de nosotros posiciones firmes y claras.

d) Se ha subordinado al trabajo institucional la mayor parte de la actividad de la organización, abandonando la participación en los movimientos sociales y el trabajo basado en la movilización social, haciendo de IU/EB de navarra más una máquina electoral que un movimiento político y social.

EJES DE LA POLÍTICA DE IU/EB DE NAVARRA

1.- CONSTRUCCIÓN DE UNA ALTERNATIVA DE IZQUIERDA EN NAVARRA.

Aunque es evidente que Navarra, dada su estructura económica, se ha beneficiado en términos macroeconómicos de ciclo alcista de la economía en los últimos años, las desigualdades en el reparto de este crecimiento económico son insultantes.

Los beneficios empresariales han crecido en una proporción muy superior a las rentas salariales, y el empleo generado se ha basado principalmente en la eventualidad y la precariedad laboral.

Las subvenciones públicas y exenciones fiscales a las empresas, así como los Expedientes de Regulación de Empleo han sido utilizados de forma descarada como un mecanismo de optimización de beneficios a costa de los Presupuestos de Navarra y de la Seguridad Social, con el respaldo entusiasta del Gobierno de Navarra.

Algunas de las líneas generales en las que debemos basar nuestra política en el próximo periodo son:

  1. Oposición al pacto UPN – PSN. Debemos colocar permanentemente a los dirigentes del PSN ante la disyuntiva de mantener sus acuerdos de gobernabilidad con UPN o respaldar propuestas sociales claras y bien explicadas llevadas por nuestra organización al parlamento.
  2. Colocar la movilización social como la principal prioridad de nuestra actividad política. Nuestra actividad institucional se debe concentrar en respaldar, impulsar y ser portavoces de los problemas de los trabajadores y sectores más desfavorecidos de la sociedad navarra
  3. Trabajar por impulsar un bloque social de progreso basado en el movimiento obrero, los movimientos sociales contra la pobreza, por los derechos de la mujer, por la defensa de la naturaleza y un desarrollo sostenible, que tenga su expresión política en la apuesta por lograr la unidad de acción entre IU/EB, PSN y EH, para lograr en el futuro un Gobierno de Izquierda en Navarra alternativo a la derecha (UPN, CDN).
  4. Mantener relaciones fluidas y estables con las organizaciones sindicales representativas del movimiento obrero navarro (UGT, CC.OO, ELA y LAB). Rechazamos que se utilice la representación sindical en los organismos públicos como elemento de discriminación sindical.
  5. Impulsar la lucha contra el paro mediante la reducción de Jornada a 35 horas, el adelanto de la edad de jubilación a los 60 años y la eliminación de la horas extraordinarias.
  6. Impulsar la estabilidad en el empleo condicionando las subvenciones públicas o los beneficios fiscales a las empresas a la sustitución de los contratos eventuales por fijos y la eliminación de la ETTs.
  7. Vincular la unificación de las Cajas de Ahorro Navarra a su plena democratización. Control de sus beneficios y orientación de sus inversiones hacia el desarrollo de un sector público productivo no subsidiario del privado. Control de las inversiones en Obra Social por parte del Parlamento de Navarra y los Ayuntamientos.
  8. La subvenciones públicas a las empresas privadas deben vincularse a la participación de la administración en su gestión. Rechazo a las "vacaciones fiscales".
  9. Los excedentes en la recaudación fiscal deben destinarse a incrementar el gasto social.
  10. Apuesta por la Enseñanza Pública. No a la gestión privada de los fondos públicos destinados a la educación.
  11. Defensa de la Sanidad Pública.
  12. Derecho de todo navarro a aprender y usar el Euskera en toda la Comunidad Foral en igualdad de condiciones. Eliminación de la división territorial lingüística.
  13. Liberalización de la Autopista de Navarra.
  14. Paralización de la obras de Itoiz y Canal de Navarra hasta conocer la resolución judicial sobre este contencioso.
  15. Apesta por el ferrocarril de "velocidad alta" frente al AVE.

2.- NORMALIZACIÓN DE LA RELACIONES ENTRE LA NAVARRA Y LA CAV.

La cuestión de la identidad de Navarra, bien como comunidad autónoma independiente o como parte de Euskal Herria es un viejo debate en el cual la población siempre ha estado dividida.

UPN, CDN y PSN son abiertamente partidarias del actual marco institucional. EH, PNV y EA apuestan por Navarra como parte de Euskal Herria. Sin embargo nuestra organización se ha desarrollado concentrando apoyos de ciudadanos partidarios de ambas concepciones.

Esto es muy positivo si somos capaces de ofrecer una alternativa a este conflicto que salga de la polarización existente.

El punto de partida para construir una alternativa propia es reconocer el derecho de todo navarro a adoptar y defender cualquiera de ambas posiciones, oponiéndonos rotundamente a cualquier discurso político excluyente que pretenda presentar a unos y otros como enemigos.

