Navarra- Vª Asamblea de IUN/NEB
Navarra- Vª Asamblea de IUN/NEB

Una oportunidad perdida

Javier Jimeno - Cabeza de Lista de la Corriente «Opinión Abierta»a la Comisión Ejecutiva de IUN/NEB.

El 18 de diciembre de 1999 se celebró la Vª Asamblea de Izquierda Unida de Navarra/Nafarroako Ezker Batua (IUN/NEB), nuevas siglas que se acordó utilizar para que el nombre de nuestra organización estuviera bien expresado de forma bilingüe en castellano y euskera.

Los temas a debate eran muchos e importantes, como quedó reflejado en el debate previo a la Asamblea con la presentación de dos enmiendas a la totalidad del Documento Político.

Desgraciadamente el debate se caracterizó por su brevedad, dado que la mayoría, defensora de la ponencia oficial, optó por reducir sus intervenciones al mínimo para garantizar una asamblea rápida. Hasta tal punto fue así que teniendo prevista la finalización de los debates a las 7 de la tarde para pasar a la votaciones de candidaturas a Coordinador, Comisión Ejecutiva y Consejo Político, estos finalizaron a las 6.

En 6 horas se zanjó tanto el Informe de Gestión, como el debate político y organizativo de una asamblea con la presencia de 195 delegados. Esto es profundamente llamativo cuando la Asamblea se celebraba justo después de la elecciones Europeas, Autonómicas y Municipales, en las cuales nuestra federación ha sufrido un descenso muy acusado de votos.

En mi opinión los aspectos más preocupantes de los resultados de la Asamblea son:

1.- La ausencia de autocrítica al trabajo desarrollado en Navarra, atribuyendo los malos resultados electorales obtenidos al discurso político federal, sin entrar a valorar prácticamente el discurso político desarrollado en Navarra.

2.- La reafirmación de una política respecto al modelo institucional de Navarra basada en la defensa del actualmente vigente, obstaculizando con ello la apertura de nuestro proyecto a un sector de la izquierda de Navarra que no está de acuerdo con el mismo.

3.- Apostar por mayorías de progreso como alternativa a UPN que pueden terminar pasando por una acuerdo con PSN y CDN, para reeditar gobiernos Tripartitos que han fracasado en el pasado tanto en el Gobierno de la Comunidad como en el Ayuntamiento de Pamplona.

Mi sensación durante la Asamblea era la de estar presenciando como una mayoría de «rodillo» pasaba sistemáticamente por encima de la opiniones minoritarias sin intentar tomar en consideración casi nada de nuestras aportaciones.

La oposición a las propuestas de la mayoría estaba dividida en dos corrientes, una respaldada por la mayoría de la dirección del Partido Comunista de Navarra en esos momentos y otra, autodenominada Corriente de Opinión Abierta, formada por militantes comunistas, compañeros agrupados en torno a la revista marxista Nuevo Claridad e independientes.

La correlación final de fuerzas fue de un 69% la mayoría, y un 15,5 % cada una de las otras dos corrientes. En concreto en la Comisión Ejecutiva la mayoría obtuvo 11 representantes, la Corriente de Opinión Abierta 3 y 2 la encabezada por Ángel Tamames. Respecto al Consejo Político 26 representantes la mayoría, 5 la Corriente de Opinión Abierta y 4 la encabezada por Juan José Bueno.

Una de las conclusiones más lamentables de esta Asamblea es que la semana siguiente a su celebración alrededor de 20 militantes del Partido Comunista de Navarra abandonaron esta organización e Izquierda Unida de Navarra.

Me parece bastante poco serio que estos compañeros se negasen a formar una oposición plural y amplia antes de la Asamblea, lo cual benefició a la mayoría, para posteriormente abandonar la organización.

Espero y deseo que con todos los que se han quedado en IUN/NEB podamos colaborar en el futuro pues son más las ideas que nos deberían unir que la que nos deben separar.

En conclusión pienso que esta Asamblea no ha cerrado los debates de fondo sobre el futuro de IUN/NEB pues volverán a surgir tras las elecciones Generales y cara a la VIª Asamblea Federal, donde todos tendremos que reflexionar sobre el futuro de nuestra organización y la disposición a construir un verdadero proyecto federal unitario que supere la deriva de IU en los últimos años hacia una especie de «reino de Taifas».