Estudiantes en lucha, también en Alemania

Entrevista a Raika y a Kijan, alumnos de la Universidad de Colonia

Estudiantes en lucha, también en Alemania

Sergio Sánchez, Universidad Hispalense

Kijan es un estudiante «erasmus» en Sevilla, de la facultad de Geografía e Historia. Está participando de forma activa en las luchas contra la LOU, y en los movimientos que surgen en general. Pocos días antes de que le visite su hermana Raika me comenta que en Alemania los universitarios están en lucha desde hace un par de semanas. Tras charlar de diversos e interesantes temas comenzamos la entrevista. Por motivos de espacio publicamos una parte, pero se puede encontrar la entrevista entera en la página web; www.inicia.es/de/Emancipacion

¿Podrías definir cual es la política educativa que se ha estado aplicando en Alemania en los últimos años?

Durante los noventa teníamos un gobierno demócrata-cristiano [el de Helmut Kohl] y fue entonces cuando surgió la idea de cambiar el sistema educativo. Era un intento de los empresarios alemanes, pero también de la Mesa Redonda de empresarios a nivel europeo, pues los empresarios necesitan adecuar la educación a los intereses de la economía. En un boletín de aquella Mesa, un empresario famoso dio un informe, que fomentó un debate sobre la universidad. El problema es que los empresarios y políticos debaten desde el punto de vista de la economía. Al mismo tiempo, la situación real de la universidad es muy mala. Hay poco presupuesto para muchos estudiantes: esto significa, por ejemplo, asignaturas de una hora programdas para treinta alumnos, se dan con ciento cincuenta personas.

Pero los estudiantes, que leen sobre la mala situación porque hay «estudiantes vagos» que suspenden, y lo comparan con su realidad, que es que quieren estudiar, pero no pueden porque no hay dinero. En el año 97 empieza a surgir la idea de las Tasas, que hasta entonces no las había. Durante las elecciones el PSD prometió 8.000.000 de marcos alemanes (unos 750 millones de pesetas) y otras medidas, como una beca para todos los estudiantes, como en Dinamarca, porque en Alemania las becas son Créditos que hay que devolver, y además, la gente estaba harta del señor Kohl. El PSD tiene profundas raíces entre los trabajadores, que lo ven como su partido, aunque haga mal las cosas, y en el 98 se eligió al señor Schroeder, con la esperanza de millones de personas, pero nada, ni un marco más para la universidad, nada. La gente vio que el PSD era más neoliberal que el señor Kohl.

En Alemania hay un federalismo, y la educación es competencia del Estado Federal, por lo que el gobierno estatal no puede aprobar leyes por las buenas. Así pues, en el Sur no hay Parlamento de estudiantes, y ya se ha aplicado la Tasa, con lo que hay que pagar. El PSD tiene la misma política educativa que aquí en España. Es la aplicación de los Acuerdos de Bolonia, de la Organización Mundial del Comercio para privatizar los servicios públicos. Los puntos son elitizar la universidad, disminuir la representación estudiantil, adaptación a las necesidades de los mercados… Hay expertos que vienen de fuera de la universidad a determinar la calidad de cada universidad, y se llama Consejo de la Sociedad, aunque yo no veo a ninguna asociación de inmigrantes, porque son empresarios. En Física industrial, como tiene salida y se invierte, el Consejo llega y dice que es buena, e invierte más dinero. Pero Pedagogía no. Además quieren recortar el tiempo de estudio, porque en Alemania la carrera dura 7 u 8 años, y quieren ponerlo en cinco o tres años. Hace un mes se decidió que en el 2004 habrá tasas. Pero la Ley tiene que pasar por la Corte Suprema, porque contradice la Constitución, y ya está aprobada.

Ahora, el gobierno, está intentando dividir a los estudiantes, lanzando argumentos como que la culpa de los problemas la tienen los estudiantes que estudian en poco tiempo y los que lo hacen a largo plazo abusan del sistema. Así, han pedido tasas a aquellos que superan un determinado años de estudio, por ejemplo diez años. Eso afecta a poca gente, pero eso lo que hace es crear la base para tasas generales. Así pasa en el Sur.

¿Cuál es la situación del movimiento estudiantil y la respuesta a los últimos ataques en educación?

La gente respondía con acciones puntuales, porque estaba muy harta, pero aun no había movimiento. Todo empezó en el curso 97, cuando unos estudiantes querían entrar en un aula para participar en una asignatura, pero no pudieron porque estaba llena, y se declararon en protesta. Toda la asignatura se solidarizó y se declararon en huelga. De repente las luchas de este tipo empezaron a crecer como las setas en todo el país. Las luchas duraron un mes aproximadamente y una minoría más avanzada empezó a luchar contra la idea de las tasas. El movimiento, durante las elecciones, bajó un poco, en espera de las medidas que adoptase Schroeder. Surgió una plataforma contra la aparición de tasas en el curso 99/00.

