Entrevista a Koldo Usin, parlamentario vasco de EB-IU en la anterior legislatura

Entrevista a Koldo Usin, parlamentario vasco de EB-IU en la anterior legislatura.

"EB-IU va a ser corresponsable con la política de injusticia social del PNV"

N.Claridad.- EB/IU ha entrado a formar parte del Gobierno Vasco, con el PNV y EA. Javier Madrazo ha dicho que se trata de un paso histórico para Ezker Batua. ¿Tú qué opinas?

Koldo Usín.- Desde hace tiempo vengo anunciando que Javier Madrazo, junto a su equipo colaborador que viene dirigiendo nuestra organización en los últimos años, tenían como objetivo político y personal la entrada en un Gobierno con el PNV. El año pasado, con motivo del debate presupuestario, teorizaron con la necesidad de formar un "tercer espacio" junto con el PNV y EA, algo absurdo políticamente, anunciando públicamente la posibilidad de apoyar los presupuestos del PNV y pidiéndole que "se abriese a otros partidos la entrada en el Gobierno". Era evidente que con estas declaraciones se estaba pidiendo la entrada en el Gobierno vasco a cambio del voto favorable de EB.

Aquel debate coincidió con el de la modificación de la Ley Electoral, para rebajar del 5% al 3% el porcentaje necesario para tener representación parlamentaria y con la disposición de Unidad Alavesa a negociar el apoyo a dichos presupuestos. En aquella situación mi voto era decisivo, mi abstención hubiese supuesto un empate, que hubiese impedido la aprobación de los presupuestos para el 2001. Hubo intentos para convencerme de la posibilidad de arrancar compromisos al Gobierno para financiar la Carta de Derechos Sociales, promovida por la Iniciativa Popular. Una delegación de EB, de la que formaba parte, mantuvo dos reuniones con la vicelehendakari, Idoia Zenarruzabeitia, constatando que la política económica, social y presupuestaria del Gobierno no se iba a mover un ápice.

Públicamente advertí de mi oposición al apoyo de dichos presupuestos, así como a una eventual entrada en el Gobierno, anunciando que obraría en conciencia ante tal opción. También pedí, en aquellas conversaciones, que el Gobierno aclarase su disposición para incrementar otras partidas presupuestarias en materia de Vivienda, promoción industrial, rehabilitación y promoción de zonas industriales en declive, etc., partes básicas de nuestro Programa Electoral.

La negativa de Unidad Alavesa, que optó por negociar su integración en la candidatura del Partido Popular, hizo fracasar este proyecto, pero dejaron claras varias cosas: a) el PNV es capaz de aliarse con cualquier fuerza política para seguir gobernando y desarrollar su proyecto, siempre y cuando sean ellos los que lo controlen; b) Javier Madrazo y su equipo estaban dispuestos a entrar en el Gobierno como fuese; c) si la organización era un obstáculo, había que "pasar" de la organización.

La prórroga de los Presupuestos, por segunda vez en la legislatura, presagiaba la convocatoria de unas elecciones anticipadas, ante las cuales el equipo dirigente de EB, con el respaldo de IU Federal, fue preparando el terreno para la entrada en el futuro Gobierno Vasco.

El pretendido paso histórico, del que habla Javier Madrazo al firmar la entrada en el Gobierno, está sujeto a interpretaciones. ¿Es un paso histórico para conseguir sus aspiraciones personales? Al igual que ocurriera con Euskadiko Ezkerra, ¿es un paso para llevarnos a la desintegración? Lo que sí descarto con rotundidad es que sea un paso para "forzar un giro social hacia la izquierda". Los intereses económicos a los que representa el PNV, los de la burguesía vasca, no lo van a permitir. Históricamente, en Gobiernos de alianzas de este tipo, las formaciones de la izquierda se HAN PLEGADO A LOS INTERESES DE LA DERECHA y, utilizando una expersión de Rosa Luxemburgo, ¡EB SE PLEGARÁ! Ha renegado ya en tres ocasiones (composición de la Mesa del Parlamento, excluyendo a EH, que tenía más representación; negativa a la petición de informe de legalidad para que EA crease grupo parlamentario propio, porque se había presentado en coalición con el PNV; asistencia de la representante de EB en la Mesa del parlamento, Kontxi Bilbao, a la recepción al "Príncipe" Felipe de Borbón. ¡Viva la República!

