Análisis del Real Decreto Ley 5/2002 para la Reforma del Desempleo

Análisis del Real Decreto Ley 5/2002 para la Reforma del Desempleo

Más mano de obra barata para los empresarios

Arantxa Alonso
Responsable de organización de IU-Latina, Madrid

1.-           Modificaciones que se introducen en el Sistema de Protección por Desempleo.

Limitar la protección por desempleo de los trabajadores fijos discontinuos. En el año 2001 se redefinió por la Ley 12/2001 la denominación de trabajadores fijos discontinuos, eliminando los supuestos de trabajos discontinuos que se repitan en fechas ciertas, pasando a catalogarles como contratos a tiempo parcial celebrado por tiempo indefinido. Sólo los trabajadores fijos discontínuos, cuando carezcan de ocupación efectiva estarán en situación legal de desempleados, mientras que los contratados a tiempo parcial no. De esta manera los trabajadores de la enseñanza con contratos de septiembre a junio, hostelería y turismo, industria alimentaria o textil de temporada, etc. ya no son trabajadores fijos discontinuos, por lo que entran en el régimen general en cuanto a las prestaciones por desempleo, teniendo que cubrir los 12 meses de cotización para poder acceder a cuatro meses de paro.

Inicio del cobro de las prestaciones por desempleo desde el mismo día de despido. El decreto plantea que la misma decisión del empresario de despedir a un trabajador se entenderá como causa de la situación legal de desempleado. No se tiene que esperar a una sentencia judicial, o un acuerdo de arbitraje para solicitar el paro, dándose por sentado, por principio, que es un despido legal. Sin embargo, si el trabajador despedido, o cuyo contrato se haya terminado, no ha disfrutado de sus vacaciones y éstas han sido cobradas en la liquidación, (en la práctica es lo que se hace en casi todos los casos) tendrá que esperar a agotar el resto de las vacaciones para poder solicitar la prestación. Estas medidas dan paso a la eliminación de los salarios de tramitación.

Eliminación de los salarios de tramitación. Consiste en que el paro se paga desde el día siguiente al cese en el contrato, no tras el acuerdo en el arbitraje, o tras sentencia judicial. El empresario sólo está obligado a pagar si se declara nulo el despido por resolución judicial, o si se declara improcedente y tiene que readmitirlo, pero no paga al trabajador, sino que devuelve el dinero que éste ha podido cobrar del paro a la Entidad Gestora de las Prestaciones por Desempleo.

Teniendo en cuenta que en España la legislación prevé que tras la sentencia judicial por despido improcedente, el empresario puede optar por readmitir al trabajador o pagarle indemnización, resulta que con esta medida estamos hablando de un paso más para el despido libre por parte del empresario.

Muchos de los trabajadores que tienen contratos indefinidos nuevos, al ser despedidos, una parte importante de su liquidación consiste en estos salarios de tramitación, que de esta manera desaparecen, abaratando el coste del despido.

Incompatibilidad de las Rentas para cobrar el Subsidio. Esto supone incompatibilizar el poder cobrar cualquier subsidio si el parado percibe cualquier tipo de rentas. En concreto, no se puede cobrar ningún tipo de subisidio si el parado disfruta de:

-indemnización por extinción del contrato, sea cual sea su periodicidad (muchas regulaciones de empleo acuerdan que como indemnización la empresa paga un tanto mensual para completar el subsidio de desempleo con el salario anterior, planes de pensiones, etc.)

-rentas del capital mobiliario o inmobiliario, sea cual sea su monto. Esto significa que si el trabajador que se haya quedado en paro hubiera tenido la suerte de poder tener unos ahorros estará en situación de no poder cobrar el paro, aunque haya cotizado durante toda su vida laboral.

-Plusvalías o ganancias patrimoniales. En este sentido, por ejemplo, si el parado recibe una herencia, ya no puede cobrar su subsidio.

Para llevar a cabo esta medida se tomarán medidas de colaboración con la Administración Tributaria en materia de información y de control. Se sigue la línea de presuponer al parado como un culpable, al que hay que controlar en todo momento.

Medidas de recorte de la capitalización del paro. Se limita la posibilidad que tenían los desempleados de solicitar el cobro total de las prestaciones por desempleo para poder iniciar un proyecto de autoempleo (autónomos o cooperativas), siendo esto sólo posible si lo establece algún programa de fomento del empleo . En situaciones normales, la prestación se la quedará la Seguridad Social, como pago mensual de las cuotas de Autónomos o la aportación al Régimen General de la Seguridad Social en el caso de cooperativistas, hasta que se haya consumido dicha prestación.

Compatibilizar trabajo con subsidio de desempleo. Se plantean dos supuestos en los que sí se puede compatibilizar el trabajo con seguir cobrando el subsidio de desempleo:

-Cuando así lo establezca algún programa de fomento de empleo destinado a colectivos con mayor dificultad de inserción en el mercado de trabajo, (mayores de 52 años y beneficiarios de la Renta Activa de Inserción). Consiste en que el empresario contrata a este trabajador que está cobrando algún tipo de subsidio y dicho trabajador cobra el salario establecido en el Convenio del sector de la siguiente forma: El trabajador sigue cobrando el paro, y el empresario aporta el resto del dinero necesario hasta completar el salario establecido. Cuando se termina el contrato o se despide al trabajador el parado sólo tiene opción de seguir cobrando del paro, si le queda, no pudiendo acceder a un nuevo subsidio por este contrato, ya que no ha cotizado.

