Juventud - Reforma de la Enseñanza del PP - Toda la comunidad educativa tiene que movilizarse contra los planes del Gobierno

Juventud

Reforma de la Enseñanza del PP

Toda la comunidad educativa tiene que movilizarse contra los planes del Gobierno

Salvador Lou
Zaragoza

La educación pública sigue precarizándose gracias a la política del Partido Popular, plasmada ahora en su Reforma de la Educación. Una medida regresiva que afecta a todos los tramos educativos, desde la educación infantil hasta la universitaria, pasando por secundaria y los ciclos formativos.

En la educación infantil, a pesar del escaso presupuesto del que dispone y la falta de plazas públicas, se está llevando a cabo una política de convenios con los empresarios de la enseñanza privada. De esta manera los centros públicos ven como sus presupuestos se recortan en beneficio de la privada, impidiéndoles ofrecer el número de plazas suficientes, así como un mínimo de calidad. Concretamente en Aragón el gobierno autonómico ha firmado recientemente un convenio por valor de 325 millones con los empresarios del sector. Está política se está aplicando en todo el Estado, con más virulencia en las comunidades con transferencias educativas, las cuales favorecen este tipo de medidas.

No olvidemos que los conciertos con la privada fueron creados en respuesta a la falta de plazas públicas de los centros que salían del franquismo, sin embargo durante todo este tiempo no se ha invertido para crear suficientes plazas públicas, y la enseñanza concertada se ha transformado en parte del sistema educativo, suponiendo una lacra para la mejora de la enseñanza pública.

Fomento del fracaso escolar

En secundaria las medidas aplicadas desde el ministerio producen un mayor decrimento de la calidad de los institutos.

La llamada Ley de Calidad de la Enseñanza, va a ampliar los contenidos de Lengua, Matemáticas e Inglés en más de un 200%. Para ello pretenden reducir las horas dedicadas a Plástica y Educación Musical, asignaturas que despiertan el interés de los estudiantes por estas disciplinas, y que ayudan a desarrollar la creatividad. Sin embargo el horario de Religión (2 horas semanales), ni lo toca. Desde el Sindicato de Estudiantes de Izquierdas (SEI), de Aragón, pedimos la eliminación de esta asignatura para garantizar una educación laica, y que se deje la formación religiosa para horarios fuera del lectivo y fuera de los centros públicos. Las horas de esta asignatura deben dedicarse a mejorar la formación de los estudiantes en materias realmente útiles. Aún con las dos horas que el gobierno pretende sacar de Plástica y Música el aumento de los contenidos es abusivo, ya que no se barajan medidas de mejora de los medios de docencia (disminuir el número de alumnos por aula, más profesores de apoyo, mejora técnica de las instalaciones de los institutos…), y por lo tanto, otra medida a aplicar es el aumento del horario lectivo (por supuesto sin recortar la horas dedicadas a la formación espiritual). Nos oponemos a un aumento drástico de los contenidos a base de más horas (que siempre serían insuficientes con ese aumento del 200%), ya que sólo saturaría a los estudiantes, y las cifras de fracaso escolar se dispararían.

Si queremos mejorar la formación de los estudiantes, se debe empezar con una mejora en los medios de los que se disponen, para lo cual, evidentemente, se precisa de un aumento del presupuesto para Educación, algo fuera de las previsiones del gobierno. Posteriormente la cantidad de contenidos se podría aumentar satisfactoriamente. Evidentemente el objetivo del PP es expulsar con la mayor rapidez posible al mayor número de estudiantes del sistema educativo, para que pasen a formar parte del mercado laboral, donde les espera la explotación abusiva que padecemos especialmente los jóvenes.