NC.-Se afirma que el acuerdo supone un giro social en la política del gobierno de Ibarretxe. ¿Crees que realmente EB/IU ha tenido tanta fuerza como para imprimir ese giro?

KU.-En parte he contestado ya a esta pregunta, EB NO HA TENIDO, NI TIENE, FUERZA en el parlamento PARA PROVOCAR EL PRETENDIDO GIRO SOCIAL. Recuerdo la desafortunada frase utilizada para justificar la firma de los pactos sociales, ¡HAY QUE VESTIR AL SANTO! (o vender la moto). Esto es, ni más ni menos lo que se ha hecho. En el preámbulo del acuerdo se dice textualmente: "Pues bien, el presente documento viene a concretar los extremos mediante los cuales tanto el Lehendakari como EAJ-PNV, EA y EB-IU acuerdan y consensúan la particular y específica adhesión de EB-IU al programa de Gobierno vigente y los extremos en que se concreta la incorporación de esta última formación política al Gobierno Vasco ya constituido...", ¡MÁS CLARO IMPOSIBLE!

La experiencia que EB/IU hemos tenido en las dos últimas legislaturas no dejan lugar a la duda. Ninguna de las reivindicaciones o propuestas de fondo que hemos defendido han sido tenidas en cuenta por el PNV. Si revisamos las intervenciones realizadas por el Grupo Parlamentario de EB/IU contra la política del PNV, o las recriminaciones y las críticas contra Eusko Alkartasuna o Euskal Herritarrok en todos los debates que hemos mantenido, nos veríamos reflejados en el espejo. Se está haciendo lo mismo que hemos venido criticando. Ahora se hace borrón y cuenta nueva para justificar lo que antes denunciábamos como algo escandaloso. ¿Cuándo y cómo se ha producido esta milagrosa mutación? ¿Quién ha cambiado a quién?

En el espacio político de la izquierda hemos criticado, con absoluta razón, al PSE-PSOE por su colaboración reiterada con los gobiernos del PNV y por su abandono de los ideales de la izquierda, entre otras cosas. Estoy hablando de gobiernos de colaboración en los que incluso el PSE-PSOE tuvo más parlamentarios que el PNV: ¿Cambiaron la política de este último? NO, se adaptaron. ¿Con tres parlamentarios, en coalición de gobierno con otra de 33, va EB/IU a influir en la política del PNV? ROTUNDAMENTE, NO.

En la pasada legislatura EH tenía la llave de la estabilidad del gobierno, ¿cambiaron la política del PNV con 14 parlamentarios? NO.

EA estaba empeñada en conseguir que la Renta Básica fuese el equivalente al 85% del SMI, al final tuvo que pasar por el aro que le marcó el PNV.

El PNV, jesuíticos y pragmáticos donde los haya, necesita a Javier Madrazo para tres cosas: para dar una imagen de gobierno plural; para comenzar una operación de acoso y derribo contra EA, con el fin de absorberla y para tener la mayoría absoluta en todas las estructuras parlamentarias (Mesa del Parlamento; Junta de Portavoces; Comisiones Parlamentarias), jugando con las ausencias o abstenciones de los otros grupos. En esta situación EB tendrá que tragar con todo lo que le pongan sobre la mesa. El verdadero objetivo del PNV, no obstante, sigue siendo un acuerdo con el PSE-PSOE ¿qué pasará entonces con EB?

NC.- Se cuantifica ese supuesto giro social en decenas de miles de millones de pesetas. ¿Es así?

La cuantificación real habrá que ir comprobándola a medida que se vayan aprobando los sucesivos presupuestos anuales. En mi opinión estamos en esa fase de "Vender la Moto". Para entender lo que ha sido la fase de negociación del acuerdo, algún miembro de la Comisión Negociadora de la Coalición PNV-EA la ha llegado a calificar de "Opereta", voy a explicar algunos de los entresijos de la negociación.

Existía un acuerdo previo de Javier Madrazo y Juan José Ibarretxe antes de celebradas las elecciones para que, en el caso de que se dieran las condiciones, EB/IU entrara a formar parte del Gobierno. Así lo adelanté, algunas indiscreciones lo confirmaban y los hechos lo ha ratificado.