Para IU/EB la defensa de una política de izquierdas en lo económico, social y cultural no cambia sustancialmente sea uno u otro el marco institucional de Navarra. La cuestión es como conciliar dos opiniones legítimas pero contrapuestas. De forma sintética nuestra posición es:

  1. La unión o no de Navarra y la CAV, solo puede ser decidida mediante un referéndum en el cual los navarros, y solo ellos, tomen la decisión, libre y democráticamente
  2. Considerando legítimo que los nacionalistas vascos formen una Asamblea de Electos Municipales para defender su modelo de "construcción nacional vasca", IU/EB se opone a que se intente generar una división municipal en Navarra entre ayuntamientos favorables y contrarios a la unión con la CAV, pues este camino no solo no resuelve el problema sino que favorece el desarrollo de enfrentamientos sectarios en el seno de los propios municipios y entre unos y otros.
  3. Lo que no resuelve la celebración de un Referéndum es la división de opiniones. Lógicamente la decisión mayoritaria deberá ser respetada, pero ello no puede implicar que la opinión de la minoría sea ignorada. Es por ello, que aunque actualmente navarra sea una comunidad diferenciada, es necesario reconocer institucionalmente la existencia de un importante sector de la población que se siente vasca. UI/EB defendemos que se constituya de forma inmediata un Organo de Cooperación Estable entre la CAV y Navarra para fomentar la colaboración entre ambas comunidades.
  4. De la misma forma, en el caso de que la mayoría de los navarros llegasen a decidir la unión con la CAV defenderíamos que, atendiendo a la minoría de navarros contrarios a esta decisión, Navarra contase con una amplia autonomía competencial en el marco de la unión de ambas comunidades, manteniendo su capacidad para replantearse esta decisión.
  5. En consecuencia con estos planteamientos IU/EB de Navarra apuesta por construir un movimiento unitario abierto a todos los navarros, partidarios o no de la unión con la CAV, que deseen luchar por un política verdaderamente socialista y por el derecho a la libre autodeterminación de los navarros, basado en el principio de que los derechos de la mayoría no pueden anular los derechos de la minoría. Por lo tanto ante la celebración de un referéndum sobre esta cuestión, IU/EB de Navarra deja libertad de opción a sus adscritos, trabajando en cualquier circunstancia por el desarrollo competencial de las instituciones navarras desde una perspectiva federalista de izquierda.

3.- PROCESO DE PACIFICACIÓN

Para IU/EB de Navarra la tregua indefinida de ETA es una oportunidad histórica para terminar con un fenómeno que ha generado un enorme sufrimiento humano, ha servido de excusa para la limitación de derechos democráticos fundamentales, y ha generado una gran división entre los trabajadores cuando más necesaria era su unidad para oponerse a las agresiones del capitalismo.

Desgraciadamente el PP, con el respaldo de la mayoría de los dirigentes del PSOE, en lugar de aprovechar esta oportunidad impulsando un proceso de paz que transformase la tregua indefinida en una definitiva, ha optado por intentar transformar la tregua de ETA en una rendición incondicional de la organización armada.

Esta actitud está derivada del rechazo a aceptar que ETA es la expresión violenta de un problema político de fondo, lo cual, en ningún caso, implica la más mínima justificación de la violencia sectaria ejercida por esta organización.

La persistencia de ETA durante más de tres décadas, sobreviviendo a una dictadura, a escisiones internas, a la desarticulación de centenares de comandos, se ha debido al respaldo social que ha aglutinado, entre otras razones, en torno a la reivindicación del derecho a la autodeterminación, la unidad territorial y la independencia de Euskal Herria.

Es obvio que dentro de ETA y el MLNV hay divisiones sobre la continuidad o no de la lucha armada, y que para unos el proceso actual debe ser irreversible y para otros solo una parada momentánea.

Si el Gobierno del PP se empeña buscar la rendición de ETA lo único que va a conseguir es que las posiciones más proclives al retorno a la actividad armada terminen imponiéndose en el seno del MLNV. Quien piense que en esa situación las medidas policiales acabaran con ETA pasará a formar parte de la larga lista de quienes han intentado lo mismo y han fracasado.

No se trata de hacer concesiones a ETA para que no vuelva a la actividad armada, sino de aprovechar esta oportunidad para demostrar que temas como el derecho a la autodeterminación, la territorialidad y la soberanía se pueden hablar abiertamente y encontrar un solución democrática basada en el respeto de la voluntad popular. Trabajando en esta dirección no habría justificación entre la mayoría de la base social del MLNV para el retorno a la actividad armada.

Esto, y no otra cosa, es lo que proclama la Declaración de Estella, suscrita por nuestra organización, pero lamentablemente no defendida activamente por nuestros dirigentes, que en cuanto comenzaron las presiones contra estos planteamientos abandonaron el Foro de Estella en lugar de participar en él defendiendo nuestros puntos de vista en contra de la utilización que de dicho Foro han hecho los nacionalistas vascos.

Nuestra posición sobre lo que debería ser el proceso de pacificación se basa en los siguientes puntos:

  1. Acercamiento de todos los presos de ETA a cárceles próximas a sus domicilios. Derecho a todos los beneficios penitenciarios que recoge la actual legislación penitenciaria. Y compromiso por parte del Gobierno de que la disolución de ETA implicaría la progresiva excarcelación de todos los presos de ETA.
  2. Ampliación de la actual Ley de Solidaridad con la Víctimas del Terrorismo a las víctimas de la represión policial desde 1968.
  3. Disolución de la mesas de Ajuria Enea, Madrid, Pamplona y Foro de Estella, trasladando todos los debates relacionados con la pacificación a los parlamentos vasco, navarro y estatal. IU/EB de Navarra comunicará al Presidente del Gobierno de Navarra que no participará en más reuniones de la llamada Mesa de Pamplona.
  4. Reconocimiento a los parlamentos vasco y navarro de la capacidad para convocar consultas populares sobre las relaciones de estas comunidades entre sí y con respecto al resto del estado, incluida la posibilidad de la independencia.

Firmado:
Javier Jimeno
Paco Jimenez
Javier de Miguel
Javier Montoya
Pedro Iglesias
Ricardo Jimeno
Domingo Talens