nc27 - Luchando frente a la empresa y al Gobierno de UPN
Eurovestir (Olite-Navarra)
Luchando frente a la empresa y al Gobierno de UPN

Domingo Echevarría

El domingo 14 de noviembre, desafiando un tiempo frío y lluvioso, cerca de 500 personas de la Comarca de Olite se manifestaron en solidaridad con las movilizaciones de la plantilla de la fábrica textil más importante de Navarra contra el Expediente de Suspensión, durante seis meses, de los contratos de 43 trabajadoras del Centro de trabajo de Olite que el Gobierno de Navarra autorizó a la empresa el pasado 27 de octubre.
Se elevaba así el listón de una lucha caracterizada por la alta participación de la plantilla del Centro de trabajo de Olite y la simpatía que están consiguiendo en la zona. Por tres veces en el último mes y medio, más de 100 trabajadoras se han desplazado en autobús a Pamplona para protestar, dos veces ante el Parlamento de Navarra (que en una ocasión interrumpió sus sesiones para desalojar a dos miembros del Comité de Empresa que desplegaron una pancarta denunciando la responsabilidad del Gobierno en el conflicto) y otra ante el Departamento de Trabajo. En los cinco días de huelga que hasta el momento de escribir esta nota (15 de noviembre) han realizado, han visitado los polígonos industriales de la zona donde han distribuido hojas informativas. A principios de mes, tras una jornada de encierro en el Ayuntamiento, hubo una Concentración de varios cientos de trabajadores, jóvenes y vecinos de Olite.  A continuación publicamos un extracto del comunicado leído por una representante del Comité de Empresa al final de esta manifestación.

«Las trabajadoras y trabajadores de Eurovestir seguimos luchando por la defensa de nuestros puestos de trabajo y nuestros salarios. ¿Por qué está durando tanto este conflicto laboral? Seguramente, la razón es que, en la medida que nos hemos enfrentado a los planes de los empresarios, consiguiendo el apoyo de nuestras familias, nuestros vecinos y los trabajadores y trabajadoras de la Comarca, lo que le interesa a la patronal ahora, no es solamente solucionar el problema de Eurovestir, sino también, tratar de derrotarnos. Quieren darnos un buen escarmiento, para que cunda el ejemplo en otras empresas, en las que los trabajadores, también se oponen a los planes reaccionarios de sus empresarios. ¡Pero no lo van a conseguir!, porque las trabajadoras sabemos que tenemos la razón de nuestra parte y que contamos con vuestra solidaridad.
El empresario de Eurovestir, Fernando Portillo y su mamporrero, J. Luis Villar, verdadero profesional de la provocación y la calumnia, desde el principio de conflicto, han estado actuando de mala fe. Primero, presentando un Expediente de Rescisión de 45 contratos en vísperas de las vacaciones de verano. Después, en septiembre, obstaculizando las negociaciones, al no dar ninguna alternativa a la crisis de la empresa. ¡Prefirieron tenernos durante una semana de septiembre a las 200 trabajadoras de brazos cruzados sin trabajar antes que aceptar las propuestas que los representantes de los trabajadores hacíamos para superar la crisis de la empresa! Y cuando no tuvieron más remedio que aceptar las propuestas que hicimos ante el Gobierno de Navarra, han buscado todo tipo de excusas para no firmar los puntos acordados.
No estamos pidiendo subidas salariales, que estarían perfectamente justificadas, pues tenemos unos salarios de 100.000 pts. al mes, pedimos:
-Un Plan de Viabilidad para la empresa, con los planes de inversiones, proyectos y búsqueda de nuevos clientes.
-La puesta en marcha de un pequeña cadena para confeccionar pantalones en Olite.
-La creación de una Comisión, con participación de las trabajadoras, para hacer un seguimiento de la organización de la cadena de producción, porque el empresario y su Jefe de Producción Sr. Villar, son incapaces de organizar su propia empresa y resolver los problemas que día a día aparecen en la fábrica.
-La posibilidad de que haya bajas voluntarias con una indemnización de 20 días por año de trabajo.