Elitización de los institutos

Otra medida no menos reaccionaria es la intención de crear tres itinerarios en 3º de ESO. En el primero estarían los alumnos que accederían al Bachiller, en el segundo los destinados a los Ciclos Formativos y en el tercero, 'el itinerario basura', los que no llegarían más lejos de 4º de ESO, es decir los que desde 3º estarían excluidos del sistema educativo, para su posterior expulsión. Esta medida provoca una elitización de la enseñanza, ya desde la ESO, con una educación de primera, otra de segunda y hasta una de tercera. Los alumnos más problemáticos coinciden con los que tienen un rendimiento escolar más bajo, y por lo tanto son a los que les tocaría el tercer o segundo itinerario, de esta manera se les aísla del resto de compañeros, metiéndolos en 'aulas guetto', lo cual no ayuda a la integración ni a la solución de sus posibles problemas (familiares, sociales…) que generan su situación. De esta manera la misión integradora de la LOGSE se pierde por completo, aunque con los medios de los que se disponía hasta el momento tampoco había llegado a desarrollarse.

Por último la reforma de la educación secundaria pretende dar más poder a la figura del director, otorgándole derechos como el de expulsar a un alumno del centro sin pasar por el Consejo Escolar. La escasa democracia interna de los institutos, representada en dicho órgano, también se debilita.

FP: fábrica de mano de obra barata

En los Ciclos Formativos se mantiene la vergonzosa situación actual, es decir la oferta pública sigue siendo insuficiente (aumentando cada vez más en los centros privados, algunos de ellos subvencionados con dinero que debería ir a la mejora de los centros públicos y al aumento de sus plazas), y los medios con los que se dispone son claramente insuficientes.

Así mismo no se cambia la regulación de las prácticas, que siguen siendo sin remunerar y en las condiciones que marque el empresario. El gobierno del PP sigue ofreciendo una mano de obra barata (mediante contratos basura, como el contrato de formación) o, en la mayor parte de los casos, gratuita. Y los empresarios se siguen frotando las manos, al poder disponer de un porcentaje de su plantilla sin ningún coste (convirtiendo a los estudiantes en los esclavos del siglo XXI). No se suprime el examen para pasar de los de grado medio a los de grado superior, el cual es superado por un porcentaje ridículo, con lo cual la posibilidad de mejorar tu formación después de un ciclo de grado medio es prácticamente inexistente.

Reválida: dos, o más, selectividades

Los estudiantes de Bachiller que quieran continuar sus estudios también se van a encontrar con nuevas dificultades. La anunciada desaparición de la Selectividad, no es ninguna conquista, como nos la están pintando. Suprimen la prueba actual, pero imponen dos nuevas bastante más difíciles de superar. La primera es la Reválida, un examen como la actual Selectividad pero que abarca los contenidos de 1º y 2º , y sin el cual no se dará el título de Bachiller, necesario para cursar Ciclos Formativos de grado superior o una carrera universitaria. Además aquellos que quieran acceder a la Universidad no se enfrentarán con una sola prueba, sino que habrá pruebas de acceso en cada facultad. De esta manera se pierde la referencia a la prueba de acceso a la que debes presentarte, y en caso de querer echar la solicitud en más de una carrera, no valdrá con hacer un examen y marcar 1', 2' o 3' opción, sino que será necesario presentarte a tres exámenes distintos (aumentando así las dificultades intelectuales y económicas, pues actualmente el derecho a presentarte a la Selectividad se paga, y esta cantidad se multiplicará por el número de pruebas a las que te presentes). Así mismo las posibilidades de cursar estudios en otra ciudad se reduce a la gente que pueda pagarse los desplazamientos, el alojamiento y el coste de las pruebas en otras Universidades, todo un ataque a los hijos de los trabajadores.

Atentado a la Universidad Pública

En la Universidad también corren vientos de regresión, el famoso Plan Bricall, contra el que los estudiantes nos movilizamos contundentemente el pasado curso en las dos huelgas generales del 9 de Marzo y el 13 de abril. Dicho plan se está tomando como base de trabajo para la reforma de la LRU. Una reforma que contará con el apoyo de la CRUE (Conferencia de rectores). Una de las medidas que ya están anunciadas es la subida el próximo curso de las tasas entre un 6 y un 7 % (si lo comparamos con la subida salarial del 2% para este año y la inflación del 4%, vemos que esto va a afectar bastante a las familias trabajadoras), y según nuestra ministra de Educación, Pilar del Castillo, la tendencia de crecimiento de tasas se va a mantener durante los próximos años. Con lo cual la elitización de la universidad no sólo se va a hacer bajo criterios académicos, sino también desde criterios económicos. Otras medidas contempladas en el Bricall y que aparecerán en la reforma del PP son:

