Las Cajas de Ahorro camino de la privatización

Las Cajas de Ahorro camino de la privatización

Bajo el PP todo se privatiza. Ahora les toca el turno a las Cajas. El PP ha anunciado una serie de cambios respecto a las Cajas que se reflejarán en la nueva Ley Financiera y se debatirán proximamente en el Parlamento. Entre las propuestas destaca el establecimiento de "cuotas participativas sin voto" en las Cajas. Estas cuotas son similares a las acciones y el PP las justifica como medio para aumentar los recursos de las Cajas y financiar su expansión. Se limitará la emisión de cuotas-acciones al 50% de los recursos propios de la entidad. Y con la excusa de dar estabilidad a su gestión se defiende el aumento de los mandatos de los órganos de gobierno entre 8 y 12 años. ¿Si las cuotas-acciones llegan a suponer el 50% de los recursos de las Cajas van a conformarse los accionistas con no tener voto?

Las Cajas de Ahorro se supone que son entidades sin ánimo de lucro y tienen esa categoría porque dedican una parte importante de sus beneficios a obra social (155.904 millones de pesetas en 2001, un 26,8% del beneficio total). A partir de ahora deberían que cambiar su catalogación por entidades "sin mucho ánimo de lucro". Lo que hoy se destina a obra social se tendrá que repartir con los  dividendos que se repartan a los accionistas. Lo mismo sucederá con el dinero destinado a reservas (426.614 millones de pesetas), que en 2001 fue el 73,2% de los beneficios del conjunto de las Cajas con el riesgo que supone reducir los fondos reales de las Cajas. Menos obra social, menos reservas, pero beneficios para unos cuantos inversores a los que representa el PP.