Elecciones presidenciales, apagones en California y cierres de empresas
Ver versión original

Cartas desde el país del dólar

Elecciones presidenciales, apagones en California y cierres de empresas

Nat Lerner
Salinas, California, USA
enero de 2001

Este trabajo pretende ser el primero de lo que puede llegar a ser un serie de artículos acerca de los EEUU dirigidos, en primer lugar, a personas que no son de aquí y se interesan por las noticias alternativas, que no se encuentran en las portadas de la prensa no estadounidense, o un análisis un poco más a fondo de estas noticias.

La controversia de las elecciones presidenciales continúa
El sábado el 6 de enero, 2001, el saliente vicepresidente Gore presidió la sesión conjunta del Congreso y Senado que finalmente ratificó los votos del Colegio Electoral para la Elección presidencial 2000. Lo que era de particular interés es que 15 de los Representantes Demócratas se opusieron al resultado. La representante Alcee Hastings se opuso debido a «las pruebas aplastantes de mala conducta oficial». Aunque hasta los medios dominantes tuvieron que admitir que no todos los 15 pertenecen a la Fracción Negra, ninguno de ellos se atreve a aludir al escándalo que se avecina. Mientras admiten alegremente que pudieron tener algunas discrepancias sobre lo sucedido en Florida nadie está realmente dispuesto a hacer frente a las principales contradicciones nacionales.
La décimocuarta enmienda de la Constitución exige un trato igual ante la ley, la décimoquinta enmienda protege el derecho al voto para toda raza y la ley electoral de 1965 prohibe las excusas falsas que niegan a la gente el derecho al voto. ¡Aún así la administración de las elecciones permanece en manos de la maquinaria oficial[siempre vinculada a uno u otro partido] a nivel de cada condado!
Lo que se destapó, asombraría a cualquiera que pensaba que las luchas por los derechos civiles de los 60 se han acabado. No fue sólo en Florida sino también en muchos más estados donde distritos con la vieja e ineficaz maquinaria electoral produjeron recuentos «bajos» (6% en algunos distritos de Chicago) [Se refiere a que ese porcentaje es el voto que se pierde por que las máquinas de recuento no los contabilizan] y todos fueron distritos en los que predominan las razas minoritarias. ¡Pero habrá más por descubrir!
Cynthia McKinney, una congresista de Georgia, escribió en un articulo en diciembre: «la supresión de los votantes minoritarios se produce de muchas formas. Es desafortunado cuando hay policías blancos bloqueando la entrada a un distrito y negándose a permitir el libre acceso a los votantes debido a su convicción errónea de que la congresista no ha apoyado la subida de sus salarios pero, aún peor, muestra una falta de respecto total a la gente que intentaba ejercitar su derecho al voto. Así ocurrió en una zona electoral en mi distrito. ...De tener que formar cola, a veces bajo la lluvia, en algunos casos hasta durante cinco horas, es algo lamentable y no debe ser tolerado en ningún sitio. …Manteniéndose en una cola durante horas para llegar a la mesa electoral, que te digan que no estás en el sitio adecuado para votar y, como no hay tiempo para ir al otro sitio, no puedas votar, lo siento, pero es inaceptable. Pero es lo que ocurrió vez tras vez en mi distrito. …Para echar sal en la herida hay informes de que estaban animando a la gente a irse en vez de esperar y votar a partir de las siete horas, aunque la gente hacía cola desde bastante antes de las siete.
Por tanto, no tiene que sorprendernos que el 20 de enero, el día en que se investirá a George W. Bush como Presidente, también será «un día de Resistencia en Washington DC… para protestar en contra de la instalación de un régimen ilegítimo» según Ron Daniels, Director Ejecutivo del Centro para los Derechos Constitucionales. Esta historia no se ha acabado.

¿La soleada California?
Mientras que las dos últimas semanas del año 2000 nos trajeron apagones causados por las lluvias frías, que derrumbaron líneas eléctricas, y ventiscas de nieve con las temperaturas más bajas nunca registradas en el centro, sur y este de los EEUU, California experimentó su diciembre más seco en mucho tiempo con temperaturas cálidas para la época en todo el Estado. ¿Por qué no estamos contentos?
¡Nuestras más grandes empresas eléctricas, que después de reivindicarlo lograron vender sus centrales eléctricas en un ejercicio de privatización y desregulación, están ahora quejándose de que tienen que subir los precios al consumidor! Las Eléctricas pidieron un aumento del 30% argumentando que se enfrentaban a la bancarrota. Los grupos de consumidores se opusieron al aumento. El gobernador de California, Gray Davies un demócrata que recibió grandes donativos de las empresas eléctricas pero cuyos votantes son todos consumidores de electricidad pobres o de clase media, intentó mediar entre las dos partes. Inmediatamente, Ralph Nader comentó: «creo que la carrera política del Gobernador Gray Davies está pendiendo de unos pocos kilovatios/hora».
Más tarde, la Comisión de Empresas Eléctricas ordenó un aumento del 9% para la empresa PG&E (Pacific Gas & Electric). ¿Los políticos de Sacramento (capital del Estado) van a derogar las leyes de privatización? Algunos dicen que no se puede, otros preguntan ¿Por qué no? Mientras tanto la previsión del tiempo es de más frío y más lluvia para el resto de enero.

Fin de la carretera para Montgomery Ward
A nadie le gusta recibir malas noticias en Navidad. Por tanto la gente con corazón las guarda para después. El señor Roger Goddu, ejecutivo en jefe de Montgomery Ward, debe tener un gran corazón porque esperó hasta el 28 de diciembre para declarar que el almacén de Montgomery Ward en Salinas iba a cerrarse permanentemente con la pérdida de 126 puestos de trabajo (0,1% de la población de la ciudad) Este es el primer síntoma de que «el auge sin precedentes» se está acabando. Así fue como se reflejó en las portadas de los periódicos de Salinas. La realidad era aún peor. Los 252 almacenes desperdigados en 31 estados de esta famosa cadena con base en Chicago van a cerrar con la pérdida de 37.000 puestos de trabajo. La empresa lleva 125 años de existencia y se dice que inventó a Rudolf el reno [Reno que tira del trineo de Papa Noel, personaje que se supone un invento de esta empresa] y la venta por correo.
Este cierre tiene un impacto en la psicología colectiva mucho más grande que la desaparición de la última empresa «punto.com». Muchas generaciones han hecho la compra en Montgomery Ward, directamente o por correo. Su muerte es aún más indicativa de los problemas económicos que se avecinan que la reducción de los tipos por la Reserva Federal a principios de enero.
La mayoría de las tiendas han informado de ventas más bajas de las previstas y nos queda preguntar cuanto más puede durar un auge basado en el consumo si los ingresos del gran parte de los trabajadores suben por debajo del nivel de inflación.