NC Nº22 Dictadores en el banquillo
Chile

Dictadores en el banquillo

"Una grieta en el muro de la impunidad"

Entrevista con Virginia Díaz, abogada de la acusación particular. Parlamentaria de la Comunidad Autónoma de Madrid por IU y perteneciente a la Secretaría de Derechos Humanos de IU-Comunidad de Madrid.

El derecho, que duda cabe, está elaborado por las clases dominantes y responde a sus intereses, sólo la presión social hace que las leyes vayan cambiando en beneficio de la mayoría de la sociedad. Por eso aún se puede apreciar más el mérito de la lucha mantenida en el terreno legal por aquellos que defienden los derechos humanos, los de la inmensa mayoría frente a los poderosos, los torturadores, los genocidas... Entre esta vanguardia de luchadores, en un terreno que habitualmente inclina al desaliento, encontramos a Virginia, como ella dice optimista por naturaleza, "estaba convencida de que fallarían contra Pinochet". Pero es algo más que optimismo lo que anima su batalla, y la de todos aquellos que han luchado contra viento y marea: el convencimiento político de que se lucha por una causa que merece la pena por muchas batallas que se pierdan.

Hay batallas y batallas, pero lo de Pinochet, por sí mismo, parece casi una guerra.

Claro, lo de Pinochet es por ahora el máximo exponente de la larga lucha de años de los organismos y los activistas de los derechos humanos, para combatir esa doctrina de la impunidad de la que muchos asesinos han hecho alarde, y que siguen libres por el mundo, y por primera vez, en la práctica, se abre una grieta en ese muro de la impunidad con resultados efectivos, se abre una esperanza de que se produzcan resultados inmediatos. Teorizado está todo prácticamente desde Nuremberg, pero en la práctica es la primera vez que se ve que se puede llegar a algo en la defensa de los derechos humanos reconocidos por la comunidad internacional como derechos universales y que tienen que ser protegidos. Así que, desde luego es una gran guerra.

Estos días lo que más esta destacando en los medios de comunicación es la batalla en el terreno legal, pero detrás existe una gran tragedia humana, a la que vosotros habéis tenido acceso.

Quiero hacer énfasis en que este es un sumario que se construye con la voluntad de las acusaciones, con la voluntad de los jueces, y, desde luego, día a día con las declaraciones de las víctimas que son las que han sufrido el terrorismo y han padecido ese salvajismo sobre sí mismos y sobre sus familias.

Es lógico que haya saltado a la palestra el aspecto jurídico porque la batalla ahora esta centrada en este campo, para ganar la batalla en las dos cuestiones básicas de la competencia y la inmunidad. Sin embargo es evidente que estos juicios son el producto de la lucha de activistas, familiares, víctimas... de muchos años, desde las Madres de Plaza de Mayo hasta todos aquellos que han padecido las torturas y la represión salvaje que se produjo en estos países en los años 70.

Llama la atención el hecho de que la culpabilidad de los represores se da por admitida incluso por sus propios defensores.

Realmente del hecho delictivo queda muy poco por probar, durante muchos años ha sido constatado por quienes lo sufrieron. El haber cogido a uno de los mayores responsables de aquellos crímenes no sólo en Chile, sino en todo el Cono Sur, a través de lo que fue el plan Cóndor, es un salto cualitativo en la posibilidad de que se produzca un juicio contra un genocida y que sean juicios históricos, pues se produce un punto de inflexión en el derecho penal internacional y en los derechos universales, se está sentando una doctrina que no dudo en calificar de histórica.

¿Qué destacarías en este terreno de los temas jurídicos ?

Indudablemente hay cuestiones fundamentales; La primera es haber conseguido llevar adelante juicios desde el derecho interno de un país y no a través de tribunales penales internacionales, que no es sino el ejercicio de la soberanía del Estado español para hacer efectiva la persecución de la violación de derechos universales. Esto es la primera vez que se hacía y lo fundamental es cuando la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, por unanimidad, acuerda que sí hay competencia, es decir que desde los distintos países se puede hacer efectivo el principio de justicia penal universal, que no es otra cosa que admitir la extraterritorialidad de las leyes penales para determinados delitos. Es algo que forma parte de los tratados internacionales y de toda la doctrina del derecho internacional pero que nunca se había hecho efectivo, y es la primera vez que se lleva a la práctica.

