NC24Consulta popular sobre los terrenos de la Cárcel de Carabanchel (Madrid)

Consulta popular sobre los terrenos de la Cárcel de Carabanchel (Madrid)
32.000 vecinos votan contra la especulación

Jordi Escuer y Arantxa Alonso
Coordinador y responsable de organización de IU-Latina, respectivamente

La participación vecinal en la consulta popular sobre el uso de los terrenos de la Cárcel de Carabanchel, que se celebró el 17 de abril en el distrito de Latina y en Carabanchel Alto, superó todas las expectativas: 32.371 vecinos y vecinas votaron a favor de que ese suelo se emplee para construir un nuevo hospital y otros equipamientos sociales. Sólo 46 personas respaldaron la propuesta del Ayuntamiento del PP de construir viviendas privadas de precio libre.

La gran participación, a pesar de los escasos medios materiales con que cuentan las entidades vecinales convocantes, pone de relieve la disposición a luchar de mucha gente de nuestros barrios cuando las organizaciones de clase recogen sus preocupaciones y le brindan un cauce para pelear por ellas. Era una experiencia emocionante ver a la gente agolpándose en torno a las mesas para votar, cuando te deseaban suerte o convencían a otros para que también participasen, y cómo algunos de ellos hasta se lanzaban a explicar qué se reivindicaba a los periodistas de los distintos medios de comunicación que cubrían la Consulta.
El referéndum ha sido, hasta ahora, el momento culminante de una movilización que arranca en septiembre del año pasado cuando se anuncia en la prensa el cierre definitivo de la Cárcel y que ha supuesto la celebración de cinco manifestaciones, así como la recogida de más de 20.000 firmas.
De manera inmediata, el Ayuntamiento ha contestado al referéndum con el desprecio. No nos coge de sorpresa, pues esa ha sido su línea de actuación todos estos meses. La idea de realizar un referéndum la alentó que el propio Ayuntamiento rechazó celebrar uno cuando se le solicitó.
Los primeros frutos
Sin embargo, la movilización, en general, y la consulta, en particular, ya han dado frutos muy importantes.
En primer lugar han contribuido a concienciar a muchos vecinos de qué clase de Ayuntamiento tenemos con la derecha, fiel servidora de los intereses de las constructoras e inmobiliarias. La consigna de “no a la especulación” ha arraigado en esta lucha. Y lo que aún es más importante, los ha animado a movilizarse contra su actuación. Además, ha revitalizado el movimiento vecinal en nuestros barrios que, en consonancia con la situación general, ha atravesado unos años realmente difíciles.
Por último, hemos comprobado como la unidad de acción del PSOE e IU surge de la misma lucha. A pesar de que la dirección regional del PSOE, y parte de la dirección del distrito, se oponía a la reivindicación de un nuevo hospital, al final tenían que seguir apoyando la lucha pues sus propios militantes no hubiesen entendido otra actitud. La unidad de acción para nada ha perjudicado a IU, pues en todo momento ha sido la más decidida en la movilización, volcándose en ella, poniendo todos sus recursos humanos y materiales a su servicio y tratando de contribuir a una victoria que beneficiaría a la mayoría de los vecinos. Eso le ha hecho ganar autoridad entre los miembros de las asociaciones y, entre los vecinos en general. En las manifestaciones se han repartido miles de hojas con nuestra postura. Casi mil ejemplares del boletín de IU-Latina (Izquierda Latina) se repartieron en una de las últimas manifestaciones, y la gente lo cogía con vivo interés.
Además ha dado ánimos al conjunto de los militantes. En la Consulta participaron cerca de 50 afiliados en la colocación de mesas y en las distintas tareas de la convocatoria, además de los buzoneos de los días previos, etc.
Una reivindicación polémica
Es curioso que justamente aquello que mejor explica el éxito hasta ahora de la movilización, sea precisamente, el punto más polémico dentro del movimiento vecinal, también dentro de IU: la reivindicación del Hospital.
Desde el inicio de la movilización, en septiembre, nos planteamos que si queríamos lograr la participación de los vecinos no podíamos limitarnos a pedir esos terrenos para equipamientos sociales, en general, sino que teníamos que concretar aquellos que más se necesitaban. De ahí surgió la reivindicación de un nuevo hospital, pues todos sabemos que es una de las carencias más sentidas de las muchas que hay. Los compañeros de IU lo propusimos en la Coordinadora Vecinal y fue asumida.
Inmediatamente después del éxito de la primera movilización, la coordinadora vecinal, recibimos una lluvia de críticas desde todas partes. Básicamente se nos planteaba que era un disparate pedir otro hospital porque muy cerca está el Hospital Militar Gómez Ulla, y que reivindicar un nuevo hospital implicaba renunciar y perjudicar la lucha por el Gómez Ulla. Sin embargo, no hay que contraponer el Hospital Militar a la reivindicación de un nuevo Hospital, por distintas razones:
4 Los terrenos de la Cárcel son una ocasión ahora, dentro de unos meses pueden estar vendidos y se acabó. En cualquier caso, una victoria en la lucha por los terrenos de la Cárcel fortalecería el movimiento vecinal y, lejos de perjudicar a la lucha por el Gómez Ulla, la beneficiaría.
4 En dos distritos con una población de medio millón de habitantes no existe ningún riesgo serio de que nos sobren hospitales.
4 Los militares no tienen ninguna intención de integrar ese hospital a la red pública y que pase a ser el centro hospitalario de referencia, como representantes vecinales han podido comprobar en palabras de los mandos militares responsables. Eso no quiere decir que renunciemos a plantearlo, simplemente que esta es una batalla de mayor calado y a más largo plazo, que difícilmente podemos ganar sólo desde nuestros distritos. Mientras tanto la gente necesita alguna solución.
El no haber convencido a los dirigentes vecinales de Carabanchel ?de Carabanchel Bajo? que están llevando ahora la lucha del Gómez Ulla, sin duda nos resta posibilidades en la movilización de los terrenos de la Cárcel. Sin ir más lejos, si se hubiese celebrado la Consulta Popular en los dos distritos al completo hoy hablaríamos de 50.000 o 60.000 votos a favor de las reivindicaciones vecinales. De hecho, hubo casos de vecinos de Carabanchel que vinieron a votar a mesas de Latina.

