Pacto de Legislatura de IU con el Gobierno de Aragón

Pacto de Legislatura de IU con el Gobierno de Aragón

El acuerdo no supone ningún avance para los trabajadores

Entrevista a Pablo Hijar, miembro del Consejo Político Regional de IU-Aragón

IU de Aragón, que tiene un representante en el Parlamento aragonés, ha llegado a un acuerdo con el Gobierno de Aragón, que está integrado por el PSOE y el Partido Aragonés (PAR) ¿en qué consiste el acuerdo?

Lo primero que hay que tener en cuenta es de dónde venimos. En las últimas elecciones autonómicas y municipales sólo conseguimos mantener la presencia de un representante en las Cortes y perdimos por completo la representación en el Ayuntamiento de Zaragoza. La parálisis de IU a nivel general ha tenido en Aragón sin duda unos rasgos más acentuados, porque –por encima de otras consideraciones– la dirección nativa ha profundizado por la vía del oportunismo político. Sin duda el Pacto de Legislatura con el Gobierno de Aragón es la más viva representación de nuestras afirmaciones.

El pacto –que garantiza la mayoría absoluta gubernamental hasta el fin de la legislatura– es un documento generalista que no contiene un cambio sustancial en la línea defendida hasta ahora por Marcelino Iglesias, presidente del Gobierno de Aragón. El documento trata temas importantes como el del agua, la enseñanza, la sanidad, el empleo… En todos ellos se incurre cuando menos en contradicción con lo que debería ser el programa de un gobierno de izquierdas y con el programa electoral de IU-Aragón.

El ejemplo de la enseñanza es curioso. La palabra «pública» no aparece en ningún apartado. La dirección de IU asume un «Pacto por la educación» del que no formábamos parte por su respaldo a la financiación masiva de los centros privados. Por supuesto todo lo confiamos en la discusión de una nueva Ley de Calidad aragonesa sin concretar presupuestos, modelo de enseñanza… Pero el colofón es el gran esfuerzo dedicado a la universidad pública de Aragón, a la que se despacha en dos líneas, por supuesto políticamente correctas y los más generalistas posible.

Desde luego la dirección no podrá argumentar que el acuerdo viene dado por un giro a la izquierda del PSOE y mucho menos de la derecha regionalista (PAR). Los propios documentos, firmados por el Coordinador –Luís Laviña– hasta hace dos meses, indican que nos topamos con un gobierno incapaz de solucionar las principales reinvindicaciones de la mayoría de la población. Es más, la experiencia hasta ahora es que este gobierno ni siquiera ha cumplido los compromisos que acordó con IU en distintas negociaciones en el pasado reciente. Las «enmienda estrella» de la votación de los presupuestos vigentes de la Comunidad Autónoma, todas ellas de materia educativa, se basaban en conseguir desviar unos 2.000 millones de la privada concertada a la pública… Al final el dinero terminó de nuevo en manos de la patronal de la privada. Luís Laviña hablando de este tema tildó este verano de «engaño y deslealtad» el incumplimiento de acuerdos por parte del gobierno... ¿Es distinto este gobierno desde el verano?

¿En qué puede beneficiar a los trabajadores de vuestra comunidad el acuerdo de IU con el gobierno autonómico?

El caso de OPEL-España es todo un botón de muestra. La multinacional ante la previsión de bajada de beneficios (que no pérdidas) está imponiendo expedientes de regulación que paulatinamente son aprobados por el ejecutivo de Marcelino Iglesias. El  acuerdo no contiene ni una sola línea sobre este tema y en la dirección de IU parece que no incomoda la colaboración con un gobierno que siempre se pone de lado de la patronal. ¿Cómo podemos apoyar a un gobierno que transige el cierre de plantas como la de DELPHI en Belchite? ¿Cómo podemos ser cómplices de un política así cuando la economía camina hacia la recesión?

No, el acuerdo no contiene ningún avance concreto y significativo. Ni en las condiciones de trabajo (35 horas, eliminación de ETTs y contratos basura…), ni en las condiciones de vida (Sanidad, enseñanza, salario social…) los aragoneses no experimentarán cambio alguno más allá de lo que mande el mercado.

