Pan y Rosas La última película de Ken Loach

Cine

Pan y Rosas

La última película de Ken Loach

Ken Loach vuelve a traernos una excelente película, esta vez para acercarnos a la problemática de la mujer trabajadora. Ambientada en la norteamericana ciudad de Los Ángeles, "Pan y rosas" toma su título de un símbolo de la lucha de las mujeres y un himno del mismo nombre.

Recomendamos a todos que no dejen pasar la ocasión de disfrutar del buen hacer del director de Tierra y libertad, Rif raf, Lloviendo piedras…

¿Qué significa el lema "Pan y rosas"?

El 8 de marzo de 1909, más de quince mil trabajadoras marcharon por la calles de Nueva York exigiendo "Pan", es decir, mejores condiciones de trabajo, jornadas más cortas, mejores salarios, equidad en la paga y "Rosas", que significaba la conquista de una vida plena, llena de belleza y alegría.

Fueron violentamente reprimidas por la policía, pero su lucha quedó consagrada a partir de 1910, cuando Clara Zetkin propuso el estalecimiento del Día Internacional de las Mujeres, que se celebra desde entonces.

Desde entonces, el símbolo de una hogaza de pan y la rosa representan la lucha de las mujeres por un mundo mejor. En el mundo angloparlante existe un himno de las mujeres llamado "Pan y rosas", que dice lo siguiente, en una traducción libre al castellano:

Pan y rosas

conforme venimos marchando,
marchando
en la belleza del día
un millon de oscurecidas cocinas
un millón de talleres sin encender
son tocados por la súbita luminosidad
de un sol radiante que estalla
cuando la gente nos escucha cantar
¡Pan y rosas!, ¡Pan y rosas!

Conforme venimos marchando,
marchando
luchamos también por los hombres,
pues son nuestros hijos y nosotras,
nuevamente, sus madres.

Nuestras vidas, del nacimiento hasta el fin, no se disolverán en sudor.
los corazones también mueren de inanición,
como mueren nuestros cuerpos.
¡Dennos pan, pero también dennos rosas!

Conforme venimos marchando,
marchando
Nuestros cantos reflejan el grito angustiado
de un incontable número de mujeres que murieron demandando pan.
Sus espíritus apesadumbrados poco supieron del amor, de la belleza, del arte.
Es verdad, luchamos por el pan. ¡Pero luchamos también por las rosas!

Conforme venimos marchando
marchando
traemos con nosotras días mejores.
Cuando nosotras nos levantamos se levanta la sociedad entera.
Ya no más división entre quienes trabajan y quienes tienen derecho al ocio:
Diez muriendo de agotamiento para que uno repose.
Llegó ya el momento de compartir las glorias de la vida:
¡Pan y rosas!, ¡Pan y rosas!