El papel de Izquierda Unida
El Ayuntamiento de Álvarez del Manzano atraviesa uno de los momentos más bajos en años, salpicado de escándalos de corrupción y nepotismo, no estamos sino viendo la punta del iceberg de un gobierno municipal que ha convertido Madrid en un enorme negocio especulativo con el suelo urbano, las contratas privadas, y donde la política social es un chiste… macabro, en no pocas ocasiones.
Para la clase obrera de Madrid, para la población más humilde, es una cuestión de vital importancia desalojar a la derecha del Ayuntamiento. Y la forma de preparar las condiciones para una victoria electoral, es la movilización, tal y como se ha hecho con los terrenos de la Cárcel de Carabanchel.
La verdad, es que ha sido poco alentador tener que dedicar horas y horas a discutir con algunos de los dirigentes de IU-Madrid sobre la conveniencia o no de reivindicar un hospital, que miles de personas ya pedían en la calle. Más que ayuda y ánimos, hemos tenido que sortear una auténtica carrera de obstáculos dentro de IU. El Coordinador de IU-Madrid Ciudad, Julio Misiego, que ocupa el segundo lugar en la candidatura al Ayuntamiento madrileño, llegó a oponerse a la celebración del Referéndum. Afortunadamente, esa no fue la postura mayoritaria. Después de varios meses, IU ha vuelto ha recoger en su programa un nuevo hospital en los terrenos de la Cárcel. El éxito del referéndum ha puesto en evidencia la justeza de que IU defienda esta reivindicación, que debe ser uno de los ejes centrales en la próxima campaña electoral en lo que al distrito de Latina se refiere, y debería serlo en Carabanchel.
Desde una perspectiva más general, hay que sacar lecciones de esta experiencia y tratar de movilizar a los vecinos a partir de sus problemas más sentidos, llevarlos a las instituciones y pelear por ellos. Nuestro programa ha de ser capaz de conectar con los problemas de los vecinos, y de dar una alternativa de clase, puesto que también ha de ser un programa para la movilización, no para presentar durante los días de la contienda electoral.
Esa es la manera de que IU crezca en militancia y en apoyo electoral. Y, también así empujaremos al PSOE ha defender una política más hacia la izquierda, más comprometida con los problemas de los vecinos, y prepararía el fin del gobierno del PP en el Ayuntamiento. Hospitales masificados, la falta de vivienda de protección oficial accesible, de bibliotecas, de centros culturales… y una gestión municipal despótica y alejada de la realidad de la mayoría de quienes vivimos en los barrios, brindan razones sobradas. Pero hace falta más, hay que demostrar que podemos y debemos poner fin al gobierno de la derecha.      
 
