El corazón de la tierra

El corazón de la tierra
Juan Cobos Wilkins
Plaza y Janés Editores SA2001

Jesús María Pérez

Sobre el encuentro de dos mujeres de dos culturas diferentes, situado en 1952, se trenza esta novela, que es un relato muy emotivo de hechos reales ocurridos en l888 en la cuenca minera de Riotinto.

Blanca Bosco es la hija del líder minero que encabezó la huelga y que se vio obligado a huir y desaparecer después de que fuese ferozmente reprimida por los soldados del Regimiento de Pavía enviados desde Sevilla.

Katherine White es la nieta del médico que dirigía el hospital de la Riotinto Company, que dimitió después de los acontecimientos. Katherine quiere conocer los sitios que su abuelo le describía en cuentos que le marcaron desde la infancia.

Juan Cobos va intercalando las cartas entre las dos mujeres con la narración oral que Blanca hace a Katherine de los hechos que ella misma vivió siendo niña.

No es un libro de historia, pero nos permite vivir con más intensidad que si lo fuera, un momento muy olvidado de las luchas obreras de finales del siglo XIX. E1 autor reconstruye con maestría los dos mundos enfrentados que coexistían, que no convivían, en el mismo espacio; la rica isla del barrio británico, copia de la Inglaterra victoriana, separada y prohibida para los mineros y sus familias. Y, por otro lado, los pobres barrios y pueblos de los trabajadores y campesinos.

La huelga se desató principalmente demandando la desaparición de las teleras que eran fuegos al aire libre donde se hacía la combustión del mineral. Eran cientos y sus gases sulfurosos envenenaban el aire y la tierra, a los animales y a las personas de una comarca que abarcaba cientos de kilómetros cuadrados. Hacía décadas que ya habían sido prohibidas en Gran Bretaña, pero en la España no desaparecieron hasta 1917.

Describe con intensidad el cambio en el ambiente y en la mentalidad de las familias obreras cuando se desata la lucha y cómo se prepara la gran manifestación pacífica que debía culminar la semana de huelga. El sábado 4 de febrero de 1888 miles de personas recorren las calles del pueblo y ocupan la plaza del Ayuntamiento. Pero el ejército, por orden del Gobernador civil de Huelva, manda disparar contra una multitud pacífica, desarmada y desprevenida.

Este es un libro recomendable, ameno en su lectura y que rescata del olvido páginas, que de una u otra forma, son parte de nuestra propia historia; de la historia de los de abajo.