Ultraderechistas asesinan a un inmigrante en Alicante

Ultraderechistas asesinan a un inmigrante en Alicante

Víctor Domínguez/Responsable de organización de IU-Alacantí

Cualquiera que acuda los fines de semana por las zonas de marcha de Alicante, está acostumbrado a ver grupos ultraderechistas, exhibiendo sus símbolos, bebiendo y tomando pastillas. A cualquier joven alicantino que le preguntes podrá indicarte dos o tres bares de reunión de estos fascistas. La Universidad y algunos barrios de esta ciudad llevan unos meses infectados de carteles de Democracia Nacional con lemas como «Alto a la invasión, los españoles primero», «Inmigrante, ayúdanos a acabar con el racismo, vete a tu país» o «De fuera vendrán que de tu casa te echarán».

Pero todo esto no parece tener importancia. De vez en cuando se hablaba de un inmigrante apaleado, pero ya se sabe, con los jóvenes estas cosas pasan. La policía, tan solícita en acosar a los militantes que protestan contra la guerra en Afganistán o contra el Desfile de las Fuerzas Armadas, no parecía excesivamente preocupada, total si no les gusta Europa que no vengan. Tampoco parecía verse una especial indignación entre la población y los medios de comunicación, más bien al contrario, hechos como el cierre de la mezquita tras el 11 de septiembre o el despido masivo en ciertas empresas de trabajadores inmigrantes pasaron prácticamente desapercibidos. Y en este ambiente, en la madrugada del sábado 17 de noviembre, uno de estos grupos fascistas, en una de sus habituales «diversiones», pegaron una paliza a un africano y, a continuación, mataron de un navajazo a un joven checo que habitualmente tocaba música en la calle junto con otros compañeros. Este hecho no ha podido ser silenciado, y ahora políticos de todo tipo se lanzan a condenar este tipo de acciones. Pero ninguna medida será tomada. Dentro de unas semanas nadie recordará este asesinato y dentro de unos meses nos volveremos lamentar de otra muerte similar y nos preguntaremos de nuevo como pueden ocurrir estas cosas en una ciudad como Alicante. Pero mientras, se nos seguirá creando un clima de criminalización de todo lo diferente, acentuando la idea de que ponen en peligro nuestros valores y nuestra cultura, sin pensar que este discurso, potenciado para justificar leyes de extranjería o bombardeos contra pueblos como el afgano, se convierte en el caldo de cultivo ideal en el que se nutren todo este tipo de grupos ultraderechistas que, ante la pasividad de las autoridades, están dispuestos a tomarse la justicia por su cuenta.

Por todo ello una serie de colectivos, desde sindicatos a asociaciones cristianas, pasando por ONG´s, Asociaciones de Vecinos, Asociaciones de Inmigrantes o partidos políticos como Esquerra Unida y el PCPV queremos expresar nuestro rechazo ante esta situación exigiendo a las autoridades la urgente adopción de medidas para desmantelar a estos grupos violentos de corte fascista que atentan contra los derechos fundamentales de las personas y ponen en peligro valores democráticos tan esenciales como la vida, la convivencia, la tolerancia y el respeto a la pluralidad, que se detengan y juzguen a los responsables de este asesinato y llamamos a la población a acudir a todos los actos de protesta que se convoquen. De forma que entre todos contribuyamos a crear una sociedad más justa.

En ese sentido se celebró el sábado 24 de noviembre, una semana después del brutal asesinato, una concentración en el lugar de los hechos a la que acudieron cientos de personas, ésta fue la primera iniciativa, pero no será la última ya que este tipo de acontecimientos deben ser contestados con masivas muestras de repulsa.