 
Entrevista a Julián Rebollo, Concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Madrid
IU debe aprender de esta movilización

Desde tu experiencia como veterano del movimiento vecinal ¿Cómo valoras este resultado?
 Ha sido excepcional. Se ha demostrado clarísimamente que los vecinos quieren equipamientos sociales, en primer lugar un hospital, y no que se especule con unos terrenos públicos. Con una organización mínima, con cajas de cartón en la calle hemos conseguido que miles de personas participen y den su opinión. Cuando a los ciudadanos se les consulta, participan activamente. La cuestión es que no se les ha consultado en mucho tiempo. El Ayuntamiento de Madrid, y otros, deben aprender que no sólo se debe consultar en las elecciones, cada cuatro años. En el Ayuntamiento no ha participado en los plenos ni una sola entidad ciudadana, lo que revela el talante del PP que en vez de escuchar a los vecinos se dedica exclusivamente a inaugurar obras.
El único precedente que conocemos en Madrid es el de la Plaza de Oriente, que organizó IU, en el que participaron 1.500 personas…
 Sí, nunca se ha hecho una consulta popular similar a ésta, organizada por el movimiento vecinal, ni en Madrid ni, creo, que en todo el Estado.
El PP se ha apresurado a decir que no es representativo, que «sólo» ha participado el 6% de la población total.
 Eso simplemente no es verdad. Si cogiésemos el censo de ambos distritos veríamos que puede haber votado un 16 ó 18% de la población mayor de 18 años. Además, la Consulta se ha realizado sólo en una parte del distrito de Carabanchel (Carabanchel Alto) e, incluso, ha sido imposible abarcar la totalidad del distrito de Latina. En cualquier caso son unos hipócritas porque ellos no han querido hacer un referéndum municipal, propuesta que se les hizo en el pleno del Ayuntamiento. Si se hubiese hecho con los medios municipales el éxito, en participación, hubiera sido mayor todavía.
 El PP, de la misma forma que está actuando con los terrenos de la Cárcel, ya ha empezado a tomar el mismo camino con los de los cuarteles que tenemos en el distrito de Latina, que suponen más de un millón de metros cuadrados de terrenos que pertenecen al Ministerio de Defensa. Ya han iniciado el proceso de venta de un cuartel de Aviación de la Avenida de Portugal, en cuyo suelo quieren hacer 250 viviendas. Tenemos que cortar de raíz la operación especulativa que el Ayuntamiento quiere lanzar en todo el distrito.
¿No te parece que en esta lucha estamos viendo un buen ejemplo de cómo debería hacer las cosas IU?
IU debe aprender de esta movilización. Esta lucha no ha sido sólo la consulta popular, sino que llevamos realizadas ya 6 manifestaciones con la participación de miles de personas, hemos entregado 20.000 firmas, y muchas otras actuaciones. IU debería de seguir ese camino en otros barrios, puesto que no puede ser simplemente una fuerza institucional sino que tiene que estar cerca de los ciudadanos. Si IU es capaz de hacer la praxis, de intentar vincular propuestas, teoría, y práctica en concreto, demostrando que los ciudadanos pueden movilizarse y hacer cosas, indiscutiblemente su campo de actuación es mucho más grande del que actualmente tiene, ya que en muchos momentos está quedándose en declaraciones de intenciones, pero no estando cerca de los ciudadanos.
La mejor campaña electoral que se puede hacer es partir de sus problemas para conseguir los objetivos sociales que quieren y que demostrarles que ellos mismos son capaces de movilizarse para lograrlo. La izquierda hoy se encuentra en un momento crítico con un gran abandono del movimiento ciudadano y de las organizaciones sociales. Hay que intentar por todos los medios que organizaciones vecinales o sociales adquieran el papel que han tenido otras veces, y para ello la mejor forma es practicando la lucha, la acción. Si eso se realizase en todos los barrios, IU, indiscutiblemente, sería la fuerza más significativa de la izquierda.
Respecto al PSOE hay que decir que en esta lucha están actuando conjuntamente, lo cual es positivo, pero una reivindicación tan importante como es la del Hospital la podían haber resuelto cuando tenían el gobierno en sus manos, consiguiendo que el Hospital Militar Gómez Ulla pasase a la red pública. No lo hicieron porque ellos apoyaban que ese hospital fuera para la OTAN dado su postura favorable a la Alianza Atlántica. Ahora tampoco lo quiere ceder el PP porque también es partidario de la OTAN. Por eso, el PSOE ahora quiere apuntarse un tanto demostrando que están recogiendo las reivindicaciones de los ciudadanos,  pero no hay que olvidar que no lo resolvieron cuando podían hacerlo.
 
