Los salarios de los cargos públicos

Los salarios de los cargos públicos

A continuación publicamos el texto de una enmienda de adición presentada en la Asamblea de Vicálvaro (Madrid) por Alberto Arregui y Jesús María Pérez.

  Exposición de motivos:

El desempeño de cargos públicos en los distintos ámbitos de representación, Ayuntamiento, Parlamento Autonómico, Cortes Generales, Senado, Parlamento Europeo...y la consiguiente profesionalización de esta actividad política, ha ido sufriendo un deterioro creciente de imagen ante la opinión pública. Son muchos los factores que han contribuido a ello, cuyo análisis exigiría un estudio del contexto político en que ha tenido lugar, no es ese el propósito de esta enmienda, en la que queremos limitarnos a uno de los factores que, a nuestro entender, ha contribuido a esa mala imagen de 'los políticos'. Se trata sencillamente de los salarios que fijan los distintos órganos para sus componentes.

En un país con altos índices de empleo precario, con pensiones ridículas y un SMI escuálido, la fijación de percepciones salariales que se distancian escandalosamente de la media salarial de la clase trabajadora contribuye a dar una imagen de los políticos alejados de la realidad de la población a quien dicen representar.

Es ya un viejo pensamiento socialista el afirmar que 'las condiciones de existencia determinan la conciencia'. Es muy difícil que un parlamentario europeo con un sueldo millonario se identificque con los problemas cotidianos de una población sometida a la precariedad y los bajos salarios y que sienta la urgencia que ellos sienten por resolver sus acuciantes problemas. Tiene cierta lógica que la derecha defienda salarios de privilegio, no sólo es acorde a su ideología sino que contibuye a integrar en el sistema a quienes aceptan estas condiciones de existencia, pero en el caso de la izquierda resulta un error político y un desatino ético aceptar que los cargos públicos puedan fijarse ellos mismos unos salarios que no defienden para el conjunto de la población. No sólo eso sino que aún resulta más escandaloso que con una media de aumentos salariales por convenio de un 2'8%, que en el caso de los funcionarios ha sido de tan sólo un 2%, podamos ver aumentos salariales, a favor de los cuales han votado algunos cargos de IU, que suponen un aumento del 30% y más.

A veces se puede justificar esta actitud como un medio de financiación de la organización, pero no debemos confundir la exigencia de financiación pública con la excusa para defender una política errónea.

Por todo ello proponemos el siguiente texto como enmienda de adición:

Los cargos públicos de IU defenderán en las instituciones respectivas que los salarios de los cargos electos de plena dedicación no puedan rebasar en ningún caso la cantidad que resulte de multiplicar por 5 el SMI vigente en cada momento. El porcentaje de los aumentos salariales se limitará a la media de los aplicados en los convenios del correspondiente ámbito territorial.

En el caso de que, con nuestra oposición, se produzcan dichos aumentos los representantes de IU harán pública su intención de contribuir a la lucha política con la cantidad que sobrepase el salario medio existente en el ámbito territorial representado en la institución correspondiente. n