-El respeto de los derechos laborales que actualmente tenemos pactados.
Estaríamos dispuestas incluso a aceptar una regulación temporal de empleo para toda la plantilla para aquellos días en que no hubiera pedidos mientras se pone en marcha un Plan que garantice el futuro de todos nuestros empleos.
Estas peticiones, totalmente razonables y no exentas de sacrificios para las trabajadoras, son las que se niega a admitir el empresario de Eurovestir desde el 7 de octubre. Y estas son las peticiones que el Gobierno de Navarra fue incapaz de obligar admitir al empresario cuando le aprobó el Expediente de regulación el día 27 de octubre, olvidándose de las cuantiosas ayudas públicas que por creación de empleo había recibido hace unos pocos meses.
Además en estos momentos en que tan de moda está oír habar a los gobiernos de la necesidad social de «potenciar el empleo de la mujer», el de UPN en Navarra tiene ocasión de demostrar con los hechos que tales palabras no son retórica vacía evitando que se destruya el empleo en una empresa en la que el 90% de la plantilla somos trabajadoras.
La situación es cada vez más vergonzosa porque la empresa no sólo no admite nuestras propuestas, sino que desde hace dos semanas se niega a negociar, ni tan siquiera a dialogar, demostrando su talante autoritario y antidemocrático. Su cerrazón ha llegado a tal extremo, que rechazó todas las propuestas de solución que le hicimos en el Tribunal Laboral, y días después se negó a sentarse a hablar con los representantes de CCOO y la Presidenta del Comité de Empresa, en la puerta del despacho del mismísimo Director de Trabajo del Gobierno de Navarra. ¿Se puede gestionar una empresa con este tipo de comportamiento empresarial?
Portillo y su ayudante no quieren una solución a los problemas de Eurovestir. Quieren aplastar físicamente a los trabajadores de Eurovestir y sus derechos. Poco antes de anunciarnos los despidos, tuvo la «delicadeza» de presentarnos un escrito, en que a modo de declaración de intenciones, nos explicaba lo que quería hacer con la empresa. En aquel escrito, que muy rimbombantemente llamaba «decálogo» proponía las siguientes medidas:
-Despedir a 100 trabajadores.
-Quitarnos el concepto de antigüedad de la nómina.
-Eliminarnos la prima colectiva de producción.
-Aumentarnos los ritmos de producción.
-Eliminar los permisos retribuidos pactados en la empresa.
-Obligarnos a trabajar sábados, domingos y festivos, «siempre que lo necesite».
-Separar la factoría de Caparroso de la de Olite.
-Sancionar o despedir a las trabajadoras que no lleguen a los ritmos que ellos marquen.
¡Con estas medidas, nos decía, Eurovestir sería rentable...!
Este es el tipo de empresario que tenemos actualmente en nuestra empresa y contra el que estamos luchando. Explotación, eliminación de derechos, máximo beneficio lo más rápidamente posible y aplastamiento de los trabajadores; éste es el único lenguaje que hablan.
Por esta razón, nuestro conflicto se está alargando tanto. Ya no se trata de resolver un problema coyuntural de una caída de los pedidos, que por lógica ya podía haberse resuelto hace semanas con las medidas propuestas por los trabajadores. Se trata de darnos un escarmiento ejemplar, para que sirva de lección a otros trabajadores y otras empresas que atraviesan problemas. En Victorio Luzuriaga de Tafalla, por ejemplo, la fábrica más importante de la comarca y la segunda del Metal en Navarra con más de 800 trabajadores, la patronal ha presentado un Expediente de Despido colectivo que podría llegar a afectar a 176 trabajadores. Se da la circunstancia de muchas familias de Olite ya están afectadas, por el conflicto de Eurovestir y el expediente de Luzuriaga.
Tampoco podemos olvidar que dentro de mes y medio, se debe comenzar a negociar el Convenio de la Industria Textil de Navarra y derrotar a la plantilla de la primera empresa de la confección como es Eurovestir, les supondría una gran ventaja.
