Entrevista a Agapito Ramírez dirigente minero de Boliden-Apirsa

Entrevista a Agapito Ramírez dirigente minero de Boliden-Apirsa

«Estamos defendiendo nuestros puestos de trabajo»

¿Cómo se encuentran las últimas negociaciones con el P.P. y las distintas administraciones después de un mes de lucha?

Estamos a la espera de que el gobierno central se defina sobre la aplicación del Estatuto del minero en su máximo nivel, para la finalidad que teníamos con la propuesta de las federaciones y de los trabajadores. Ésta consiste en aumentar el número de trabajadores prejubilable, quedando el mínimo posible para la recolocación, ya que es donde pueden existir los problemas después. Estamos a la espera que los técnicos del Ministerio concreten la propuesta que se ha hecho, que hemos trabajado y que la empresa emita certificados de que esta mina ha estado simultaneando trabajo de interior y de exterior, de la corta de Aznalcóllar y de la corta de los Frailes, con dos galerías y con un pozo de interior para abastecer a la planta piloto. Hasta el próximo lunes 21 de enero no tenemos las respuestas. Parece que las noticias y opiniones son positivas y que se puede aumentar el número de trabajadores prejubilables.

¿Qué situación tendréis?

Ahora tenemos una amenaza de quiebra, ya que un acreedor ha impugnado el convenio de acreedores, y además Boliden según los interventores no puede continuar agravando (ya que tendría responsabilidad penal) la situación económica de la empresa día tras día sin producir, sin tener ingresos y sólo gastos. Tenemos la amenaza de que el martes nos iban a despedir. Para que se lleve a efecto el acuerdo entre los trabajadores y la empresa, hace falta que la maquinaría se la lleven y dejen 2.000 millones de pesetas antes del 31 de enero y los otros 2.000 los tendría que avalar la Junta de Andalucía. Hasta ahora la Junta no ha avalado los dos mil millones, y para que se lleven la maquinaría hace falta que exista definitivamente un convenio de cese de actividad minera, que lo certifique la Junta de Andalucía, y hasta ahora, ni ha dado el aval ni el cese de actividad, estas son las medidas más urgentes que tenemos.

Si la empresa presenta la extinción de contratos a través de los interventores, podemos estar en una coyuntura encontrándonos con que no tenemos ni acuerdo ni tenemos nada. Nosotros lo que queremos es que se lleven la maquinaría de una vez, que parece que está pignorada con el grupo, que nos den las indemnizaciones y a partir de ahí empezar con la Junta en el tema de la recolocación, y concretar las prejubilaciones. Si a nosotros se nos amenaza con la extinción de contrato a través de la quiebra, a partir del lunes vamos a intensificar las movilizaciones para que la Junta se defina y concrete una vez por todas, el aval y el cese de actividad, y poder cobrar las indemnizaciones.

¿Participasteis en la manifestación de 4.000 personas en Huelva en apoyo de la  minería?

Sí, participamos, pero sólo pudimos ir una representación de 60 personas entre un autobús y coches particulares, ya que coincidió con la acción de donaciones de sangre. El Centro de Donación de sangre sólo tenía el día 17 de enero, no tenía hueco ningún otro día hasta último de mes.

¿Qué ha representado para vuestra lucha el que os visiten 20 estudiantes, que llevan el mismo tiempo que vosotros, un mes, aunque ellos  acampados frente al Ayuntamiento de Sevilla?

Estamos muy satisfecho, con que nos hayan devuelto la visita que le hicimos. Hemos tenido un almuerzo con ellos, en donde hemos intercambiado opiniones, planteando nuestros problemas y situaciones, dado que, aunque estamos luchando en diferentes sitios, sus problemas nos afectan como padres y como ciudadanos, de cara a la propia educación que la quieren privatizar cada día más, y restringir más el acceso a la universidad para los hijos de los trabajadores. Nuestras luchas pertenecen a terrenos distintos pero son luchas comunes porque nos afectan a todos.