En el mes de julio Javier Madrazo impuso, sin el conocimiento de los órganos de dirección, un modelo de negociación en el que él personalmente negociaba con Ibarretxe, y la Comisión Negociadora quedaba para rubricar los acuerdos. El acuerdo se cerró una semana antes del Pleno de Investidura, hasta el punto de que el propio Ibarretxe comunica a PNV y EA el cierre del acuerdo. Sin embargo, por motivos inexplicados, pero explicables (Javier Madrazo obtiene una sola consejería y no las dos que perseguía), se anunció la ruptura del acuerdo "por diferencias en materia presupuestaria". La Comisión Negociadora de EB/IU (que estaba compuesta por 6 miembros, de los que sólo aparecieron tres y de ellos, uno no es afiliado y otra no estaba nombrada por la Presidencia como componente de la misma), en la reunión con los representantes de PNV y EA dan por cerrado el acuerdo.

¿Qué ocurre la noche de aquél viernes para que al día siguiente Javier Madrazo anunciara la ruptura? ¿Por qué en la primera votación de investidura el grupo parlamentario de EB/IU se abstiene, para al día siguiente votar a favor, en contra de los criterios de la organización? Votar la investidura suponía votar el Programa de Gobierno, si existían tales discrepancias presupuestarias, ¿qué había cambiado en aquella noche?, ¿por qué Madrazo ofrece la reapertura de negociaciones para entrar en el gobierno antes de su conformación en la segunda quincena de julio? ¿Qué papel juega la organización?

En el acuerdo cerrado en julio entre Madrazo e Ibarretxe se pactaron los desacuerdos, la Red Ferroviaria Vasca de Alta Velocidad (Y Vasca) y las incineradoras. En ambos casos se le reconoce a EB/IU el derecho a discrepar, "el derecho a la pataleta", pero aceptando que la ejecución de los proyectos continúe. En otros temas medioambientales, de transporte o industriales EB/IU no dice nada. En los meses de agosto y septiembre se produjeron entrevistas entre Madrazo e Ibarretxe, siempre negadas, para cerrar el acuerdo en septiembre.

En Vivienda, tal y como consta en aquel acuerdo y en el definitivo de septiembre, se está supeditado al Plan Director de Vivienda 2000/2003 aprobado por el anterior Gobierno (hay que destacar que esta Consejería y este proyecto eran de EA en la legislatura pasada). Esto quiere decir que la Consejería de Vivienda tiene que cumplir unos planes ya aprobados, con el gasto en este terreno ya comprometido para toda la legislatura. Esto mismo ya estaba acordado en el mes de julio, atando al departamento de Viviendo para cualquier iniciativa. Por ello, hablar de "miles de millones" es un engaño. Existen otros problemas, aparte del dinero y el Plan Director, que van a condicionar las futuras actuaciones. A la Consejería de Vivienda le han desgajado competencias tan fundamentales como Ordenación del Territorio o Urbanismo, además de Medio Ambiente. Esto la deja sin capacidad normativa propia y dependerá de departamentos en manos de otras fuerzas políticas. Además, hay un grave problema de posibilidad de adquisición pública de suelo (salvo medidas excepcionales expropiatorias) o de contratación de constructores. ¿Cómo se atajará la especulación?

Por otra parte, las cantidades a las que se hace referencia no están incluidas en el acuerdo de gobierno, son estimaciones realizadas por los colaboradores de Madrazo que se entregaron a los miembros del Consejo Político de Euskadi como anexo.

En Asuntos Sociales pasa algo parecido, sin las competencias de Justicia o Trabajo se queda en una competencia de mera gestión de lo que aprueben otros departamentos y de lo que determinen las partidas presupuestarias. Se vende el acuerdo sobre la Renta Básica como un logro, ¿lo es?

En el debate parlamentario sobre la Carta de Derechos Sociales desde EB/IU defendimos el 100% del SMI. PP, PNV, PSE-PSOE y UA aprobaron que fuese el 75%. EH abandonó el parlamento y no defendió sus posiciones. EA defendía, más bien de manera testimonial, el 85%. Lo que se ha recogido en el acuerdo de gobierno, ya estaba en el compromiso de julio, marca como objetivo el de incrementar la cuantía de la Renta Básica hasta un 79% del SMI en el año 2002 y para el año ¡2006! el ¡86%! En la práctica lo que proponía EA ¡pero para la siguiente legislatura!

