El PP propone gestionar la Sanidad a través de Fundaciones Sanitarias
El PP propone gestionar la Sanidad a través de Fundaciones Sanitarias
Un paso más hacia la privatización

A continuación, y debido a la importancia del tema -el futuro de la sanidad en el Estado español-, publicamos un extracto de una propuesta aprobada por el Pleno del Ayuntamiento de Getafe (Madrid) el 28 de diciembre de 1998, sacada adelante con los votos del PSOE e IU, y por supuesto, la oposición del PP.
Proposición de los grupos políticos del PSOE e IU en contra de la propuesta efectuada por el Gobierno de la Nación sobre la gestión del INSALUD a través de Fundaciones

Coincidiendo con los actos conmemorativos del 20 Aniversario de la Constitución, el Gobierno sorprendía al Parlamento y a la opinión pública con la presentación de una enmienda a la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos Generales del Estado para 1999, por la que más de 80 Hospitales y 1.000 Centros de Atención Primaria podrían ser transformados en Fundaciones Públicas Sanitarias. Mediante tal procedimiento, el Gobierno no sólo hurtaba la discusión al Parlamento, sino que, además, planteaba una gravísima agresión al sistema de salud pública, pudiendo vulnerar incluso la propia Constitución en la que se establece la obligatoriedad de los poderes públicos de mantener un régimen público de seguridad social (...) (Artículos 43.1 y 43.2).
Frente a esta obligación constitucional el Gobierno del PP se plantea una medida trascendental para el futuro del derecho a la salud pública de todos los españoles con un procedimiento de urgencia (...) que presentan sin un estudio previo (no hay memoria técnica alguna), bajo un procedimiento inadecuado (...) y cuyo contenido puede suponer, entre otras, las siguientes consecuencias:
—Las Fundaciones suponen la desintegración del Sistema Nacional de Salud, rompiendo la coordinación y planificación del sistema sanitario en aras de conversión en empresas de los centros sanitarios. La lógica de esta medida lleva a la competencia entre centros, con la ruptura de la cooperación y el establecimiento de un mercado interno en el sistema sanitario, en búsqueda del beneficio y los resultados económicos, y no de la salud de la población. La ideología de la competencia y el mercado convertirá a los centro de salud en reinos de taifas, más atentos a la cuenta de resultados que al servicio a la salud de los pacientes.
—Se favorece la privatización de la sanidas por varias vías:
-La posibilidad de provisión de servicios sanitarios mediante su subcontratación a empresas privadas.
-Posibilidad de enajenación del patrimonio de las fundaciones, a pesar de tratarse de un patrimonio que procede de los fondos de la Seguridad Social y de los Presupuestos del Estado, con lo que los centros más rentables pueden y acabarán vendiéndose al sector privado.
-Mercantiliza la asistencia sanitaria porque lo importante no va a ser el atender la salud de la población sino el control del gasto y el ahorro.
—Convierte a los ciudadanos españoles (...) en meros beneficiarios (...) donde el derechos de los usuarios a la participación en el control y gestión de los centros desaparece volviendo a etapas de “Beneficiencia” que debían estar ya superadas a finales del siglo XX.
Asimismo, supone un trato discriminatorio de los ciudadanos en función de su lugar de residencia (...) pues la reforma del Gobierno sólo se aplicará en el territorio gestionado por el Insalud que verá, aún más, cómo el gasto por habitante seguirá decreciendo.
—Conlleva un paso atrás en las condiciones de los trabajadores del sistema sanitario público precarizando (...) y empeorando las condiciones actuales. (...) se dispone del patrimonio de los ciudadanos y trabajadores sin contar con sus organizaciones sindicales representativas.
—Se concentra en el Presidente Ejecutivo del Insalud desde la disponibilidad patrimonial hasta la aprobación del Plan de Actuación de las Fundaciones.
(...)
Todas estas razones nos hacen considerar el proyecto de Fundaciones sanitarias (...) como inaceptable. (...) no ofrece las garantías de mantenimiento de este Sistema Nacional de Salud, sino más bien su desmenbración y desarticulación, por lo que solicitamos su retirada. Las modificaciones que introduce (...) no sólo no mejoran la atención sanitaria a los ciudadanos sino que además pasa por alto que diez Comunidades Autónomas están pendientes de recibir las competencias del Insalud, y ni ellas ni sus Corporaciones locales han podido participar en el debate de lo que el Gobierno propone. El procedimiento se caracteriza por una falta de transparencia absoluta y una improvisación que pone en evidencia un modelo privatizador en materia de Sanidad del Gobierno.
Este es un nuevo paso en la desarticulación del Estado del Bienestar (...) que provocará ineludiblemente que a partir de este momento podamos hablar de ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda clase. Mañana será, con toda seguridad, el Sistema Nacional de Educación y así sucesivamente.
(...) Es por todo ello que se propone al Ayuntamiento la adopción de los siguientes acuerdos:
1. Instar a los grupos políticos de las Cortes Generales a:
-Posicionarse en contra de la enmienda presentada por el Gobierno al proyecto de Ley de Medidas Fiscales, Administrativas y de Orden Social.
-Cualquier modificación de las leyes que regulan el actual Sistema Nacional de Salud debe, por una parte, garantizar un servicio público consensuado con las CCAA, grupos polícos, Organizaciones sindicales, Usuarios y Profesionales sanitarios.
2. Acordar que si sigue adelante esta vulneración flagrante del derecho a la salud y del Estado del Bienestar, solicitar la dimisión inmediata del Ministro de Sanidad.