Marcelino Iglesias ha destacado por su oposición al Plan Hidrológico Nacional del PP, pero ¿qué política ha practicado su gobierno?

Marcelino Iglesias ha tratado de capitalizar la movilización contra el PHN con encendidos discursos populistas sobre la «España del interior», pero no ha planteado ninguna alternativa real frente a la política hidráulica del PP. Es más, el Gobierno de Aragón apoya la construcción y recrecimiento de embalses innecesarios que entre otras cosas están diseñados para facilitar y regular el trasvase. No nos oponemos a la regulación de los cauces fluviales para necesidades sociales, pero no podemos aceptarlos cuando éstos sólo benefician a terratenientes de nuestra cuenca y de la receptora… En ningún momento Marcelino Iglesias ha querido abordar el problema del agua y la necesidad de un cambio en el sistema de propiedad de la tierra. ¿Como se puede disponer del agua como un recurso de acceso universal cuando ésta se reparte en sindicatos de riego en los que se vota por número de hectáreas?

El socio del PSOE es el PAR, que en el pasado reciente gobernó con el PP, ¿cuál es la política de este partido y qué intereses defiende?

El PAR ha representado y organizado históricamente a los caciques locales de Aragón (en competición con AP-PP) y desde luego es un partido netamente derechista. Su política respecto a los servicios públicos es partidaria de favorecer lo privado, en cuestiones laborales nunca ha estado del lado de los trabajadores, en el tema del agua defiende posiciones que solo benefician a los terratenientes… Pese a quién le pese (algunos para justificar el pacto le llaman partido de «centro») mientras en las Cortes apoya al PSOE, en el Ayuntamiento de Zaragoza asegura la estabilidad del PP.

Un partido que ha crecido mucho estos últimos años es Chunta Aragonesista (CHA), que ha conseguido gran parte del apoyo que otros momentos obtuvo IU, ¿qué opina del mencionado acuerdo y cuál está siendo su actuación en el Parlamento de Aragón?

CHA es sin duda el partido más beneficiado de la actual situación. Su práctica en las Cortes es de oposición, y pese a que ha colaborado con el gobierno en la aprobación de medidas cuestionables, es visto de forma creciente como la alternativa más seria a la dirección del PSOE por la izquierda.

Desde luego su política hacia el PHN ha sido la más acertada, «en el mundo de los ciegos…». Ha sido el partido que apoya la lucha contra los embalses más polémicos, ha sido el partido que más presencia ha tenido en las movilizaciones, y sobre todo ha sido el único partido que se diferenció claramente de la política del Gobierno de Aragón en este terreno. Esto sin duda tendrá su recompensa y contribuye a borrar las enormes contradicciones de CHA a los ojos de la juventud y los trabajadores.

¿Qué pensáis que debería hacer IU de Aragón, entonces?

Izquierda Unida debería dejar claro que una cosa es no permitir la entrada en el gobierno de Aragón al PP, con lo cual yo estoy de acuerdo, al igual que muchos compañeros, y otra, que compartamos la política de un gobierno que en la práctica ha sido continuista frente al que le precedió (PP-PAR). La decisión de la dirección firmando el Pacto de Legislatura pone aún más difícil esta necesaria diferenciación de la dirección del PSOE, pero es el único camino para levantar de nuevo IU como referente de los sectores más avanzados del movimiento obrero y de la juventud.

Necesitamos una política independiente que se base en la defensa de los derechos e intereses de la mayoría de la población, ser la oposición a las políticas insuficientes del gobierno de Aragón que desde luego no responden a las reivindicaciones de los movimientos sociales.

Por cierto, ¿cuál es la opinión de la militancia de IU-Aragón sobre este acuerdo?

La dirección no ha permitido saber esto con certeza. Hasta el momento en todas las ocasiones que se planteó este tema, o alianzas por arriba con la dirección del PSOE, la militancia las ha rechazado.