nc27 - Por el mantenimiento del empleo
Victorio Luzuriaga (Estella-Navarra)
Por el mantenimiento del empleo

La Dirección de esta fábrica de bloques de motor para el sector del automóvil, inició el dos de noviembre el periodo de consultas legal sobre un Expediente de Regulación de Empleo (E.R.E.) que supondría el Despido Colectivo de 136 trabajadores fijos, por un lado, y de todos aquellos que, de entre un colectivo de 40 de mano de obra indirecta y estructurales, no aceptasen la novación de sus contratos para pasar a ser mano de obra directa. Así, teóricamente, el número de Despidos podría llegar a 176 de una plantilla que, a 18 de octubre de 1999, componían 850 trabajadores, una vez que 34 trabajadores hayan pedido la cuenta entre julio y octubre.

Quedarían en la calle, por orden inverso a su antigüedad, los trabajadores fijos, jóvenes en su mayoría, que hasta mayo de este año tenían contratos de fijos discontinuos con un mínimo de 400 horas (12) y 800 horas (78) anuales garantizadas (aunque en la práctica en años pasados venían teniendo jornada casi completa), y los últimos 43 que, agotado el máximo de tres años de contratos eventuales, se convirtieron en fijos.
Arrinconado el «Plan Tafalla-2000» de hace tres años que hablaba de aumentar la producción hasta 100.000 toneladas-año y la plantilla hasta unos 1200 trabajadores, la producción en 1999 va a quedarse, después de cuatro E.R.E. de jornada, en torno a las 63.000 toneladas, tras haberse reducido pedidos importantes como los bloques para Ford. Pese a ello no habrá pérdidas, después de dos años de beneficios (145 millones en 1997 y 408 millones en 1998).
El Director de Recursos Humanos, a la vuelta del verano, en declaraciones al «Diario de Noticias», argumentaba que «está claro que la merma en los pedidos no es una cuestión puramente coyuntural, ya que existe una marcada tendencia en el mundo del motor a cambiar hacia materiales de aluminio, cuando nosotros fabricamos en hierro». Por ello, «actualmente, la plantilla de Victorio Luzuriaga está sobredimensionada. Hemos tomado la decisión de ajustar la plantilla a las necesidades reales de la producción, lo que va a implicar el Despido de entre 100 y 200 trabajadores». Ahora, la cifra ya la han concretado. En relación con los E.R.E. decía que «no podemos seguir por esa línea, porque a los trabajadores se les está terminando la prestación por desempleo y tanto la empresa (complemento al 100% del salario)  como la Administración están soportando costes innecesarios». Todo ello reconociendo que V.L. es «una empresa con un altísimo índice de productividad».
El Comité de Empresa, rechazando de entrada la reducción de personal con medidas traumáticas, propuso que el año 2000 fuese un «año puente» mientras se elaboraba un Plan de Futuro que asegurase el empleo, a lo que Dirección se ha negado. No basta con achacar los actuales problemas a la pérdida de clientes, aunque influya. La causa de fondo está en la falta de inversiones y desarrollo tecnológico, carencias que, si existían en tiempos de la anterior propiedad, se ha agravado en los 10 años transcurridos desde que el Grupo FAGOR compró V.L.
En consecuencia, va a exigirse al Grupo FAGOR que desbloquee las inversiones para solucionar los actuales cuellos de botella (en machería y en la modificación de la línea de moldeo), como condición necesaria aunque no suficiente para despejar las incertidumbres sobre el futuro de la planta. En vez de Despidos lo que hace falta es un Plan de Futuro que contemple la diversificación de la producción (bloques de aluminio, premecanizado, piecerío...) acompañada de inversiones que modernicen la fábrica. Las declaraciones empresariales de «apuesta por el futuro» tendrán escasa, si alguna, credibilidad mientras no vayan acompañadas de hechos (Inversiones y Planes).
Contra el E.R.E. se ha aprobado un plan de movilizaciones que incluye varios días de huelga antes del fin de noviembre y una manifestación Tafalla-Pamplona (35 kilómetros, parte a pie, parte en autobús) el día 30. Así mismo, está previsto realizar una manifestación en Tafalla el domingo día 28 de noviembre, que sería convocada conjuntamente con las trabajadoras de Eurovestir de Olite que están en lucha contra otro E.R.E.
El Director de Recursos Humanos acababa diciendo, en la entrevista citada,  que «es injustificable que se cree un ambiente de tanta alarma social que, además, va a ser negativo para Tafalla». ¿Cómo quiere la Dirección que no la haya si se está pretendiendo reducir un 20% la plantilla de la empresa más importante de la Comarca y la segunda más grande del Metal de Navarra? ¿Acaso espera que los trabajadores se queden cruzados de brazos ante este nuevo ataque brutal contra el empleo?
Una vez más, la movilización unida de la plantilla es el único camino para desbaratar los planes de la patronal que, de llevarse a cabo, serían un desastre para toda la Comarca.