Ejemplar lucha de los trabajadores del Metal de Huelva - 4.500 trabajadores y sus familias plantan cara a la patronal

Ejemplar lucha de los trabajadores del Metal de Huelva

4.500 trabajadores y sus familias plantan cara a la patronal

La huelga de un mes que han protagonizado los trabajadores del sector del metal en la provincia de Huelva, es el acontecimiento más importante protagonizado por la clase obrera onubense desde la transición, no sólo por su masiva participación e impacto en la sociedad, sino también por el papel que ha jugado cada agente social, en realidad, los empresarios defendiendo sus beneficios, los políticos del PP defendiéndolos, los dirigentes sindicales desbordados, los medios de comunicación, desinformando con una campaña mediática contra los trabajadores y sus familias, y por último la policía defendiendo los sacrossantos privilegios de unos pocos.
La huelga indefinida comenzó el 27 de septiembre votada masivamente por la mayoría de los trabajadores constituidos en Asamblea permanente, y terminó el 27 de octubre a las 21,25 horas, votando la mayoría de la Asamblea a favor de un acuerdo que recogía: un incremento salarial del 4 % para el 2000, y el IPC real más medio punto para los años 2001 y 2002, plus de toxicidad, penosidad y peligrosidad consistente en el 8% del salario base para el año 2000, 10% para el 2001, 15 % para el 2002 y 20% para el 2003, dos días inhábiles de trabajo el 24 y 31 de diciembre, plus de transporte consistente en 4 billetes de autobuses urbanos, póliza de seguro que garantiza la incapacidad permanente total por accidente hasta 3.900.000 pesetas, integración de las tablas salariales de comercio a las industrias del convenio de montaje al 1% anual. Y ahora, una vez finalizada la huelga, parece que nos han regalado las cosas a los trabajadores y que sólo son los empresarios los que han perdido. No se habla de los 400 millones de salarios perdidos por los trabajadores. O peor aún no se menciona lo que año tras año han venido perdiendo en salario y salud los trabajadores y sus familias.






Entrevista a Manuel Jiménez, coordinador de IU-LV/CA de Rociana del Condado (Huelva), trabajador de la empresa eléctrica ATIACSA y miembro del comité de huelga del metal.


Manolo, ¿a qué ha sido debido la huelga indefinida que habéis protagonizado el sector del metal y automoción?

Hace 5 años que no teníamos una reunión con la patronal, a ésta le venía muy bien seguir con la situación actual, de desprotección de los trabajadores, así podía seguir controlando el sector, pero el vaso rebosó, por la carestía de la vida y los abusos de la patronal.
Los trabajadores en asamblea masiva el 15 de septiembre votan por mayoría absoluta ir a la huelga indefinida a partir del día 27 del mismo mes. Es la primera vez que ha habido una huelga de estas características en la provincia de Huelva desde la transición, sobre todo tan masiva. Los 4.500 trabajadores que componen el sector la han secundado en su totalidad y cada día que pasaba, y los medios de comunicación nos hacían el boicot. El apoyo de los trabajadores y el pueblo de Huelva fue el mayor apoyo. Lo que ha sido una vergüenza fue la actuación de la prensa y las televisiones que se autoproclaman independientes, lo serán de los trabajadores, porque, de la patronal bien dependientes que son. Pero eso nos ha hecho sentirnos más solidarios y unidos.

¿Qué actitud han tenido los sindicatos de Huelva?

En un principio pensaban que todo iba a terminar pronto y en cierta manera les cogió por sorpresa el desarrollo de los acontecimientos. Me refiero a los dirigentes, ya que los trabajadores afiliados a las centrales sindicales estaban desde el primer día presionando a sus sindicatos para que apoyaran la huelga hasta el final. Desde el inicio los dirigentes se vieron presionados, por lo que apoyaron desde el primer día a la Asamblea y al comité de huelga. Hay que dar las gracias a todos y en especial felicitar al SU que desde el comienzo ha estado como uno más, dando continuidad a la dirección de la lucha, sobre todo cuando la patronal y sus acólitos estaban deseando que la huelga terminara cuanto antes o fracasara, para así dar un escarmiento a los trabajadores.
Una tarde se presentó Juan Manuel García Pedraza dirigente del SU informando que las otras dos centrales CCOO y UGT habían firmado un preacuerdo con la patronal a espaldas de la Asamblea, cuando sabían que no lo íbamos a aceptar. Él se levantó ante tanto compadreó y porque los apartados y acuerdos eran totalmente inaceptables, además, teníamos como máxima que, por muy poco importante que fuera cualquier punto de la negociación, había que someterlo a la decisión de la asamblea, ya que nos reuníamos todos los días, sobre todo cuando la prensa estaba "desinformando" planteando que se había firmado por la mayoría. Cuando nos enteramos de que nos estaban engañando, nos sentimos humillados. Si la asamblea era soberana, ¿cómo se estaba hurtando a los trabajadores, y en nombre de ellos, las decisiones? Por supuesto, les obligamos a que dieran marcha atrás.
Después de esto seguimos con la lucha y la movilización, pero vigilando a los negociadores, sobre todo porque sabíamos que las empresas ya estaban sufriendo las consecuencias de la falta de material ya que estaban al límite de los stocks de mercancías. Comenzamos a organizar los piquetes desde las 8 de la mañana, para dirigirnos a las empresas y al Polo químico, para evitar la entrada de camiones llenos de material.