-Facilitar a las empresas pequeñas (menos de 100 trabajadores) un parado para que sustituya a un empleado que esté en un Curso de formación, con las mismas condiciones de salario y prestaciones que las vistas anteriormente.

Estas medidas suponen en la práctica la creación de una enorme bolsa de «trabajadores-esclavos». El empresario puede ir en cualquier momento al «Mercado de esclavos» (Oficinas de Empleo) a solicitar mano de obra barata, pagándoles únicamente una miseria, mientras el desempleado que esté cobrando el paro tiene que aceptar estas condiciones, perdiendo el tiempo trabajando, en lugar de ocuparlo en buscar un puesto de trabajo digno, con sus derechos y cotizaciones.

Ayudas a la movilidad geográfica. Cuando así lo establezca algún programa de fomento de empleo para facilitar la movilidad geográfica, la Entidad Gestora podrá abonar el importe de un mes de la duración de las prestaciones por desempleo o de tres meses de la duración del subsidio por desempleo, pendientes por percibir, a los beneficiarios de las mismas para ocupar un empleo que implique cambio de la localidad de residencia. Esta es la maravillosa ayuda de la que tanto hablan en los medios de comunicación, inclusive hablando de cantidades fijas, en el decreto sólo se habla de que se adelantará de uno a tres meses de paro para poder ubicarse un trabajador y su familia en una localidad diferente.

Compromiso de ocupabilidad. Se trata de un nuevo concepto definido en ley, según el cual, es el que adquiera el solicitante o beneficiario de las prestaciones de buscar activamente empleo, aceptar una colocación adecuada y participar en acciones específicas de motivación, información, orientación, formación, reconversión o inserción profesional para incrementar su ocupabilidad. El cobrar o no el paro depende de este «contrato» firmado por el parado. Esta definición es importante ya que de ella, se desprenden posteriormente una serie de sanciones si dicho contrato no se cumple.

Definición de Colocación adecuada. Se define desde diferentes puntos de vista:

Profesión: Serán definidas como empleo adecuado: Desde el inicio de la prestación, la demandada por el parado, la que corresponda a su profesión habitual (la que haya ejercido por más de 6 meses durante su vida laboral), la coincidente con la última actividad laboral realizada, o la  que sea adecuada a sus aptitudes físicas o formativas. Transcurrido un año desde el inicio de la prestación será adecuada cualquier profesión según el criterio del Servicio Público de Empleo.

Esta medida alimentará las desigualdades sociales aún más. Para poner un ejemplo, un universitario de familia trabajadora que hay tenido que trabajar de cajero en un supermercado mientras estudiaba, una vez haya terminado su carrera, se le considerará adecuado el trabajo en cualquier supermercado, a pesar de su título universitario. Mientras el universitario de familia adinerada que no haya necesitado trabajar, su empleo adecuado será el de su titulación.

Eso sí, si tienes la mala suerte de no encontrar trabajo en un año, es la propia Oficina del Paro la que decide cuál es tu empleo adecuado.

Salario: El salario correspondiente a la colocación para que ésta sea considerada adecuada no podrá, en ningún caso, ser inferior al Salario Mínimo Interprofesional una vez descontados de aquél los gastos de desplazamiento. Por ejemplo, si has tenido la mala suerte de ser despedido y estás cobrando 120.000 pesetas en el paro, tienes que aceptar dicho trabajo, aunque pierdas casi 50.000 pesetas al mes, al cobrar sólo el SMI.

Contrato: La colocación que se ofrezca al trabajador se entenderá adecuada con independencia de la duración del trabajo, indefinida o temporal, o de la jornada de trabajo, a tiempo completo o parcial, o de la cotización, o no, por la contingencia de desempleo. Si te has quedado en paro, y te ofrecen un contrato a tiempo parcial de 5 horas al día, has de aceptarlo, renunciando a cobrar el paro por tu trabajo anterior, aunque cobres la mitad del salario y no puedas mantener a tu familia.

Lugar de ubicación del empleo: La colocación se entenderá adecuada cuando se ofrezca en la localidad de residencia habitual del trabajador o en otra localidad situada en un radio inferior a 30 kilómetros desde la localidad de la residencia habitual, salvo que el trabajador acredite que el tiempo mínimo para el desplazamiento, de ida y vuelta, supera dos horas de duración diaria, o que el coste del desplazamiento supone un gasto superior al 20 por 100 del salario mensual, o cuando el trabajador tenga posibilidad de alojamiento apropiado en el lugar de nuevo empleo.

