nc27 - Economía  breves
Economía
Breves

La pobreza crece

«¿Será el siglo XXI sinónimo de desigualdad creciente y vetiginosa? A sus puertas, más de 3.000 millones de personas (o sea, más de la mitad de la humanidad) viven en la pobreza, con menos de dos dólares al día. Comparando la renta del 20% más rico de la población a la del 20% más pobre, la proporción ha pasado de 30 a 1 en 1960, de 61 a 1 en 1991 y de 82 a 1 en 1995». (...) «...las Naciones Unidas cifran en 40.000 millones de dólares anuales el coste de la consecución y el mantenimieto del acceso universal a la educación básica, a una alimentación adecuada, al agua potable, a infraestructuras sanitarias básicas, así como a la atención obstetricia y ginecológica para las mujeres. Esta cantidad representa menos del 4% del riqueza que ostentan las 225 mayores fortunas del mundo. Por un lado 40.000 millones de dólares que no se invierten; por otro, entre 700.000 y 800.000 millones de dólares que se gastan cada año en Defensa.

Tribuna de Opinión titulada «Siglo XXI: ¿un mundo mejor o ‘un mundo feliz’?», de Federico Mayor Zaragoza, Director de la Unesco, y Jérôme Blindé, Director de la Oficina de Análisis y Previsiones de la Unesco.
El País, 22.10.99

Un ejemplo de vacío triunfalismo electoral

El pasado 6 de noviembre el Presidente del Gobierno conservador, Aznar, afirmó que la economía española llegará al umbral del pleno empleo «durante la próxima legislatura». No lo dijo pero lo dio a entender, que ese supuesto se alcanzará sólo en el caso de que él sea reelegido para el cargo. En las economías avanzadas era tradicional considerar que una economía gozaba de pleno empleo cuando su nivel de desempleo no superaba el llamado paro estructural, que en esos países se consideraba en torno al 3% de su población activa.
Ahora los economistas españoles consideran que se podría hablar de pleno empleo en nuestra economía con un paro situado en torno al 4-5% de la población activa. Con este criterio se acepta la debilidad interna de la economía española. Pero los economistas también han afirmado que para reducir el paro al 5% (aceptando las cifras de la EPA-INE) se necesitaría que la economía creciese al 4,5% durante cinco años. Teniendo en cuenta que el PIB crecerá el 99 en torno al 3,7%, que la previsión para el 2000 es del 3,8%, y que más allá la perspectiva se ensombrece bastante, la conclusión es que cuando Aznar afirma que en los próximos cuatro años se conseguirá el pleno empleo, o no sabe de lo que habla, o simplemente esgrime un tramposo recurso electoral.
Lo cierto es que el paro se ha movido entre el 15 y el 24% en los últimos 15 años. Todo el empleo que se generó durante el ciclo alcista de la economía de la segunda mitad de los años 80, hasta 1990, se destruyó en tres años alcanzando la cota del 23,91% en el 94, tras la crisis de 1993. Desgraciadamente el empleo es ahora más precario y un cambio, por otra parte inevitable, del ciclo económico puede tener consecuencias aún más drásticas en la destrucción de empleo. Nuestros eminentes administradores estatales no sólo no están haciendo nada para prevenir esa eventualidad sino que cuando llegue no aceptarán su responsabilidad por haber sido incapaces de prever lo más obvio, sino que buscarán fáciles e indefensas cabezas de turco a los que echarles la culpa de todo. Por ejemplo; oiremos cada vez en más programas de TV y leeremos en más artículos en la prensa que los culpables son los inmigrantes que vienen a «robarnos el trabajo» (cuando son ellos los que se han aprovechado de éstos como mano de obra barata, como forma de presión para bajar los salarios generales), fomentarán el odio racial (siempre parapetados en grupos «incontrolados» extremistas), y tratarán que el descontento social se dirija a esos colectivos desprotegidos en vez de contra ellos y su sistema, los verdaderos culpables y únicos beneficiados de la situación.