NC Nº22 Movilización vecinal
Madrid-Ciudad

Movilización vecinal por el uso social de los terrenos de la Cárcel de Carabanchel

 Entrevista a Rogelio Poveda, presidente de la Asociación de Vecinos de Aluche y portavoz de la Coordinadora Latina-Carabanchel

 ¿Qué reivindicáis los vecinos de Latina y Carabanchel?

Desde hace años, las entidades vecinales de ambos distritos pedimos que cuando se procediera al cierre de la prisión, el suelo que ahora ocupa se dedique a la construcción de nuevos equipamientos sociales para el distrito. Ahora, ya se ha producido el cierre, y exigimos que se dediquen a ese fin, empezando por la construcción de un nuevo hospital de unas 500 camas.

¿Por qué afirmáis que el Ayuntamiento promueve una operación especulativa?

El Ayuntamiento prevé que en el solar de la cárcel se construyan 1.300 viviendas de precio libre, cuyo coste rondará los 27 millones de pesetas. Es una enorme operación especulativa sobre un terreno que es público, pues pertenece a Instituciones Penitenciarias, y que rondará los 35.000 millones de pesetas, beneficiando sobre todo a las grandes compañías inmobiliarias, constructoras y, como no, a los bancos.

 ¿Por qué pedís que todos los terrenos sean para dotaciones sociales y, en primer lugar, para un nuevo hospital?

Nuestro distrito, Latina, tiene más de 250.000 habitantes y Carabanchel, algo más de 200.000. El déficit de equipamientos de todo tipo es enorme y se evalúa en unos 500.000 metros cuadrados. Los terrenos de la Cárcel ocupan una superficie de 172.000 metros, con lo cual es evidente que es vital que se dediquen a ir recortando ese déficit.

Hacen falta centros para la tercera edad, centros culturales, casas de la juventud, etc. Por ejemplo, en Latina con más de 50.000 personas que pertenecen a la Tercera Edad no hay una sola residencia pública.

Pero, sin duda, es el hospital la necesidad más sentida por los vecinos. La población de Latina está adscrita al Hospital Clínico y, desde hace poco, unos 150.000 habitantes de Carabanchel también lo están. Este hospital atiende a 550.000 personas. Está masificado y además lejos del Distrito, obligando a considerables desplazamientos.

La propia ley de Sanidad exige que por cada 250.000 habitantes haya un hospital de referencia.

 ¿Cuál está siendo la participación de los vecinos en la movilización?

Muy buena, hemos realizado tres manifestaciones desde el mes de septiembre. En la primera contamos con unos 2.000 vecinos, y en las dos siguientes la participación superó los 5.000. Estamos muy contentos de esa respuesta que pone a las claras que se trata de una reivindicación sentida por los vecinos. Además se están recogiendo firmas con mesas en la calle y es una alegría ver como las mesas están siempre llenas de gente firmando, algunos vecinos se ofrecen para recoger más firmas en su bloque...

 ¿Qué respuesta está dando la administración, hoy gobernada por el PP?

El primer responsable es el Ayuntamiento que tiene la potestad de recalificar esos terrenos. De hecho, ese suelo estaba destinado a dotaciones sociales desde 1985, pero el Ayuntamiento del PP, en el último Plan General de Ordenanción Urbana, cambió su calificación para construir viviendas de precio libre. Tanto en los plenos de la juntas municipales de ambos distritos, como en el del Ayuntamiento de Madrid, rechazaron las propuestas conjuntas del PSOE e IU de que se procediese a recalificar esos terrenos para dedicarlos a dotaciones sociales.

Al Ayuntamiento se le nota muy preocupado, sobre todo a los Presidentes de las juntas municipales. Desde luego no por ateder las peticiones vecinales, si no que nos imaginamos que están nerviosos por las repercusiones electorales de unas revindicaciones tan necesarias y sentidas por los vecinos, que hasta cuentan con el apoyo de muchos de sus votantes en el barrio. Desde luego, están demostrando que para ellos prima más el beneficio de unos pocos que el de la mayoría.

 ¿Qué consecuencias está teniendo para el movimiento vecinal esta lucha?

Pues está siendo un auténtico estímulo para todos. Las asociaciones vecinales han pasado unos años muy duros en los que ha caído bastante la participación. Esta lucha está animando a muchos de los vecinos que colaboran en las manifestaciones, recogiendo firmas... Esperemos que, además de lograr aquello que necesita el barrio, anime a los vecinos y vecinas a participar en sus asociaciones. Es necesario recuperar un movimiento vecinal participativo y reivindicativo con el que defender los intereses de nuestros barrios, frente una política social que beneficia a los más privilegiados como es la que está haciendo el PP en todos los ámbitos donde gobierna.