nc27 - Daewoo/Vitoria
Daewoo/Vitoria
Una movilización ejemplar

Ernesto Fernández
Militante de IU/EB y afiliado a UGT-Vitoria

Los trabajadores de la factoría de Daewoo en Vitoria, dedicada a la fabricación de frigoríficos, han estado luchando por mejorar sus condiciones de trabajo con una Huelga que ha durado 3 meses. En el anterior numero de Nuevo Claridad, Diego Miranda, Presidente del Comité de Empresa y delegado de UGT, nos explicaba cuales eran los objetivos de la lucha de los trabajadores de Daewoo.

Daewoo, es una multinacional coreana que se instaló en Vitoria hace ahora 2 años atraída fundamentalmente por las subvenciones públicas otorgadas por el Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Álava, aprovechando la política de vacaciones fiscales para la implantación de nuevas empresas en Álava. Daewoo, se ha convertido en la demostración patente que la política del PNV, basada en las subvenciones ciegas lo único que logran no es la creación de puestos de trabajo dignos, sino es la subvención directa a la explotación más tercermundista.
Cuando se instaló la multinacional coreana en Vitoria, anunciaban a bombo y platillo que se iban a crear 700 puestos de trabajo lo que por supuesto no dijeron eran en qué condiciones de trabajo y con qué niveles de explotación.
La plantilla consta de 150 trabajadores. La mayoría de los trabajadores son eventuales con unos sueldos de 80.000 pesetas mensuales. La explotación era tan evidente que incluso las decenas de trabajadores contratados a través de ETT´s cobraban más que los trabajadores en plantilla de Daewoo. Esa situación se mantuvo hasta que los trabajadores se organizaron, y eligieron sus representantes al Comité de Empresa. Los trabajadores de Daewoo fueron tomando conciencia de su fuerza y obligaron a la empresa a través de una huelga en el año 1998 a que la empresa aplicara el Convenio Provincial del Metal de Álava a todos los trabajadores y que se hiciese una revisión de las categorías laborales de toda la plantilla.  Hay que resaltar que el Convenio Provincial del Metal de Álava es muy bajo, y de hecho está superado por muchos convenios de empresa. La empresa aprovechando la precariedad laboral respondió con la discriminación sindical, no renovando el contrato al delegado de la sección sindical de UGT que era eventual. No obstante los trabajadores de Daewoo no se arrugaron ante el terrorismo patronal y optaron por seguir luchando.
En julio de este año, la asamblea de trabajadores de Daewoo a propuesta del Comité de Empresa decidió ir a la huelga ya que la dirección de la empresa se negaba en rotundo en negociar un convenio propio para los trabajadores de Daewoo. Esta huelga duró 3 meses. Los trabajadores viendo que la empresa no estaba dispuesta a ceder ante las reivindicaciones de los trabajadores: aumento salarial hasta lograr la equiparación salarial con el sector del electrodoméstico, la revisión de las categorías profesionales, una reducción de jornada para conseguir la jornada laboral de 35 horas semanales, y la conversión en fijos de todos los eventuales. Las instituciones públicas (Gobierno Vasco, Diputación Foral de Álava) ante el conflicto de la factoría querían mantenerse la margen de la lucha de los trabajadores, insistiendo que era un conflicto laboral en el cual no tenían capacidad de intervención. No obstante, mientras la Comisión Europea declaraba ilegales las subvenciones otorgadas por el Gobierno Vasco a la empresa Daewoo, empezaba una lucha política encarnecida por parte del PNV por defender la legitimidad de las ayudas y subvenciones a la empresa Daewoo. Se calcula que más de la mitad de la inversión realizada por Daewoo ha sido subvencionada por parte de los fondos públicos. Algunos como el PP, intentaban utilizar el dictamen de la Comisión Europea para poner en tela de juicio la capacidad de normativa fiscal que tienen las Diputaciones Vascas, en su lucha contra el Concierto Económico. Al fin y al cabo, el debate sobre Daewoo, lo quería convertir tanto la burguesía española como la vasca en un debate sobre la legitimidad del Concierto Económico sin entrar en lo substancioso que es la política de subvenciones al capital en detrimento de las condiciones de trabajo. El problema una vez más no es el Concierto Económico sino su utilización.
