«El PP no cumple lo firmado»

Empresas sevillanas en lucha

«El PP no cumple lo firmado»

Agustín Romero/IU Sevilla

Aunque los medios de comunicación han estado volcados en «informar» de los atentados a las Torres Gemelas, sin embargo la lucha de clases no se para, continúa en el mundo, y sigue su curso como todos los días, aunque no esté en primera página de la prensa, la radio e informativos televisivos, los trabajadores tratan de defender sus puestos de trabajo, sus salarios, o sus condiciones de vida y, por el otro lado, la patronal y su gobierno defienden sus beneficios e intereses. Por eso, no está de más, recordar que los 1.200 trabajadores de Astilleros han estado en lucha el día de los atentados terroristas a la ciudad de Nueva York, o que los gruistas de la construcción de la provincia de Sevilla, 500 trabajadores, han protagonizado la huelga más larga del sector desde hace 20 años, a pesar de las diferencias sindicales entre CCOO y UGT.

En la provincia de Sevilla el 96,1% de los nuevos contratos que se hicieron en el primer semestre de este año, fueron precarios y el 3,9% fueron indefinidos. CCOO informaba que sólo 39.500 parados cobraban algún tipo de subsidio, en una provincia que el paro sobrepasa los cien mil trabajadores. Las perspectivas para la capital de Andalucía no pueden ser más desalentadoras. El propio Delegado de Economía del Ayuntamiento de Sevilla, Emilio Carrillo, rebajaba las cifra de crecimiento económico de este año desde el 4% al 3,5%, culpando a la recesión que sufre España y Europa, por supuesto, para justificar su inoperancia. Hay comarcas mineras que si se cierra la mina se cierra el pueblo, por eso, todo Aznalcóllar ha salido a la calle el día 17 de septiembre siguiendo la convocatoria del Comité de Empresa y los Sindicatos, ante el abandono de la multinacional sueca Boliden (responsable del vertido de abril de 1998) y la exigua ayuda de la Junta de Andalucía en declarar la comarca de Aznalcóllar (Sevilla) como Zona de Acción Especial (ZAE), cuyo objetivo es impulsar su economía a través del apoyo a iniciativas empresariales creadoras de empleo. «La nueva ZAE actuará en los municipios sevillanos de Aznalcóllar, El Castillo de las Guardas, El Garrobo, Gerena, Guillena, El Madroño y El Ronquillo, que se unirán a los que se integran en la actual ZAE de la Franja Pirítica de Huelva. Los programas ZAE han otorgado 12.197 millones de pesetas en ayudas en los últimos cuatro años». Por supuesto estas ayuda además de insuficientes no solucionan el destrozo ecológico que debería pagar la multinacional Boliden. «Los trabajadores de la mina paralizaron la salida de 80.000 toneladas de mineral que quedan en la planta de tratamiento», las movilizaciones de los trabajadores acabaron en el Ayuntamiento y asistieron unas 3.000 personas entre mineros y sus familias.

Por otra parte el Comité de Empresa de Astilleros Españoles informó el aciago día (11 de septiembre) que la plantilla laboral de Astilleros de Sevilla, más otros trabajadores que se solidarizaron, en total unos 900, cortaron los accesos a la ciudad de Sevilla, por la autovía SE-30, a la altura del Puente del Quinto Centenario que quedó totalmente colapsado, debido a la barricada hecha por la plantilla, desde las 6:30 hasta las 9:00 de la mañana. Este corte de la autovía, estuvo presidido por una gran pancarta hecha por los mismos trabajadores que denunciaba: «EL PP NO CUMPLE LO FIRMADO – BARCOS YA ASTILLEROS-SEVILLA», las consignas que se gritaban hacían referencia a los incumplimientos del gobierno del PP. «Los trabajadores de Sevilla están finalizando el último barco, y perciben que será el finiquito, ya que lo tienen que entregar en los próximos días para que sea botado en este mes de septiembre. Esto supone que ya en este mes habrá trabajadores sin labores, ya que no hay contratos a la vista».

El dirigente de CCOO y Presidente del Comité de Empresa, Ignacio Sánchez, informó a los medios de comunicación que las movilizaciones eran «un primer aviso» para el SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), propietaria de los Astilleros de Sevilla, en los que trabajan 400 obreros fijos y 900 de contratas, dándose en éstas un alto porcentaje de contratos eventuales y precarios. Ignacio Sanchéz planteó que el día de la botadura no se harán movilizaciones «para no entorpecer el acto al que asistirá la presidenta del PP en Andalucía, Teófila Martínez», aunque no las descarta para los siguientes días.

El dirigente insistió «que las negociaciones en las contrataciones de nuevos barcos son ciertas, pero mientras que no se cierren las convenios de estos contratos, la regulación y reducción de personal será inminente, incluso antes que finalice este mes de septiembre» y que la solución pasa por buscar y confirmar nuevos mercados y que mientras llegan éstos, se podría ir adelantando trabajo de otras factorías, aunque esto tendría que ser antes aceptado por los trabajadores.

Una vez más se abren diferentes conflictos y la mejor manera de enfrentarnos a ellos con voluntad de no ser doblegados, es coordinar y unificar las luchas haciendo coincidir las manifestaciones y las huelgas para dar confianza en sus propias fuerzas a los trabajadores. Sólo así podremos hacer frente a los efectos nocivos que la recesión y la política tanto del Gobierno de Madrid como el de Sevilla, tienen sobre el empleo y las condiciones de vida de los trabajadores andaluces.