  • La desaparición paulatina de las becas para convertirse en créditos, es decir si una familia trabajadora no puede costear los gastos de la Universidad (el número de familias en esta situación aumentaría mucho por el nombrado aumento de las tasas) la administración les ofrece un préstamo a pagar junto con el de la hipoteca o el coche, toda una ayuda para las familias con menos recursos.
  • El aumento de la inversión privada a cambio de investigación y de participación de las empresas en los órganos de dirección universitarios (lo cual supedita a las universidades cada vez más a los intereses de los empresarios, en vez de a los de nuestra formación).
  • La aplicación de planes de estudio con escasa posibilidad de especialización (carreras monolíticas)
  • El declive de las carreras de humanidades (poco útiles para los proyectos de investigación privada de los que dependerá cada vez más la financiación).
  • Desmantelar los escasos órganos pseudo-democráticos, como el claustro, para fortalecer la junta de Gobierno y el Consejo Social (órgano que agruparía a la dirección y a los empresarios y banqueros que invertirían en la Universidad).

Toda una lista de medidas reaccionarias que pretende convertir nuestro sistema universitario según el modelo norteamericano, una universidades elitistas a las cuales sólo pueden acceder los muy brillantes académicamente o los que poseen rentas bastante elevadas.

Paremos la reforma del PP

Por todo ello desde el Sindicato de Estudiantes de Izquierdas vemos necesaria una respuesta. Este año ya se convocó una huelga el 29 de marzo a nivel estatal contra la ley de Calidad y la Reválida, la cual apoyamos, aunque no convocamos por las movilizaciones que habíamos llevado a cabo contra el trasvase y sus pantanos en fechas muy próximas al 29. Actualmente conocemos más acerca de toda la reforma que quiere llevar a cabo el PP, y nada de lo recientemente conocido es menos reaccionario. Además la medida se pretende aprobar en verano (para empezarse a aplicar en el curso 2002-2003), impidiendo así una respuesta por parte de los estudiantes, profesores y padres. Por ello no podemos quedarnos callados antes de que acabe el curso, es papel de los partidos y sindicatos de izquierdas impedir que estas medidas totalmente discriminatorias se planteen en tan breve tiempo y más el hecho de que se aprueben. Contra una agresión de tal tamaño no podemos contestar solo los estudiantes, pedimos una movilización de toda la comunidad educativa. Por ello hacemos un llamamiento a CCOO, UGT, CGT, STEA, FAPAR y al resto de organizaciones estudiantiles, así como a todos los partidos de izquierdas, hay que presionar para que no se apruebe en vacaciones y preparar movilizaciones para el curso que viene, debemos que echar abajo esta reforma.

Organízate, el próximo curso comienza la batalla

Vemos necesario unir fuerzas en el resto del Estado con otras organizaciones de estudiantes, y por ello desde el SEI vamos a tratar de llegar a acuerdos de unidad de acción, para crear un frente unido de lucha contra la reforma educativa para el próximo curso. Este nuevo paso atrás está dentro de la política que el Partido Popular está aplicando, ya son muchas las regresiones que afectan a la juventud y a los trabajadores (Reforma Laboral, Ley de Extranjería, Pacto de Pensiones, Ley del Menor…), por ello es necesario echar abajo todas estas medidas y al gobierno que las aplica, sustituyéndolo por un gobierno de la izquierda que aplique un programa de acuerdo con nuestros intereses.

No conocemos otro medio que la organización consciente de la juventud para lograr estos objetivos. Por ello afiliarse y unirse es la mejor garantía para conseguir una enseñanza mejor, en una sociedad más justa.
Salvador Lou, es miembro de la Ejecutiva del Sindicato de Estudiantes de Izquierdas de Aragón y de Izquierda Unida.