Los trabajadores de Daewoo ante esa situación viendo que su lucha quedaba aislada entre las paredes de su factoría se vieron obligados por necesidad a extender su lucha. Iniciaron movilizaciones en Vitoria, vinculando a los delegados de todas las empresas de Vitoria en apoyo a su lucha. La respuesta no se hizo esperar por parte de los trabajadores de Vitoria, se organizó una manifestación en Vitoria por parte del Comité de Empresa con más de 3000 trabajadores para denunciar la precariedad laboral, y la política de subvenciones.
Simultáneamente, IU presentaba mociones en las instituciones (Parlamento Vasco, Ayuntamiento de Vitoria, y Diputación Foral de Álava) para exigir que las instituciones ya que habían regalado dinero público a la multinacional coreana, no podía hacer oídos sordos a las condiciones de trabajo que tenían los operarios de la empresa, y seguir apoyando prácticas de explotación tercermundistas. Ante la presión social existente en Vitoria, y viendo el peligro que tenía la extensión de la lucha de los trabajadores de Daewoo, el Ayuntamiento de Vitoria aprobaba una moción, a propuesta de IU, no sólo de solidaridad con los trabajadores de Daewoo, sino exigiendo que existiese una relación directa entre las subvenciones a las empresas con las condiciones laborales (ver nota de la página anterior). Al mismo tiempo, los trabajadores que llevaban ya casi 2 meses de lucha se vieron obligados a recurrir a una vieja y auténtica tradición como es el establecimiento de una Caja de Resistencia. Rápidamente, los Comités de Empresa empezaron a realizar aportaciones económicas a la Caja de Resistencia de los trabajadores de Daewoo. Los trabajadores de Daewoo realizaban las colectas en las puertas de las empresas en apoyo, recabando cantidades importantes. Alcanzaron en menos de un mes más de 2 millones de pesetas para la Caja de Resistencia, y eso que ELA se negó a participar en la Caja de Resistencia arguyendo que el sindicato disponía de su propia Caja de Resistencia y que ellos pagaban a sus afiliados en Huelga, generando un elemento de posible división en la plantilla de Daewoo. Finalmente, los delegados de ELA de otras empresas apoyaban las aportaciones a la Caja de Resistencia de  Daewoo. La lucha así enfocada iba generando cada vez mayores apoyos entre los jóvenes y los trabajadores. El Comité de Empresa, junto con las organizaciones juveniles convocaba también una movilización estudiantil de apoyo a su lucha con una manifestación de 1000 personas. No obstante, el Sindicato de Estudiantes, saltándose la unidad de acción de las organizaciones juveniles convocaba para otro día una huelga que desgraciadamente lo único que logró fue crear confusión entre los estudiantes haciendo un flaco favor a la lucha .
Todas esas movilizaciones obligaron a la empresa a sentarse a negociar con los trabajadores. El acuerdo al que se llegó finalmente: Un convenio para 3 años con un aumento salarial del IPC+4 puntos cada año, y la creación de una nueva paga de 40.000, 60.000 y 80.000 pesetas cada año, conversión a fijos de todos los trabajadores con contratos precarios y la revisión de todas las categorías laborales adecuándolas a la realidad de los puestos de trabajo.
Esta lucha ha demostrado que los trabajadores cuando están decididos a luchar por sus condiciones de trabajo de forma organizada es posible ganarla siempre que se recupere las tradiciones de la lucha.
 
