Entrevista a un trabajador de Sintel

Entrevista a un trabajador de Sintel

Sin unión no lo hubiéramos conseguido

Entrevista con Bernardo Fernández, trabajador de Sintel y vecino del Distrito de Latina (Madrid)

Miguel Longo
IU Madrid

¿En este tiempo transcurrido has conseguido asimilar la experiencia que habéis tenido?

La experiencia es irrepetible y muy digna, porque realmente, desde el plano personal, sabíamos que la razón nos asistía, lo que pasa es que es muy dura, hay que ser conscientes de que hemos pasado 6 meses de convivencia donde ha habido momentos muy buenos y ratos muy malos, muy duros. La experiencia te enriquece porque personalmente conoces a un montón de gente que te ha apoyado y de la que te has enriquecido, pero también te quedas muy frustrado de gente con la que tenías confianza y que no se ha portado como debería haberlo hecho.

Sabemos que el conflicto ha sido muy duro. Nos gustaría que hicieras un recuerdo de los compañeros que se quedaron por el camino porque no pudieron aguantar el ritmo de la lucha.

Me acuerdo perfectamente de uno de los miembros del Comité de Empresa de Madrid, una buena persona de la que no te podías esperar que pudiera llegar a suicidarse, ya que era una persona muy tranquila, paciente, con una gran paciencia para poder escuchar y sin embargo, su infierno lo llevaría dentro. Sobre los demás compañeros, desde la lejanía, están siempre presentes en nuestros recuerdos.

También habrá sido fundamental el apoyo de vuestras familias

Claro, ese es el núcleo donde realmente te tienes que basar, si no no tienes salida, no merece la pena. Yo lo tenía clarísimo, lo principal eran mis hijos y mi mujer y después todo lo que viniera. Pero sobre todo el núcleo familiar que ha sido importantísimo, tanto desde el punto de vista anímico, como del económico.

En cuento a vuestra incorporación a otras empresas, como veis vuestro futuro, ¿creéis que vais a ir marcados por el hecho de haber pertenecido a SINTEL?

Sin quererlo siempre vamos a estar marcados por SINTEL, pero todo depende de nosotros mismos, de si llegamos arrugados o vamos con orgullo. Nosotros tenemos que pensar y decir abiertamente que, en efecto, he pertenecido a SINTEL y he luchado por mis derechos porque nos habían descarnado totalmente y además hemos vencido y, por tanto, no debemos de ir de otra manera que no sea con orgullo.

Podrías comentar como habéis recibido el apoyo tanto de los vecinos, como de las organizaciones, en estos momentos donde es difícil encontrar tanta movilización y tanta solidaridad.

Es de agradecer muchísimo. Como te he comentado primero estaba el núcleo familiar y luego ya, la gente que te podía ayudar simplemente por conciencia. En un principio estaba todo en silencio, porque los medios de comunicación se dedicaron a silenciar el problema, pero poco a poco se fue dando a entender y la gente comprendió que teníamos razón, entonces la gente fue solidarizándose en muchos aspectos, desde el niño que venía con el abuelo a entregar mil pesetas, hasta el vecino de la Castellana que nos entregó las llaves de su casa porque él se iba de vacaciones y nos la ofrecía para ducharnos cuando quisiéramos. Ha sido sorprendente. La clásica señora con la bolsa de la compra que nos traía algo para desayunar, ha sido tremendo.

Coméntanos el aspecto de la participación sindical en la empresa, en torno al 80% y en que medida crees que ha podido influir.

SINTEL siempre ha sido una empresa muy guerrera. Quizá porque siempre hemos tenido unos dirigentes sindicales muy lúcidos. Yo realmente no pertenecía a ningún sindicato, pero durante la lucha, me he afiliado y las centrales sindicales se han volcado al 100 por 100.

Tú como individuo, solo, no haces nada, si no hubiéramos estado unidos los 1.817, no lo habríamos conseguido, se demuestra que la unidad y la fuerza de muchos, como un individuo sumado a otro, es mucho y allí esta la fuerza del propio sindicato y de la importancia de la afiliación y la participación.

¿Qué nos puedes comentar sobre el encierro de la Almudena de vuestras mujeres y compañeras?

Ha sido tremendamente duro, sobre todo por el espacio físico que tenían, porque nosotros nos podíamos mover en un determinado momento de un lado para otro, pero a ellas a las 10 de la noche, les cerraban las puerta y les limitaban los movimientos. Otro aspecto fue el frío ya que hubo un momento donde les quitaron la calefacción.

Que te gustaría añadir

Simplemente agradecer. Agradecer la solidaridad de un montón de personas. Desde gente como Saramago, Paco Frutos, Gaspar Llamazares, Ana Belén, Millás, Coll, a toda esa gente que parece que no está pero que cuando se da una situación de este tipo, están allí y saben estar. Pero sobre todo agradecimiento a la gente que no es conocida, a esa muchísimo más. A vosotros, a los vecinos de Aluche, de Lucero, que os habéis ofrecido a ayudarnos, siendo vosotros los que vinisteis a buscarnos a nosotros, ayudándonos en lo que habéis podido.