Por otro lado se profundiza en el tipo penal del genocidio, sentando una doctrina muy importante por parte de los tribunales españoles, que se oponen a la interpretación restrictiva que pretendía la fiscalía, que servirá para el futuro. Por último la sentencia de la Cámara de los Lores que deja claro que para los delitos de lesa humanidad no cabe inmunidad de ningún tipo, por primera vez se hace efectiva la persecución de esos delitos y se sienta una doctrina muy importante.

Supongo que el haber alcanzado esto llena de sentido las batallas legales que estáis dando en la lucha por la defensa de los derechos humanos.

Claro, pero además abre paso a que se genere opinión pública, que se piense que no hay fronteras en la defensa de los derechos humanos. Para la izquierda podría llevar en un futuro a que hubiese derechos sociales y económicos considerados inviolables universalmente, con lo que esta lucha abre unas perspectivas muy amplias. De momento nos conformamos con que se persiga la violación sangrante de los que son los derechos básicos, como el derecho a la vida a la integridad física, a la libertad de la persona... que no son respetados en muchos países.

 

 

Parece que con todo esto habéis colocado en una postura bastante incomoda al gobierno del PP. ¿Qué me puedes decir de la postura del gabinete Aznar?

El gobierno, a pesar de lo que diga, ha tenido una postura muy clara, pues ha venido hablando por boca de los fiscales en estos juicios, al amparo de la cortina de humo que se lanzó al argumentar la no competencia de los tribunales españoles, se escondía una postura ideológica y política que excede con mucho las competencias de la fiscalía y se convierte en una justificación de los regímenes que llevaron a cabo los delitos de genocidio y torturas. El informe de Fungairiño, Fiscal Jefe de la Audiencia Nacional, revela una actitud autoritaria e ideológicamente fascista como pone de manifiesto lo que dijo en un informe del ministerio fiscal, en el que justifica al régimen que dio puerta a una represión con 30.000 desaparecidos: "...la Junta Militar no pretendía sino la sustitución temporal del orden constitucional establecido, mediante acta institucional que tenía por objeto precisamente subsanar las deficiencias de que ese orden constitucional adolecía para mantener la paz pública". Mientras el gobierno de Aznar no entra en las violaciones de los derechos humanos que han tenido lugar.

Además del caso concreto de Pinochet qué más pasos se prevén en los procesos de Chile y Argentina.

Están acumulados los dos procesos, que siguen en fase de instrucción. Se siguen tomando declaraciones, y ahora están más centrados en la Operación Cóndor. Hay comisiones rogatorias a Estados Unidos, las de Argentina han sido devueltas como era previsible, también para las cuentas en Suiza y Luxemburgo. Queda instrucción para rato.

Quizá no trasciende el carácter de la lucha que estáis dando en el plano legal, pues no se aprecia la dificultad no sólo técnica sino de enfrentamiento a grandes obstáculos, creo que incluso amenazas...

Aunque ante la opinión pública no haya surgido hasta ahora, estos juicios están en marcha desde el año 96. Desde el primer momento nos enfrentamos a la actitud obstaculizadora de la fiscalía y las descalificaciones de todo tipo que hemos tenido que sufrir incluso desde ámbitos próximos estimando que lo que hacíamos no iba a llegar a ninguna parte. Se produce un punto de inflexión cuando llega aquí, para declarar en el proceso un militar que había estado implicado en la represión en Argentina, Scilingo. Se ejerce mucha presión, los servicios secretos argentinos se ponen en marcha a raíz de lo que este señor cuenta, en IU se reciben muchas amenazas a partir de ese momento. Incluso han entrado en algún despacho de abogados, lo que tampoco es de extrañar teniendo en cuenta el tipo de gentuza con la que nos las estamos viendo.