 Moción de apoyo del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz

En el año 95 se instaló en nuestra ciudad la empresa Daewoo. En su tarjeta de presentación, además de una inversión de 11.800 millones y creación de 400 empleos, se habla de extender su actividad en Europa a otros sectores, incluidos los electrodomésticos de línea marrón y automóviles.
La multinacional recibió en su momento, un crédito fiscal por el 45% de la inversión realizada y un 25% de subvención directa —la máxima permitida— con cargo al programa Ekimen del Gobierno Vasco.
En la actualidad, vemos como la empresa además de no cumplir con las inversiones previstas ni con el número de puestos de trabajo a crear, ha aplicado a los trabajadores unas condiciones salariales, lejos de las establecidas para el sector de nuestro entorno.
Los trabajadoras/es de Daewoo están en estos momentos en huelga por mejorar sus salarios, equiparándolos a los del sector y también por el mantenimiento de los puestos de trabajo actuales y la creación de los que faltan para alcanzar las previsiones iniciales.
El Pleno del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz acuerda:
1º Mostrar su solidaridad con los trabajadoras/es de Daewoo.
2º Respetando el derecho a la negociación colectiva y a la autonomía de las partes, hacer un llamamiento a la dirección de la empresa para que se siente a negociar y se desbloquee la situación actual como una forma de defender las inversiones públicas y luchar contra la precariedad laboral.
3º Que los criterios de concesión de ayudas municipales para la instalación de nuevas empresas, deberán tener en cuenta la estabilidad laboral y la calidad del empleo que en ellas se genere.
4º Hacer un llamamiento a los ciudadanos a la solidaridad  con la plantilla de Daewoo.
   
 Una importante victoria para todo el movimiento obrero
Koldo Usín, parlamentario de IU/EB, habla de la lucha de Daewoo

¿Nos puedes resumir el acuerdo logrado entre los trabajadores y la empresa Daewoo?
Antes de contestar a la pregunta es necesario explicar el tipo de empresa de la que estamos hablando y de cómo se fraguó el conflicto. La empresa multinacional coreana Daewoo se instaló en Vitoria de la mano del Gobierno Vasco, de la Diputación alavesa y del Ayuntamiento de Vitoria, acogiéndose al Plan Ekimen, promovido por el Gobierno Vasco, que establece importantes ayudas, como concesiones de terrenos industriales, beneficios fiscales y un baremo de ayudas y subvenciones a aquellos proyectos considerados como estratégicos para el desarrollo industrial de la CAV. Esta empresa concretamente ha conseguido ayudas por el 75% de su proyecto aproximadamente. El proyecto contemplaba la creación de 700 puestos de trabajo antes del año 2000.
Son muchos los incumplimientos en los proyectos de la empresa, menos inversiones, menos puestos de trabajo creados, que además han sido temporales y en fraude de ley, al haberse realizado los contratos para la formación, con las enormes ventajas que este tipo de contratación conlleva para los empresarios, pero ni ha habido planes de formación ni los trabajadores contratados, la media de edad es de 21 años, han realizado trabajos de acuerdo con su nivel de formación si no en las cadenas de montaje. Los salarios no alcanzaban los establecidos por el Convenio Colectivo Provincial del Metal y el chantaje de la empresa era permanente.
En diciembre de 1998 realizaron un día de huelga para negociar con la empresa los contratos fijos, reconocimiento de categorías, salarios..., llegándose a un acuerdo por tres años que la empresa incumplió, por lo que en el mes de julio se convocó una huelga indefinida que ha durado varios meses obligando a la empresa a la firma de un acuerdo por tres años cuyos puntos más importantes han sido: Subida salarial anual del IPC. más un 4% cada año; la creación de una nueva Paga Extraordinaria de 30.000 pesetas el primer año y de 40.000 y 80.000 pesetas el 2º y 3º año; la reducción de la jornada laboral (de 1767 horas en el 99 a 1755 en el 2000; 1743 en el 2001 y 1730,5 en el 2002) y los contratos existentes al comienzo de la huelga pasarán a ser fijos el 1 de Enero del 2000.