Varios factores han ayudado a crear un movimiento ahora. El primero es el movimiento de resistencia global, que da la idea de una movimiento mundial. Pero hay que decir que lo que ha ayudado más a la unificación del movimiento es las luchas contra la Guerra, que es más fuerte en Alemania que aquí, sobre todo en universidad, porque es la primera vez que hay un movimiento por la Paz. Ha surgido una plataforma contra la Guerra en la Universidad de Colonia que aglutina a pacifistas, comunistas, a los que trabajan en la Plataforma contra las tasas...

El día 12, la preparación de la marcha a Bruselas «Por una Universidad Pública y de Calidad», sirvió para unir a los estudiantes. Aunque los activistas son una minoría, ahora, al estar relacionados con problemas más generales, universidad, guerra, se les escucha. Ahora, la vida política en la Universidad de Colonia es más colorida. Hay charlas contra el capitalismo, vinculando problemas cotidianos con otros más generales. Para ese día se hicieron varias acciones, como video forum, charlas, conferencias, clases autodidactas. También hubo huelgas, de más de una semana, en tres ciudades. En Berlín, el día 12 por la noche, agentes antidisturbios entraron en la universidad, y detuvieron a más de cincuenta personas. Es algo muy fuerte esto, pero ha ayudado a unir y despertar a otros sectores. La asamblea de esa facultad decidió alargar la huelga, aumentando la participación de la gente. Ahora han acabado, pero para enero han convocado huelga.

Por primera vez las enseñanzas medias y secundarias, que hasta ahora luchaban por separado de universidad, se han unido, con los profesores, a la universidad. Ahora el movimiento no está como aquí, en el Estado español, pero está avanzando. Ahora una huelga sería minoritaria. Lo mejor sería informar a más gente, ganar a más gente, y llevar a cabo acciones puntuales. Pero sobre todo, lo que ha ayudado a unificar las luchas, fue la convocatoria de Bruselas, y el ejemplo de aquí. Ahora, los estudiantes en general, están hablando de educación neoliberal.

¿Qué papel están teniendo los sindicatos de los trabajadores en esas luchas alemanas?

En Alemania los Sindicatos están vinculados al SPD, son casi parientes. No tienen subvenciones, pero tienen empresas, tienen más de tres millones de afiliados, y con la cuota de sus afiliados y sus empresas sacan dinero. Hay barrios enteros y escuelas que son de los sindicatos para los obreros. Como es su partido quien gobierna, los sindicatos están paralizados, no pueden decir nada. Pero igual que cambia el ambiente en universidad, en los sindicatos están surgiendo corrientes y redes de izquierda y oposición. Pero la verdad es que no se mueven. Además, en la vida universitaria no existen, lo único que existe es el Sindicato de Profesores, que nación en el 68, y no está vinculado a los sindicatos, pero está más a la izquierda. Para La Cumbre de Niza, todos los sindicatos movilizaron a miles de afiliados, pero el más grande del mundo, que está en Alemania, sólo movilizó a sesenta personas. Boicotean el movimiento, por ejemplo, hace un año y medio, el sindicato de Servicios Públicos tuvo elecciones para hacer huelga en unas luchas. El 88% de los miembros decidió hacer huelga, pero la dirección se negó, y no hubo huelga.

¿Existen organizaciones estudiantiles o un sindicato de estudiantes a nivel estatal?

El Federalismo alemán dificulta la organización estatal, aunque no hay organizaciones ni siquiera en cada uno de los  Estados Federales. Además, la idea de una organización centralizada es rechazada por la mayoría de los estudiantes. Lo que sí que hay es un Parlamento de Estudiantes, pero sus competencias son las propias de un Claustro. Pero ahora sólo hay un representante de estudiantes. La Organización juvenil que existe es la Juventud de Schroeder del SPD, en la que hay conflictos, porque, aunque no les guste lo que hace su gobierno no pueden decir nada. Sí que existen plataformas de organizaciones. Pero son muy izquierdistas.

¿Qué pensáis de las luchas que se están dando en Europa?

La gente está en un proceso de concienciación: han de actuar localmente en su universidad, pero a la vez han de pensar a nivel global. Esa conciencia es nueva, significa que la gente se informa sobre lo que pasa en otros países, toma conciencia de lo que pasa por ahí, se crea una red de universidades, iniciativa de una convocatoria europea... Eso son cosas nuevas para la gente. Debido a los acuerdos de Bolonia los gobiernos no pueden ceder ante los estudiantes, no disponen de ese espacio para maniobrar. La política educativa se hace en Bruselas, no en Madrid o Berlín, o Roma, y los años que vienen cada vez más será así. Para acabar con esto la lucha tiene que ser global, a nivel de Europa. Esto que está pasando es un paso adelante. El día 12 hubo manifestaciones y acciones en toda Europa, pequeñas movilizaciones y acciones, pero movimiento. Fue unitario. Se intentó hacer una conferencia de estudiantes en Bruselas, pero la poca preparación impidió que saliese bien.

La etapa próxima es Sevilla. El mismo día de la cumbre del Banco Europeo, se está preparando una conferencia de estudiantes. Seguro que habrá también una manifestación.