Hay que reconocer que el acuerdo o desacuerdo con la entrada en el Gobierno es una valoración subjetiva, aunque es necesario partir de datos objetivos y preguntarse para qué se entra en un Gobierno. Es curioso que quienes por cuestiones de principio se negaron a un posible acuerdo de gobierno con el PSOE, sean los más fervientes defensores de formar un gobierno con el PNV. En aquella ocasión, defendí que era necesaria la negociación con el PSOE para cerrar el paso a un gobierno del PP, pero que una cosa era el apoyo a la investidura del candidato socialista frente al del PP y otra la entrada en el gobierno. Con los acuerdos firmados me opuse a la entrada en el gobierno, porque aquél era un programa de "bajo mínimos".

Salvando las diferencias, entre lo que es la base social del PSOE y del PNV, y también en el aspecto táctico en el primero de los casos, entrar en el gobierno con este último va a suponer la obligación de apoyar todas las medidas impopulares o salirse del gobierno, máxime ante una perspectiva de recesión económica. No valdrán las críticas públicas, el PNV e Ibarretxe las prohibirán, ni tendrán cabida peticiones de comparecencias para criticar a los consejeros, etc., etc. Se tendrá que transigir, apoyar y guardar silencio (salvo en las discrepancias pactadas "pero en voz muy baja, con sordina"). En definitiva, tendrán que ser "corresponsables" con la política de injusticia social del gobierno, que con tanto ahínco hemos criticado durante años.

NC.-La Asamblea de Alava llegó a celebrar un referéndum sobre la participación en dicho gobierno. ¿Puedes explicarnos cuál fue su resultado?

El Consejo Político de Alava decidió convocar una Asamblea para debatir la posible entrada en el Gobierno, después de que el Consejo Político de Euskadi aprobase, por escaso margen, la apertura de las negociaciones y rechazase una consulta a la militancia, tal y como propusimos. Dicha Asamblea de Alava se pronunció mayoritariamente en contra de la apertura de negociaciones con el PNV-EA y mandató al Consejo Político de Alava para que realizase un referéndum entre los afiliados, así como exigir a la Presidencia de Euskadi que se hiciera lo mismo en Guipúzcoa y Vizcaya.

El resultado en Alava fue rotundo, el 93% de los participantes se opusieron a que se iniciasen las negociaciones. El sector de Madrazo, cuyos representantes participaron en el recuento de votos, se negó a participar en la votación y a reconocer el resultado. Públicamente Madrazo ha intentado deslegitimar esta consulta, pero la opinión de la militancia alavesa fue muy clara.

NC.- Propusisteis que el referéndum se realizase en toda IU/EB. ¿Se aceptó?

En los tres últimos Consejos Políticos de Euskadi se pasó a votación la propuesta de realizar un referéndum, siendo rechazada en los tres casos. Las dos primeras veces el argumento que se dio era que al no haberse cerrado las negociaciones era imposible tomar posición, un argumento absurdo en tanto en cuanto lo que se proponía era consultar si se entraba a negociar o no. Eso fue lo que se consultó en Alava.

Ante la presión que Javier Madrazo estaba teniendo a través de los medios de comunicación, después del referéndum de Alava, públicamente se comprometió a consultar a la base la decisión última. Sin embargo, por el contrario, en el tercer Consejo Político volvieron a votar en contra, incumpliendo todos sus compromisos y todas sus promesas. El argumento en este caso es preocupante: "No hay tiempo para hacer un referéndum porque el PNV ha fijado plazo para dar la respuesta (al día siguiente de celebrarse el último Consejo Político de Euskadi)". Es decir, es el PNV quien marca los tiempos de EB/IU. ¡Esto sí que es un buen comienzo!

NC.- Qué oposición tuvo la postura de Madrazo en el Consejo Político de Euskadi?

El citado último Consejo Político se celebró un jueves, 13 de septiembre, a las 18,30 horas, dificultando la asistencia de varios miembros que con anterioridad se habían manifestado en contra de la entrada en el Gobierno. Con franqueza, la verdadera correlación de fuerzas estaba al 50% aproximadamente. Este es el verdadero motivo para la negativa a celebrar el referéndum, el miedo a que entre la militancia la correlación de fuerzas fuese desfavorable para los que querían entrar en el Gobierno a toda costa.