Se ha hablado mucho de esta medida, sobre todo en cuanto a los kilómetros de distancia, cuando lo fundamental no son esos kilómetros, sino que a partir de ahora un desempleado tendrá que aceptar cualquier trabajo, sea de la profesión que sea (lo decide la Oficina de Empleo por ti, he ahí el nuevo concepto de libertad ), con el salario mínimo y el tipo de contrato que quiera el empresario, aunque sea a tiempo parcial.

2.-           Medidas en la Protección por desempleo de los trabajadores agrarios.

Reordenar el subsidio agrario limitando la entrada de nuevos beneficiarios. Consiste en crear dos tipos de trabajadores agrarios, los que pueden mantenerse en el sistema antiguo del PER y los que han de amoldarse a un nuevo modelo de Protección por Desempleo. Los colectivos que no van a poder acogerse al antiguo subsidio (PER) son: los que lo soliciten por primera vez, los que no lo hayan disfrutado en los últimos tres años, y los que hayan extinguido su derecho al subsidio por sanción administrativa.

Modelo de Protección por Desempleo de Nivel contributivo: nuevo modelo sustitutivo del PER para los que no reúnan las condiciones vistas en el punto anterior. Tendrán que tener una cotización obligatoria en el Régimen Especial Agrario, como en el Régimen General, pero las escalas del subsidios son diferentes:

Es un sistema contributivo puro, sin otorgar derecho a los subsidios por desempleo de nivel asistencial. Tanto has cotizado, tanto cobras de paro.

Por 4 días de ocupación cotizada, tienen derecho a 1 día de subsidio. En el régimen general es de 1 día de paro por 3 días de cotización. Siendo el mínimo para poder cobrar el paro el haber cotizado 360 días, como en el régimen general.

3.- Régimen de Infracciones y Sanciones

-              Infracciones graves: rechazo expreso del empleo adecuado. Será sancionado:

Primer rechazo: reducción del derecho de paro de 3 meses.

Segundo rechazo: reducción del derecho por 6 meses.

Tercer rechazo: pérdida total del derecho de paro.

-              Infracciones leves: son las siguientes:

No renovar la demanda de empleo

No comparecer a las citaciones de los servicios públicos de empleo o sus entidades.

No aceptación de acciones formativas u orientativas.

No presentación a la oferta de empleo.

No devolución de la justificación de la no cobertura del puesto de trabajo.

Adopción manifiesta o de comportamientos que demuestren que no estás intentando buscar trabajo: no visitar empresas, no enviar curriculums, etc.

Cualquiera que indique que no estas cumpliendo tu «contrato» de parado. (ver medida 4)

-              Las sanciones de estas infracciones leves son:

Primera infracción: reducción del derecho en 1 mes

Segunda infracción: reducción del derecho en 3 meses

Tercera infracción: reducción del derecho en 6 meses

Cuarta infracción: pérdida total del derecho

A este régimen de infracciones y sanciones se le une una serie de actuaciones para el funcionamiento de la nueva regulación, introduciendo la atención personalizada (tutor) del parado e incrementando los recursos humanos, para realizar un control adecuado y tramitar con rapidez el régimen sancionador. El Gobierno es tan «bueno» que lo que sí va a hacer es crear nuevos puestos de trabajo: el policía-tutor del parado que le sigue para comprobar que está enviando curriculums a las empresas y que está cumpliendo su contrato de ser una buena persona que busca trabajo diariamente, y que si le pilla sin tener este entusiasmo en su búsqueda de trabajo agilizará rápidamente el procedimiento para quitarle el único sustento que le queda: la prestación por desempleo. ¿Pondrán cámaras para hacer este seguimiento estilo Gran Hermano a los parados? Es indignante que la empresa te despida y te quedes sin empleo, pero es mucho más indignante aún que este gobierno considere que los parados son un mal de la sociedad que hay que erradicar, no dándoles un trabajo para vivir dignamente, sino tratándoles como delincuentes peligrosos a los que hay que perseguir.

4.-           Programa de Renta Activa de Inserción

Es una ayuda específica destinada a desempleados especiales: mayores de 45 años con más de 1 año inscritos en las Oficinas del INEM, que no tengan derecho a ningún tipo de subsidio ni rentas que en la unidad familiar superen el 75% del SMI. También para minusválidos, emigrantes retornados o víctimas de violencia doméstica.

Estos colectivos han de firmar el compromiso de actividad y solicitar su admisión al Programa.

Este programa consiste en tener una tutoría individualizada que elabore un plan personal de inserción, que incluye desde la formación, los planes de empleo preferentes para la realización de obras y servicios de interés general y social para adquirir experiencia, hasta la incorporación a acciones del voluntariado.

La renta activa de inserción tendrá una cuantía del 75% del SMI, excluida la parte proporcional de pagas extras (menos de 50,000 pesetas), sin cotización a ninguna contingencia a la Seguridad social.

Se empezará a percibir transcurridos tres meses de su incorporación, con una duración máxima de 10 meses.

Este programa no es más que la creación de un batallón de esclavos a los que se les puede explotar por una miseria, para realizar todo tipo de trabajos para la Administración, Entidades colaboradoras, etc.