Sobre el movimiento estudiantil

Sobre el movimiento estudiantil

Es necesaria una organización unitaria y democrática

A continuación publicamos una enmienda elaborada por Pablo Hijar, responsable del Área de Juventud de IU de Aragón y miembro de la Ejecutiva del Sindicato de Estudiantes de Izquierdas.

Presentación de la enmienda

En los documentos, declaraciones y juicios de muchos compañeros y dirigentes se menciona constantemente la 'renovación', incluso aquellos que en apariencia nada tienen de 'nuevos' se apuntan al carro. La presente enmienda pretende sin duda sustituir el mito de la 'renovación' por el crecimiento de la afiliación juvenil y la apuesta por nuestros jóvenes militantes como necesario relevo que llegará de forma natural.

IU debe comprometer a los jóvenes en la lucha social y en el debate político como un importante factor en la extensión futura de nuestro proyecto.

Pero no podemos dejar de lado que esto sólo se dará si estamos dispuestos a ello, si comprendemos que sólo en la medida que IU sea útil para los jóvenes que luchan, estos se agruparán junto a nosotros. La actual época de desmovilización social, no evita que exista una amplia capa de jóvenes dispuestos a 'salirse del tiesto', lo que invalida de antemano expresiones del tipo 'todo está muy mal' o 'los jóvenes son todos unos borregos'. De hecho, los jóvenes estudiantes han dado una lección de dignidad en los últimos años, enfrentándose a un ambiente general nada propicio y a la parálisis de la izquierda.

El pasado curso, entre febrero y abril, se convocaron 3 huelgas generales en la mayor parte del Estado, tanto para protestar contra el endurecimiento de la selectividad, como sobre todo por frenar la reforma de la LRU que pretenden los rectores de la CRUE y el gobierno. Si bien el endurecimiento de la selectividad se detuvo en parte, las pretensiones privatizadoras y neo-liberales de la CRUE (plasmadas en el Informe Universidad 2000, más conocido como Informe Bricall en dudoso honor para el coordinador del informe J.M. Bricall) siguen adelante. La mayoría de las reivindicaciones siguen sin ser atendidas, y por supuesto aparecerán otras nuevas, por lo que es fácil que tarde o temprano se den futuras movilizaciones.

La enmienda propone que IU se comprometa a fondo con la lucha de los estudiantes de izquierdas y sobre todo con la unificación de los mismos bajo la bandera común de la defensa de la enseñanza pública y la transformación social. Queremos —los autores de la enmienda, comprometidos en la militancia juvenil de IU—, que IU realice un esfuerzo por impulsar la creación de una Federación estatal unitaria y democrática que supere la división y atomización de nuestros compañeros estudiantes, un verdadero freno en sus constantes movilizaciones y causa en numerosas ocasiones de enfrentamientos injustificados entre direcciones que dicen luchar por los mismos intereses. IU debe comenzar el proceso contando con todos aquellos dispuestos a anteponer los derechos e intereses de los hijos de los trabajadores por encima de absurdos intereses burocráticos. En definitiva, creemos que es ésta una apuesta vital para fortalecer la izquierda transformadora entre los jóvenes.

Enmienda de adición como apartado al punto 4, añadiéndose como punto 4.4. Así el apartado La información una cuestión de organización, pasaría a ser el apartado 4.5.

4.4. Construir IU como referente de la juventud que lucha

IU como movimiento político y social, que apuesta por la superación de la fase histórica del capitalismo, debe tener en cuenta la cuestión juvenil como uno de los factores decisivos en el desarrollo de una alternativa social. Si bien IU comprende que la locomotora del movimiento deben ser los trabajadores, pues en sus manos esta el control de la producción y distribución capitalista, y por tanto nos afirmamos en un necesario compromiso de clase, no podemos desatender que la juventud ha sido siempre un sector muy activo en la lucha por una sociedad mejor. El Movimiento Estudiantil, fiel reflejo de la frustración de generaciones enteras de jóvenes hacia este sistema injusto, ha sido un verdadero tormento para los capitalistas, ha protagonizado, y en la mayor parte de las veces anticipado, grandes procesos sociales.