Un caso muy significativo, es el que le sucedió, hace tan sólo unos días, a Esteban Cuyas uno de los activista pro derechos humanos, que está llevando los juicios en Alemania. Viajó a Argentina para recabar información de cara a los procesos que está llevando, y fue introducido en un coche, le golpearon le robaron toda la documentación y le amenazaron... ¡como en los viejos tiempos, y con total impunidad!

Volvamos al tema de Scilingo, porque creo que ha sido polémico. Dices que supone un punto de inflexión.

Se produjo hace un año y marca un antes y un después, porque por primera vez se tiene la declaración directa de uno de los verdugos. Scilingo trabajaba en la escuela Mecánica de la Armada (ESMA), participó en los vuelos de la muerte, explica el funcionamiento de las torturas en la ESMA, y las dos opciones como hacían desaparecer a las víctimas; o bien eran quemados allí mismo en el patio, o bien a través de los vuelos de la muerte, los llevaban narcotizados y eran arrojados al mar. Según sus propias confesiones, quedó "tocado" por su implicación sobre todo a raíz de que en una de las ocasiones estuvo a punto de caer del avión con una de las víctimas. Perseguido por las miradas de los detenidos y las atrocidades presenciadas. Por cierto que Menem quiere derribar el edificio de la ESMA, para levantar un monumento de reconciliación, pero los activistas pro derechos humanos se oponen, por un lado porque puede haber allí pruebas, pero también debe mantenerse como muestra del horror que no se debe repetir.

Una de las personas que recurrió contra esta decisión de Menem, se llama Graciela Lois Palacio, familiar de un desaparecido en la ESMA, y tuvo la posibilidad de acceder al edificio hace tres semanas, y subir al famoso "altillo" y decía sentir la presencia de las personas que allí estuvieron.

Scilingo es una pieza clave, porque contó todo tipo de detalles, incluidas las reuniones de oficiales para decidir quién y cómo desaparecía. Sólo se quebró en una ocasión durante sus declaraciones, y no fue al contar las torturas que presenció, o los vuelos, sino cuando subió arriba y vio que allí tenían encerradas a las mujeres embarazadas, y la mirada de una de aquellas mujeres aún le hace despertarse por las noches. Podríamos decir que se trata de un "arrepentido" remarcando las comillas. Desde luego eso no lleva a defender ningún trato de favor para él, pero se trata de una pieza esencial pues nuestro derecho penal exige la presencia del acusado para poder tener una sentencia, no se puede condenar al ausente. Por tanto su llegada dio impulso al proceso.

Poca gente conoce, incluso dentro de IU, el trabajo de la Secretaría de derechos humanos. Habéis irrumpido como un rayo en un cielo azul. ¿Os sentís respaldados por la organización ?

Ahora sí nos sentimos respaldados. Desde la Secretaría estamos tratando muchos temas muy delicados en que nos enfrentamos a gente sin escrúpulos que no tiene ningún inconveniente en lanzar intoxicaciones contra nuestra labor, pero este caso pone de relieve nuestro trabajo y una credibilidad.

Desde luego para nosotros no podría haber mejor celebración del cincuentenario de la declaración universal de derechos humanos que el juicio a Pinochet, que marca un hito histórico en la lucha por los derechos humanos, a partir de ahora se puede decir ¡ojo, no sólo existe la norma, se puede aplicar!

Hay algo que tengo que añadir antes de terminar: Todo esto no hubiera sido posible sin un trabajo de coordinación internacional como se había producido en pocas ocasiones. Durante estos dos años además¡s de la labor jurídica se ha coordinado el trabajo de los activistas y organismos de derechos humanos, por ejemplo sin el trabajo de Amnistía Internacional hubiese sido imposible la detención de Pinochet. Esto prueba que la solidaridad salta las fronteras y que la coordinación internacional es muy útil y se debe poner de relieve. Es emocionante esta lucha internacional en defensa de los derechos humanos.