Pero si tenemos enemigos poderosos, también tenemos los mejores amigos que unas trabajadoras en lucha podemos tener y sois todos vosotros. Los que hoy estáis aquí y los que desde sus fábricas también comprenden nuestra lucha y nos dan ánimos para que sigamos adelante. Tener la seguridad que vuestra solidaridad no va a caer en saco roto. ¡VAMOS A SEGUIR LUCHANDO Y VAMOS A GANAR PORQUE TENEMOS LA RAZÓN DE NUESTRA PARTE!
Nos podrá costar, más o menos tiempo, pero venceremos. Para aguantar decidimos la semana pasada constituir una caja de resistencia y así poder ayudar a las compañeras y compañeros que tengan dificultades económicas. Debéis saber que el empresario, para tratar de doblegarnos, no nos ha pagado todavía la nómina de octubre, cuando legalmente debería haberlo hecho el 1 de noviembre.
Nuestra lucha también ha comenzado a tener un carácter comarcal, ya que tras la amenaza del empresario de hacernos suspensión de pagos, la lucha no es sólo por 43 puestos, sino por los 200 puestos de trabajo. No podemos permitir que un empresario, siniestro y especulador, juegue con el futuro de 200 familias y produzca un empobrecimiento en Olite y toda la Comarca, que tenga un efecto económico negativo, en el comercio, la construcción y los servicios, sobre todo cuando la pérdida de puestos de trabajo se extiende también a otras empresas de la Comarca.
El empresario, sabiendo que no tiene la razón de su parte, se ha lanzado a una campaña de intoxicación y calumnias, hacia el Comité de Empresa y el sindicato que nos asesora, CCOO. Nos acusa de estar manejadas por oscuros intereses, y «agitadores profesionales» como si las trabajadoras fuéramos tontas y no supiéramos por qué estamos en lucha desde hace dos meses y medio. Se nos acusa de pertenecer a un sindicato muy radical, como si ser radical en la defensa de los intereses de los trabajadores fuera un defecto en vez de una virtud. Pero se olvida, que quien en reiteradas ocasiones ha pedido el diálogo y la negociación, sea ante el Tribunal Laboral, sea ante el Gobierno de Navarra o directamente ante el empresario, han sido siempre los representantes de los trabajadores y sus asesores.
De hecho, varias veces hemos tratado de que nuestro conflicto se tratara en el Parlamento, lo que fue impedido por el PSN-PSOE en la Mesa de Portavoces. Sin embargo, fruto de nuestra presión, el PSN-PSOE ha cambiado de posición, de lo que nos congratulamos, y en los próximos días acudiremos al Parlamento a expresar nuestras demandas, que los representantes populares deberían asumir.
También se está tratando de romper la lucha, dividiendo a la plantilla y tratando de enfrentar a UGT (minoritaria, con dos delegadas) con el resto del Comité de Empresa (mayoría de 7 independientes en las listas de CCOO). Pero todo esto son calumnias empresariales, que además de demostrar desesperación, expresan la catadura moral de los que firman escritos de la Dirección de Eurovestir enviadas al domicilio de todos los trabajadores de la empresa.
Pese a todos los obstáculos, vamos a seguir luchando. La concentración de hoy es un eslabón más de la lucha que vamos a continuar los próximos días. Seguimos abiertas a la negociación, no a la rendición incondicional. Somos trabajadoras, no esclavas, queremos trabajar dignamente, con nuestros derechos laborales, no ser carne de cañón para cualquier empresario, sin proyectos y sin escrúpulos.
Os hacemos un llamamiento a todos para que, allá donde trabajéis, expliquéis las razones de nuestra lucha y en la medida de vuestra posibilidades nos deis vuestra ayuda. También queremos hacer un llamamiento al Gobierno de Navarra para que, cumpliendo con su obligación, no permita a empresarios de este tipo actuar como lo está haciendo el de Eurovestir, obligándole a que asuma las peticiones de los trabajadores y le impida empobrecer una Comarca como la nuestra. Muchas gracias por escucharnos, por vuestra solidaridad y por vuestra comprensión, nunca la olvidaremos».

Comunicado leído por la Presidenta del Comité de Empresa.
Olite, 14 de noviembre.