¿Qué otros frentes de lucha habéis mantenido?

Primero decirte que nos trajeron otro preacuerdo, que tampoco lo aceptamos. Entre este toma y daca en la mesa de negociación, estuvimos sometidos a todo tipo de presión, ya que la huelga se estaba prolongando indefinidamente sin posibilidad de hacer retroceder a la patronal y sus lacayos, pero nos sostuvimos contra viento y marea, a pesar de los palos de la policía, por la sencilla razón de que estabamos defendiendo el pan de nuestros hijos.
Yo he visto la lucha muy dura, sólo el SU y Juan Manuel han estado ayudándonos y dando la cara en todo los sitios, incluido en las manifestaciones, lo mismo que IU y su coordinador provincial, Pedro Jiménez. Los dirigentes de CCOO y UGT también estuvieron en la manifestación organizada por las mujeres del metal que contó con más de 2.500 personas. Todos los actos los organizábamos un día antes en la asamblea, el piquete que fue atacado por la policía era de 400 trabajadores.
Por otra parte, la organización y la lucha de nuestras mujeres ha sido ejemplar, desde el primer día apoyándonos y haciendo una recogida de firmas por toda la provincia, llevándose recogidas el último día de la huelga más de 6.500, lo que refleja un contundente argumento para todos aquellos que piensan que la clase obrera está aburguesada y que sólo piensa en el consumo, lo que queremos los trabajadores es vivir dignamente.

¿Cómo fue la carga de las fuerzas de orden público?

Más bien había que decir las fuerzas de los desórdenes públicos, pues la policía democrática se convirtió en la defensora a ultranza de la patronal, por supuesto mandados por el Gobernado Civil, como no, miembro del PP. El comité de huelga exigió en un escrito la dimisión del gobernador, creo que las fotos lo dicen todo, la brutalidad de la policía hiriendo a 13 compañeros y deteniéndonos a 31, demuestra para qué está en última instancia la policía en el "Estado de Derecho", cargando contra 400 trabajadores indefensos con botes de humo, balas de goma y cargando en plan de guerrilla cada 16 o 20 metros, ellos con mascarilla, nosotros tratando de salir de ese infierno, para no ser detenidos, aunque los que fuimos tuvimos que pasar por el calvario de la comisaría durante 6 horas sin comer ni beber, bueno una botella de 2 litros para 31 detenidos. Ésta es la España del Sr. Aznar, mientras la banca y los empresarios están forrándose, a nosotros nos tiene sin "pan y con un poco de agua".

El comité de huelga pide la dimisión del subdelegado del Gobierno

A la atención del Subdelegado del Gobierno.

Los trabajadores del Metal de Huelva reunidos en Asamblea General con fecha 19/10/00, y ante los hechos ocurridos ese día manifiestamos lo siguiente:
Desde el 27 de septiembre venimos reivindicando un convenio para el sector del Metal que recoja las aspiraciones del conjunto de los trabajadores, y ante la negativa de la Patronal, que después de nueve meses se ha tomado la negociación como un puro cachondeo, la representación sindical se ha visto forzada a tener que tomar medidas para defender los derechos reivindicativos de los trabajadores; estas medidas de presión han sido totalmente pacíficas, y en ningún momento hemos pretendido convertir un problema laboral en un problema de orden público.
Esto ha venido ocurriendo hasta que usted, señor Subdelegado del Gobierno, dejándose influir por la parte enfrentada a los trabajadores, es decir, la patronal del Metal, ha dado la orden de actuar con su fuerza antidisturbios. La actuación de esta fuerza ha sido tan represiva que los trabajadores la han criticado sin paliativos. La violencia con la que se han ensañado, nos ha situado a algunos en épocas del puro y duro régimen franquista.
Los golpes, heridos, contusiones y más de treinta detenidos, rompen el Estado de Derecho que usted convierte en Estado de Sitio al privarnos de ejercer el derecho constitucional de huelga.
No sólo ha violado usted el derecho a la huelga, sino que también el derecho a la libertad de expresión con imágenes de la policía rompiendo cámaras de periodistas.
Al cargo público que usted detenta no le compete imponer la razón de la fuerza en una negociación colectiva. Pretender con cargas policiales que los trabajadores renuncien a sus justas pretensiones es contrario a una actitud democrática de la que debe ser espejo y ejemplo para el conjunto de ciudadanos/as.
Esta situación sólo se puede explicar desde su inexperiencia en el cargo. Pero en modo alguno actitudes como la demostrada por usted pueden ser justificables.
Si estos hechos son su tarjeta de presentación en nuestra provincia, parafraseando un dicho muy PPopular, los trabajadores en huelga indefinida del Metal de Huelva le decimos:

Váyase; Señor Carmelo Sanmartín, Váyase.

Adjuntamos un Anexo con firmas de ciudadanos/as de Huelva que piden su inmediata dimisión.
Huelva, 20 de octubre de 2000