Los trabajadores de siguen en lucha, tras más de tres meses sin cobrar

Los trabajadores de siguen en lucha, tras más de tres meses sin cobrar

«Los mineros están dispuestos a todo» - Entrevista a Agapito Ramírez, dirigente de los mineros de Aznalcóllar (Sevilla)

Agustín Romero
IU-Sevilla

Los mineros de las minas de Aznalcóllar (Sevilla) de la multinacional Boliden-Apirsa llevan tres meses sin cobrar. Las promesas a las que las diferentes Administraciones se han comprometido, no se cumplen. La Junta se comprometió a conceder incentivos por la recolocación de mineros (subvención de 6.000 euros por contrato) en un plan de restauración ambiental, y completar la renta de los mineros en 420 euros mensuales. Por otro lado, la Administración central se comprometió a solucionar el tema más espinoso, el de las prejubilaciones; la Dirección General de Ordenación Jurídica ha dado el visto bueno para aplicar los coeficientes reductores (por peligrosidad en la minería) fijando la edad de jubilación en 50 años, esto supondría la solución para 306 ó 307 de los 415 de plantilla. A los trabajadores que hubiesen agotado el subsidio de desempleo se propuso su prolongación hasta la fecha y en espera de las negociaciones del lunes de Semana Santa en Madrid.

Las diferentes Administraciones se echan la pelota de unas a otras. Eso sí, se pusieron rápidamente de acuerdo para lavarse la cara ante la Europa del capital, inyectando una cantidad de dinero sin límite para un corredor verde que se ha quedado en un inmenso fiasco. No repararon en conceder todo tipo de créditos y subvenciones a la multinacional Boliden, antes del desastre ecológico que ellos mismos causaron (rompimiento de la balsa) y, después del desastre, tratando de mantener la explotación. Varios técnicos habían avisado con antelación del peligro, dada la inestabilidad del terreno, pero una vez recibidas todas las ayudas, incluídas las de la UE, han cerrado su chiringuito y se han ido con las alforjas bien llenas y sin responder ante ningún juez. Eso sí, el abandono de los trabajadores y sus familias a su suerte, no les interesa, como no le interesa ni un miligramo el mineral si no es rentable.

Esta situación es la que ha obligado a los mineros y a sus familias a luchar por un futuro digno. Llevan varios meses protagonizando toda clase de luchas desde el encierro indefinido en las instalaciones de la mina desde las pasadas Navidades, pasando por el corte de las vías del tren en la estación de santa Justa impidiendo la salida del AVE, al que denominan la joya de la corona, y que les costó varios contusionados y heridos por la represión policial, manifestaciones en Sevilla, cortes de carreteras y puentes además de la Autovía Huelva-Sevilla, hasta los 11 días que han estado encerrados en la Catedral, finalizando el día 23 de marzo.

Los 400 trabajadores han decidido abandonar el encierro, para no impedir el desarrollo de las cofradías. A continuación publicamos una entrevista a Agapito Ramírez, dirigente de las minas de Aznalcóllar hecha cuando llevaban 9 días encerrados en la Catedral de Sevilla, y las autoridades políticas hacían todo lo posible en negociaciones y en promesas para que el encierro finalizara antes del comienzo de Semana Santa.

¿Cuándo tenéis la próxima reunión con la Junta de Andalucía?

La reunión la tendremos el próximo lunes.

¿Cómo está la situación con respecto a las negociaciones que lleváis?

Con respecto al gobierno central, que es por lo que estamos encerrados aquí en la Catedral, estamos a la espera. Hoy, esta tarde, tenemos una reunión en el Parlamento de Andalucía, con Teófila Martínez y Antonio Sanz. La reunión es para que se nos comunique la opinión  del partido del gobierno con respecto a los coeficientes reductores, para poderse jubilar un mayor número de trabajadores, en este caso 306 ó 307.

¿Esto cuánto supondría en dinero?

Esto no está cuantificado todavía, pero nuestra petición lo que hace es adelantar la edad de jubilación en una media de 4 años. Se estima que puede está entre los 7 mil o los 9 mil millones de pesetas, de los cuales los trabajadores, cómo tienen que aportar su indemnización aportarían entre 3.000 ó 3.200 millones de pesetas. Esta es la propuesta, después, el resto, la Junta de Andalucía se ha comprometido a pagar el 50% de lo que quiere hacer y el Gobierno Central ha dicho que iba a colaborar, lo que  todavía no  ha dicho es con cuanto se va comprometer, y lo que no sabemos son los problemas que tendremos de cara a concretar las pólizas y a las prejubilaciones, pero sabiendo que el pistoletazo de salida son  los coeficientes reductores al día de hoy.