En este punto quiero recordar que la postura inicial de Gaspar Llamazares y de la mayoría del Consejo Político Federal, incluido Madrazo, era la de entrar al Gobierno únicamente si también entraba el PSE-PSOE. Esta postura era compartida por la mayoría del EPK, sin embargo nosotros defendimos desde el principio nuestra oposición, entrara o no el PSE-PSOE, porque básicamente no iba a cambiar la situación ni los efectos negativos para EB/IU. Aclaro esto porque ni tan siquiera un cambio tan importante, la no entrada del PSE-PSOE, ha hecho que se consulte a las bases. El argumento utilizado por Antton Karrera no tiene desperdicio, "entrar al Gobierno es de valientes", ¡abre admiración, cierra admiración!

Otra de las cosas que han provocado estupor e hilaridad ha sido la parodia de Javier Madrazo para llegar a ser Consejero. Ambos, él y Karrera, deseaban serlo, por eso lo de pedir con tanta insistencia dos Consejerías. Esa era la pugna en el equipo de colaboradores, el reparto de puestos y los posteriores nombramientos, teniendo que recurrir públicamente Madrazo a lo que pretendidamente, en privado, le dijo Bernardo Atxaga, (al que respeto mucho, pero no es afiliado de EB/IU que yo sepa): «¡Consejero tienes que ser tú, Madrazo!».

NC.- ¿Qué perspectivas ves para el Gobierno Vasco?

En las anteriores contestaciones creo haber establecido estas perspectivas en líneas generales. Ante la advertencia de que EB/IU se tendrá que plegar al PNV y tendrá que votar a favor de todas las medidas económicas, sociales, etc., que se le propongan en el Gobierno, con el consiguiente abandono de los programas electorales y resoluciones de la organización, se contesta que "la absoluta coincidencia en la política de pacificación y normalización política, justifican la entrada en el Gobierno".

¿Dónde está esa "completa" coincidencia? Se han olvidado las resoluciones aprobadas por la VIª Asamblea Federal y el propio Programa Electoral con el que concurrimos tanto a las últimas elecciones Generales como a las Autonómicas de Euskadi? Al parecer totalmente, porque si se releen se comprobará que establecíamos claras diferencias con las fuerzas nacionalistas españolas y con las vascas. Sólo desde el oportunismo político y desde la ambición de entrar en el Gobierno se pueden justificar las ahora pretendidas "totales coincidencias con el PNV-EA".

Simplemente se ha tirado a la papelera todo aquello que suponía un obstáculo para la entrada en el Gobierno. Como muestra vale un botón, una declaraciones de Antton Karrera publicadas por El País el 28 de septiembre, que ante la pregunta: "Superados los Pactos de Lizarra y Ajuria Enea y tras los resultados del 13-M, ¿en qué marco se debería basar la pacificación en Euskadi?", responde: "...El diálogo resolutivo, democrático ha de tener su origen en una tregua ilimitada en el tiempo, y ha de sustentarse en una mesa o foro en el que no haya límites previos (defensa inquebrantable de la Constitución y el Estatuto, ni tampoco demandas maximalistas como el derecho de autodeterminación)". No es esto lo que aprobó la VIª Asamblea Federal que, además, determinó que las coincidencias que hubiera en esta materia no justificaban la entrada en el Gobierno, algo que he defendido desde el principio: Se podía llegar a acuerdos para desarrollarlos en la legislatura sin ataduras para defender nuestra propia posición, algo que la entrada en el Gobierno va a impedir.

¿Qué pasará con la fiscalidad injusta, con la aplicación del concierto económico al que tanto hemos criticado y con otros temas como las privatizaciones? El costo político que la entrada en el Gobierno va a tener para EB/IU y, que nadie se llame a engaño, también para IU Federal, va a ser enorme. En Alava se están comunicando bajas de afiliados y personas que inicialmente justificaban la entrada, están cambiando ya de opinión.

Los nombramientos de los altos cargos en la Consejería, hace que aumente la preocupación, porque o no son militantes, o, en algunos casos desconocidos. En todos los casos, seguramente, son personas fieles a Javier Madrazo. ¿Quién va a controlar la gestión? ¿Pasará lo mismo que ocurrió mientras estuvimos en Lizarra que los órganos de dirección ignoraban lo que allí apoyábamos?

De momento la secretaria de la sede de Vitoria ha sido despedida, curiosamente se oponía a la entrada en el gobierno. Actualmente la sede está desatendida y, en el fondo, lo que se pretende es eliminar la participación de las asambleas discrepantes. Por nuestra, parte haremos todo lo que esté en nuestra mano para que no sea así.