Cuál crees que ha sido la clave del éxito de esta lucha?
Desde el primer momento la huelga ha contado con la simpatía y el apoyo de los trabajadores de Vitoria y de la mayoría de los ciudadanos. Era indignante ver como una empresa con tales subvenciones públicas negase a los trabajadores unas condiciones salariales y laborales mínimamente dignas, o un contrato de trabajo fijo a pesar de llevar trabajando 2 años en la empresa. Los argumentos de la empresa aumentaban la indignación, porque justificaban su actuación en «la diferente cultura empresarial coreana», o «es una empresa nueva y necesita tiempo para ver la cualificación de los trabajadores»...
Este apoyo se demostró en las aportaciones que los Comités de Empresa y los trabajadores individualmente hicieron a la Caja de Resistencia que constituyeron los trabajadores de Daewoo para poder mantener la huelga, en las concentraciones y manifestaciones que se convocaron. En el fondo tanto la huelga como las simpatías que suscitaban estaban reflejaban un descontento creciente en la sociedad ante la utilización indiscriminada de los contratos temporales, las ETTs, los bajos salarios y el incremento de la explotación que sufre la clase obrera, sobre todo los sectores jóvenes.

Qué pasos ha dado IU-EB en el parlamento vasco ante este conflicto laboral?
El conflicto laboral ha coincidido en el tiempo con el contencioso que el Gobierno Vasco mantiene con la Comisión Europea acerca de la legalidad del Concierto Económico y las ayudas fiscales concedidas por las Diputaciones Vascas. Dichas ayudas han sido denunciadas también por la Asociación de Fabricantes de electrodomésticos, incluidos lo pertenecientes a la Cooperativa Mondragón.
Ambos debates se han entremezclado, pero desde IU-EB hemos mantenido una posición clara. Estamos a favor del Concierto Económico, pero nos oponemos al desarrollo que de él se está haciendo desde el Gobierno Vasco y desde las Diputaciones Forales porque, a través de los incentivos fiscales, las subvenciones públicas y la política impositiva, se beneficia a los empresarios y a los poderosos. Ahora bien, ante una situación de hecho, hemos exigido el máximo control de la utilización del dinero público, de manera especial en lo que respecta a la creación de los puestos de trabajo prometidos con condiciones laborales y económicas dignas.
Desde el Grupo Parlamentario de IU-EB hemos realizado varias iniciativas, preguntas escritas y verbales; peticiones de información documentada; comparecencias de los Consejeros de Industria y de Trabajo en las respectivas Comisiones (en una de ellas compareció el Comité de Empresa para explicar directamente el conflicto a los miembros de la Comisión) y Proposiciones No de Ley para recabar el apoyo a las reivindicaciones de los trabajadores. No sólo desde el Grupo Parlamentario se realizado iniciativas, también desde el Grupo Juntero (Diputación) y del de el Grupo Municipal se han propuesto mociones de apoya a la lucha de los trabajadores de Daewoo. Es indudable que esta presión institucional ha ayudado a los trabajadores en su presión contra la empresa, fruto también de esta presión la empresa ha sido multada con 500.000 pesetas por carecer de un plan de prevención de riesgos laborales.

Cuál ha sido la actuación del resto de fuerzas políticas ante este conflicto?
La coincidencia del conflicto laboral y del contencioso sobre el Concierto Económico ha distorsionado algo el posicionamiento sobre el primer aspecto. El PP conscientemente mezclaba ambos utilizándolo como arma contra el Gobierno Vasco, aunque ante la Proposición No de Ley presentada por IU-EB en apoyo a las reivindicaciones de los trabajadores el PP votó en contra, voto que mantuvo frente a la enmienda presentada por PNV-EA. El PNV y EA presentaron la citada enmienda de totalidad para diluir el problema de Daewoo en un problema general, porque el problema concreto les acusaba directamente. EH, también en este tema, votó a favor de la enmienda del PNV-EA y en contra de nuestra propuesta.