Nuestra propia tradición política nos recuerda el papel jugado por los estudiantes de la FUE (Federación Universitaria Escolar), creada en 1927 en contra de la influencia religiosa en la enseñanza, la represión política y sobre todo en la expansión de las ideas revolucionarias entre la juventud. También podemos destacar en la época final del franquismo la creación de la FUDE (Federación Universitaria Democrática Española) que promovió las luchas estudiantiles tanto por la democratización de la enseñanza como de la sociedad y en muchas ocasiones en solidaridad con las luchas del incipiente Movimiento Obrero de aquellos años. Pero no son estos dos ejemplos casuales, la FUE y la FUDE han sido las dos únicas federaciones estatales de la historia del Movimiento Estudiantil en el Estado español y las dos tienen en común ser iniciativa de los principales partidos de la izquierda en aquellos momentos, algo que hoy no ocurre por desgracia. Los jóvenes estudiantes de hoy siguen movilizándose, siguen mostrando una sociedad en crisis incapaz de garantizarles un futuro digno. Pese al cuento de la competitividad: 'ser el mejor es lo que importa', los hijos de los trabajadores y la mayoría de los jóvenes saben que esa no es una solución para todos. Pisar al de al lado sólo beneficia a los de siempre. Saben que les aguarda la precariedad, las ETTs, los salarios de miseria, la falta de cobertura social y el paro. Todo el potencial creativo de una generación es desperdiciado en nombre del sacrosanto beneficio económico. Desde la llegada al gobierno de la derecha en el 96 el movimiento estudiantil ha sido uno de sus peores enemigos. Ocho huelgas generales, cientos de movilizaciones locales y un incipiente debate político son sin duda un botón de muestra de lo que se prepara en la trastienda. Durante estas movilizaciones una y otra vez miles de estudiantes se han topado con una única respuesta del gobierno: seguir privatizando y recortando los fondos reales dedicados al sistema público de enseñanza, aderezado con cargas policiales en las grandes ciudades en un reguero de actos represivos memorables (como los ocurridos este mismo año en las calles de Madrid). Pero sobre todo, al igual que les sucede a los trabajadores que han luchado estos últimos años (RENFE, Tabacalera, Astilleros...), el peor enemigo ha sido el aislamiento y la falta de un apoyo decidido por parte de las principales fuerzas de la izquierda.

IU quiere que esta VI asamblea sea el impulso para una mayor participación activa en el movimiento juvenil y en especial en el terreno estudiantil. El papel a jugar por la juventud luchadora en nuestro proyecto común es el desarrollo de una IU reflejo de sus problemas y reivindicaciones, no queremos 'intervenir' el movimiento estudiantil, sino ser parte de él impulsando el trabajo de nuestros compañeros jóvenes.

IU tiene en la enseñanza un terreno ideal para contrarrestar la ofensiva reaccionaria de los medios de comunicación, las grandes editoriales y sobre todo de nuestro atrasado sistema educativo. Los estudiantes no son sujetos pasivos, quieren intervenir en la configuración de su futuro y de su enseñanza e IU debe estar presente en sus deseos de una sociedad mejor donde el futuro no dependa del dinero con el que naces.

Teniendo en cuenta lo anteriormente descrito, y añadiendo a esto la propia debilidad de un movimiento estudiantil fragmentado, cuando no enfrentado por intereses que nada tienen que ver con sus reivindicaciones, IU colaborará activamente en un futuro proceso de unificación democrático del Movimiento estudiantil para crear una Federación estatal de estudiantes de izquierdas. No pretende IU decir a los estudiantes lo que han de hacer, pero sin duda que el desarrollo de una organización unitaria y democrática daría un inmenso impulso a la lucha política de la juventud como ya lo demostraron las cortas vidas de la FUE y la FUDE. Los intentos actuales de importantes sectores del estudiantado vinculados a IU y a otras opciones de izquierdas de unificar posiciones, deben encontrar en IU una respuesta que de sentido a nuestro movimiento político y social entre la juventud como referente unitario de la izquierda transformadora. En definitiva IU abrirá el proceso colaborando en la convocatoria de una Convención estatal de estudiantes de izquierdas, abierta y democrática junto con todas aquellas organizaciones y personas dispuestas a ello. No pretendemos definir como debe ser ese frente común, sólo queremos colaborar en su futura existencia y formar parte activa en él poniendo todos nuestros medios posibles en su desarrollo, trabajando codo con codo con los jóvenes que no se conforman con lo que les ofrece el sistema.