Acuerdo sobre inmigración en el País Valencià

Acuerdo sobre inmigración en el País Valencià

Los inmigrantes que acrediten su estancia desde antes del 23 enero de 2001 podrán regularizar su situación

Víctor Domínguez
Alicante

Tras más de tres meses de luchas, encierros, manifestaciones y actos de protesta contra la nueva y xenófoba Ley de Extranjería, la Coordinadora de Asociaciones de Inmigrantes de Valencia firmó el pasado 25 de abril un acuerdo con la Delegación de Gobierno gracias al cual todos los inmigrantes sin papeles que acrediten su estancia en la Comunidad Valenciana desde antes del 23 de enero podrán regularizar su situación.

Este acuerdo pone de manifiesto las contradicciones creadas por la nueva ley y como es imposible aplicarla a rajatabla de forma inmediata, sobre todo teniendo en cuenta que la mayor parte de la población se ha manifestado en contra y ha mostrado su solidaridad con los trabajadores inmigrantes participando en los innumerables actos públicos convocados.

Este posicionamiento de la sociedad ha provocado que la intransigencia inicial del PP, poco a poco, se haya ido suavizando, como demuestran el acuerdo firmado en Cataluña, el retraso en la publicación del reglamento o esta última negociación en Valencia que obliga a los dirigentes populares a buscar subterfugios en la ley que les permita encontrar una salida a la situación. Esto es lo que ha ocurrido con este documento que han tratado de justificarlo recurriendo al artículo 34 de la propia ley que prevé "circunstancias excepcionales de arraigo y razones humanitarias", como si la situación de los inmigrantes en Valencia fuera diferente ahora que hace cuatro meses o que la de los inmigrantes del resto del Estado.

Este acuerdo recoge que todo extranjero que demuestre con un certificado de empadronamiento, un certificado de convivencia municipal o cualquier otro medio público de prueba admisible en derecho (facturas, contratos de alquiler, recetas médicas o incluso declaración de testigos) que reside en la Comunidad desde antes del 23 de enero, fecha de entrada en vigor de la nueva ley, le será regularizada su situación, concediéndoles un permiso de trabajo y de residencia en cuanto tengan una oferta de empleo, y concediendo permisos temporales de un año a los que no tengan oferta de trabajo, de forma que puedan buscar un empleo durante ese periodo.

De esta forma varía sustancialmente la situación de los 6.200 inmigrantes que el año pasado vieron denegada su solicitud de regularización, y a los cuales se les aplicará el acuerdo de forma inmediata, y beneficiará a los casi 30.000 trabajadores extranjeros que hasta la fecha se encontraban en situación irregular y que ahora podrán acogerse a esta nueva medida.

De todas formas la incapacidad de la Administración para afrontar estas situaciones ha vuelto a quedar de manifiesto, reconociendo la falta de medios disponibles en las oficinas de extranjeros y encargando a las ONG´s la tramitación de todas las solicitudes.

Así vemos como, tras unas fuertes luchas entre las que ha destacado el encierro mantenido durante tres meses por parte de 60 inmigrantes, se ha logrado arrancar a la Administración Autonómica un acuerdo que beneficia de forma evidente a todos los trabajadores extranjeros que actualmente residen en el País Valencià, demostrando la debilidad de un gobierno que no se encuentra capacitado para hacer frente a fuertes movilizaciones.

Pero este acuerdo no entra de lleno en la difícil problemática de la inmigración provocada por un sistema injusto, en el que los trabajadores no son más que una mercancía de la que los empresarios sólo buscan sacar la mayor rentabilidad posible, y lo único que hace es aplazar el problema. Porque que va a pasar dentro de unos años con los inmigrantes que van a seguir llegando, huyendo de la pobreza de sus países, ¿también tendrán que encerrarse para lograr que les sean reconocidos sus derechos?, ¿hay alguna razón objetiva que diferencie la situación en Valencia de la del resto del Estado?, ¿se va a seguir permitiendo la existencia de leyes que niegan derechos básicos de las personas? Ni el PP, ni los empresarios, ni nadie tiene respuestas a estas preguntas, mientras que este mundo siga sumido en la injusticia, los países occidentales seguiremos recibiendo inmigrantes que serán utilizados como mano de obra barata, por ello, y a pesar de lo positivo que pueda resultar este acuerdo, las movilizaciones contra la Ley de Extranjería, reclamando papeles para todos, deben continuar y extenderse a todo aquél que se rebele frente a las injusticias.