   

Entrevista a Antonio Abueitah, miembro de la Junta directiva de la Asociación de Vecinos de Aluche (AVA)
Esta lucha ha reanimado al movimiento vecinal

Tu has estado implicado de lleno en los preparativos de la Consulta Popular ¿Puedes explicarnos los pasos dados y el despliegue que se ha hecho?
 No ha sido nada fácil. Hemos buzoneado 80.000 boletines en los que explicábamos las razones de esta lucha y qué proponíamos las entidades vecinales de la Coordinadora, y pegado 6.000 carteles, uno por portal, además de pegar otros más grandes por las paradas de autobús, metro… En total habremos llegado a un 70% de las viviendas del distrito, en el que viven más de 250.000 personas.  El día del referéndum colocamos 39 mesas, con la colaboración de unas 120 personas. Toda la actividad se ha llevado a cabo gracias al trabajo de las entidades que pertenecen a la Coordinadora: asociaciones de vecinos, partidos…
¿Cómo has visto la reacción de los miembros de asociaciones vecinales que han tomado parte en la Consulta ante el buen resultado?
 La alta participación que ha habido no se la esperaba casi nadie. Valorábamos que podría llegar a entre 10.000 y 15.000 personas y nos hemos encontrado con el triple. Se ve que la gente tiene ganas de hacer más cosas y seguir con la lucha.  Quizás nos ha faltado más repercusión en los medios de comunicación. Aunque hemos salido en los medios de comunicación durante el día de la Consulta y los días inmediatamente posteriores, no ha sido lo suficiente para un acontecimiento de esta importancia.
Y en la Asociación, ¿cómo le está afectando esta lucha?
 Esta era una asociación que hace dos años estaba bajo mínimos. Desde entonces, con la entrada de gente más joven, se había ido animando su situación pero quizás faltaba una lucha como ésta para demostrar a la gente qué podía y debía hacer una asociación de vecinos. De hecho, esta asociación ha sido la que ha llevado el peso de la lucha. Hemos visto que se ha incrementado el número de socios, no todo lo que desearíamos, y que gente que antes no se pasaba vuelve a acercarse a la asociación.
Habéis creado el Colectivo de Jóvenes de la Asociación ¿puedes contarnos qué actividades estáis realizando u os planteáis llevar a cabo?
Nunca habíamos tenido un colectivo de jóvenes. Hemos aprovechado la posibilidad de que los objetores de conciencia puedan realizar su prestación en la Asociación. Contamos con unos 30 jóvenes que han empezado aquí como voluntarios, y luego se lo han convalidado con la objeción. En su mayoría no están aquí simplemente para cumplir la tarea asignada, sino que han ido involucrándose en la asociación y participando en sus decisiones. Por eso hemos decidido crear un Colectivo de Jóvenes. Somos muy conscientes  de que no va a ser fácil y nuestra primera intención es darnos a conocer en el barrio. Hemos organizado tres charlas coloquio: una sobre las 35 horas, otra sobre los terrenos de la Cárcel de Carabanchel y la última sobre la guerra en Yugoslavia. Además algunos compañeros del Colectivo están realizando un programa de radio, la voz de AVA, en Onda Latina, una emisora del barrio. Tenemos previsto hacer más cosas: conciertos, acampadas…
¿Quieres añadir algo más?
Este proceso ha servido para unir a asociaciones, partidos… de un distrito muy grande —el mayor de Madrid— que hemos actuado coordinadamente y no sólo para la lucha de los terrenos de la Cárcel, sino que, por ejemplo, acabamos de crear una comisión de Fiestas alternativa a la del Ayuntamiento de Madrid. Nuestra idea es lograr que funcione una Coordinadora de Asociaciones de vecinos de Latina, que existió hace años, para poder llevar los conflictos que vayan saliendo de la manera más conjunta posible.
¿Por qué la lucha?

Los terrenos de la Cárcel de Carabanchel, ya cerrada, son propiedad de Instituciones Penitenciarias y ocupan una superficie de 172.000 metros cuadrados. El Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1985 los calificaba para uso dotacional y, en el último plan aprobado por el Ayuntamiento del PP, los han recalificado para uso residencial, siendo la previsión construir 1.300 viviendas de precio libre. El precio de una vivienda nueva en Madrid ronda los 30 millones de pesetas, por lo que la operación supera los 35.000 millones. Las entidades vecinales —asociaciones vecinales, culturales, Izquierda Unida, PSOE…—, agrupadas en la Coordinadora Vecinal de Latina-Carabanchel, reivindican desde el año 93 que estos terrenos se dediquen a equipamientos sociales, en primer lugar a un Hospital. Entre ambos distritos suman una población de medio millón de habitantes. Según estudios de las asociaciones de vecinos para atender el déficit de ambos distritos en dotaciones sociales haría falta una superficie de unos 500.000 metros cuadrados. La más sentida es la del Hospital, del que carecen ambos distritos, con lo cual la población está adscrita a hospitales masificados y lejanos, que obligan a largos desplazamientos. Además, el distrito de Latina, por ejemplo, carece de residencias públicas para la tercera Edad, sólo tiene un polideportivo…