¿Y con la Junta de Andalucía?

Esta es la segunda parte. Con el Gobierno de Andalucía, el tema es el de la recolocación de los trabajadores, es decir el futuro. Para que esto se dé es necesario también que los embargos hayan llegado a un acuerdo, y estén cerrados, estén levantados mejor dicho. Hace dos días dijeron que habían llegado a un convenio con la tesorería de la Seguridad Social y con el Agencia Tributaria. Lo cierto es que hay informaciones de que las cosas no están así, son negativas, que eso no está hecho, lo han elevado al ministerio, no lo han cerrado definitivamente aquí en Andalucía. Esa son las informaciones que tenemos extraoficialmente. No está hecho el embargo, esto imposibilita que después con la Junta de Andalucía podamos llegar al acuerdo de la recolocación del futuro con las distintas empresas que se quieren instalar en el polígono industrial.

¿Además de las movilizaciones y el encierro en la Catedral que pensáis hacer?

Aquí en la Catedral estamos consolidados. En principio el encierro es indefinido. Lo que hemos hecho los compañeros es trasladar el encierro de la mina, que tenemos desde el día 17 de diciembre, aquí, a la Catedral de Sevilla. En la Asamblea acordamos simultanear el encierro con acciones en la calle, de un par de horas por la mañana, en distintos organismos y en otros sitios con cortes de carreteras, etc. Queremos que se acelerare la concesión del gobierno, para que no nos  metamos en la Semana Santa, para no dar una imagen negativa a la mayoría de los ciudadanos, respetando a los que quieren disfrutarla. Esperamos que con esta presión el Gobierno diga  algo de los coeficientes de prejubilación. Hoy jueves las cosas no son así. Si mañana no hay respuesta te aseguro que habrá y seguirá la movilización fuerte y gorda y que pase lo que tenga que pasar. De cara a que se acerca la próxima semana aumentan las presiones para que se levante el encierro, pero nosotros aumentaremos la presión de cara a que se solucione nuestro problema que es lo que estamos esperando.

Después del éxito de la manifestación del día 16 de mujeres y niños del pueblo que vinieron a apoyaros, ¿qué ambiente se respira en el pueblo?

El ambiente que se respira es que los mineros están dispuestos a todo, aunque el sacrificio, el problema, lo padece toda la familia. En las movilizaciones sólo participaban los trabajadores, pero desde el pasado sábado, con la participación de las mujeres y del pueblo, tienen que saber que Aznalcóllar ha conjuntado sus fuerzas, asociaciones, organizaciones y todos los ciudadanos en general, para demostrarles que estamos dispuestos a todo. Las Administraciones han de tener en cuenta a todos los sectores que participan en la protesta. Hay un ambiente de espera de cara a poder aportar, a participar, para manifestarse para la solución final y global que todos queremos, para las familias, para el pueblo y la comarca en general.

¿Qué solidaridad estáis teniendo de las organizaciones de Sevilla, Asociaciones Vecinos, Sindicatos, partidos, Foro Social…?

Estamos teniendo bastantes muestras de solidaridad por parte de las organizaciones sociales. Acabamos de recibir la visita de Paco Frutos, secretario general del PCE. Ayer tuvimos a la Ejecutiva del PSOE. Los sindicatos, CCOO, UGT, CGT, organizaciones cristianas, Cáritas, IULV-CA, Ayuntamientos, y por supuesto me quedan muchas sin mentar, pero en fin, que estamos teniendo bastante muestras de solidaridad por parte de la ciudadanía de Sevilla, incluso individuales, aportando económicamente ayuda, ya que saben que llevamos tres meses sin cobrar y muchos quieren ayudar económicamente.

Bueno esperemos que tengáis una solución pronta a vuestro problemas ¿Quieres decir algo más?

Bueno desde aquí lo que pediría es disculpas a la ciudadanía en general ya que no nos dejan otra posibilidad para reivindicar y reclamar la solución, la justicia social que merece este problema, por lo que tenemos que recurrir a movilizaciones, presiones, encierros, y demás. En un Estado Democrático se deberían solucionar los problemas de otra forma pero los políticos no entienden, o no quieren dar soluciones a los trabajadores, a los colectivos sociales que tienen problemas. No entienden otro lenguaje, como no sea de esta forma. La opinión pública tiene que saber quienes son los culpables. Nosotros pedimos disculpas porque es la única alternativa que tenemos, pero los verdaderos culpables son los gobernantes.