Situación Política vasca

Situación Política vasca

"Sin novedad en el frente"

Javier Jimeno/Ejecutiva de Izquierda Unida de Navarra (IUN-NEB)

Aunque pueda sonar a broma, la realidad política vasca "se mantiene estable dentro de la gravedad". Los frentes continúan con escasos cambios. De una lado el PP, seguido en lo sustancial por los dirigentes del Partido Socialista, utiliza todos los medios a su alcance (¡que son muchos! ) para desalojar a los nacionalistas de las instituciones vascas. Y de otro, el PNV y EA utilizando todos los medios a su alcance (¡que no son pocos en la CAV!) para mantener sus posiciones institucionales, con el apoyo en lo fundamental de Izquierda Unida de la CAV. Y como fondo en este enfrentamiento la lucha antiterrorista, en la cual se enmarca todo el proceso de ilegalización de Batasuna, y el conjunto de organizaciones de la autodenominada "izquierda abertzale". Con las elecciones municipales y a Juntas Generales, a la vuelta de la esquina es poco probable que las cosas cambien sustancialmente.

La única sorpresa podría venir de la declaración de una tregua expresa por parte de ETA, que se mantiene en una prolongada inactividad, pero tampoco sería de extrañar que estuviera preparando una nueva campaña de atentados especialmente sangrienta, pues sí Batasuna es ilegalizada poco o nada se juega en las próximas elecciones.
De todas formas, que el fenómeno del terrorismo es utilizado como una excusa por el PP para su cruzada nacionalista española, se demuestra en que aunque ETA declarase una tregua, el enfrentamiento presente se mantendría bajo el argumento de la "tregua trampa" y de que cuando ETA es más débil el PNV y EA siempre vienen en su ayuda.
Y si por el contrario ETA realiza atentados, los únicos firmes y duros frente a ella es el PP, mientras que el PNV y EA al oponerse a su política antiterrorista protegen indirectamente a los terroristas.
Es por ello que mientras no se atisben cambios en la situación política vasca, creo que puede ser interesante plantear algunas opiniones sobre cuestiones del debate cotidiano sobre el denominado problema vasco.

EL FOLLÓN DE LAS CIRCUNSCRIPCIONES ELECTORALES EN ÁLAVA

Este es un buen ejemplo del dicho popular de "donde las dan las toman". Al igual que el PP desde el Gobierno central cambia las leyes según sus intereses electorales, el Gobierno vasco hace los propio en su área de influencia.
El acuerdo es imposible. El actual sistema electoral alavés a las Juntas Generales (parlamento de Álava que elige a la diputación foral), divide la provincia en 3 circunscripciones: 39 escaños elige Vitoria, 6 la zona de Ayala y 6 la zona de Salvatierra, Zuya, Añana, Campezo y Laguardia.
Con el nuevo modelo que quiere aprobar el Gobierno Vasco habría 7 circunscripciones: 34 escaños Vitoria, 6 la zona de Ayala, 2 zona de Añana, 3 zona de Laguardia, 2 zona de Salvatierra, y 2 zona de Campezo.
¿Cuál es el problema? Pues que extrapolando los resultados de las pasadas elecciones a Juntas Generales el PNV, EA e IU tendrían mayoría en el Parlamento alavés, frente a PP, PSE y UA perdiendo la diputación alavesa el PP.
A partir de aquí asistiremos a todo tipo de argumentos "democráticos" sobre la representatividad del pueblo, el valor de los votos rurales frente a los urbanos, etc, etc, etc...
Lo que no va a dejar de ser divertido es ver como el PP va a argumentar la preponderancia de Vitoria respecto al resto de zonas de Álava, mientras para la elección del Parlamento vasco justifican que la circunscripción de Álava tenga los mismo escaños que las de Guipúzcoa y Vizcaya teniendo mucha menos población, beneficiando esta circunstancia el PP. Pero podemos estar tranquilos la política vasca soporta todo tipo de argumentos.
En mi opinión personal, sólo por dejar en evidencia la hipocresía del PP me parece bien el cambio, aunque es este caso no es menor la hipocresía del PNV y EA. Estas maniobras institucionales no cambian el problema de fondo.

LAS VÍCTIMAS DE ETA Y LAS PERSONAS AMENAZADAS

Este si es un tema crucial en la situación política vasca y del conjunto del Estado. El noventa por ciento de las justificaciones que el PP aduce en la enorme regresión democrática que suponen sus reformas legales, es la solidaridad con las víctimas del terrorismo y las personas que sufren persecución.
Que existen víctimas de ETA y personas con miedo real a ser asesinadas por la ideas que defienden es una realidad incontestable en la CAV y Navarra.
Pero la perversión de esta realidad por parte del PP radica en presentar a la sociedad vasca dividida en dos: los que están con la víctimas y los que parece que pasamos de ellas y no nos importa nada su situación. Esta es quizás la más monstruosa mentira creada por el PP.
Cuando ETA mata, la mayoría absoluta de la sociedad vasca y navarra está totalmente en contra. El problema es que el PP exige que la solidaridad con las víctimas se tenga que expresar mediante el respaldo total a sus ideas políticas para resolver esta cuestión, y por ahí no pasa la mayoría de la sociedad en la CAV y una buena parte de la sociedad en Navarra.
Un ejemplo extremo podría aclarar la situación presente. Un familiar de un asesinado por ETA manifiesta claramente que su deseo es que los asesinos sean condenados a muerte. Esta reacción es totalmente comprensible, pero para ser solidarios con él no tenemos porqué defender la necesidad de reintroducir la pena de muerte como solución al problema.
Sin embargo el PP actúa utilizando a las víctimas. Por el momento es muy duro reintroducir la pena de muerte, pero sin embargo cuando las víctimas dicen "que se pudran en la cárcel", el PP cambia la ley penitenciaria y dice que quienes no están de acuerdo no son solidarios con las víctimas.
En cualquier caso no debemos olvidar que la política del PP en este terreno esta cargada de cinismo, pues se mueven con un doble rasero. Sólo les interensan aquellas víctimas que ellos pueden manipular con fines políticos y electorales.
Esta afirmación se deduce fácilmente de la actitud que mantienen respecto a un colectivo de víctimas que se ha visto totalmente menospreciado y marginado por el gobieno Aznar: las víctimas del terrorismo de extrema derecha y del terrorismo de Estado practicado por el franquismo. Si además tenemos en cuenta a todas las víctimas de la represión, la cárcel, los trabajos forzados, el asesinato de miles de presos arrojados a fosas comunes y a simas, la deuda histórica con este colectivo adquiere proporciones gigantescas. También es significativo que las asociaciones de víctimas de ETA no hayan mostrado ninguna petición de que los beneficios legales por ellos alcanzados se extiendan a estos otros colectivos.
La Ley de Víctimas del Terrorismo, aprobada por el parlamento español se ha aplicado de forma sesgada y partidista. Por poner algunos ejemplos, de los muchos que existen, se les ha negado a las víctimas de la extrema derecha y el aparato del Estado en Montejurra en el año 76, o a los trabajadores acribillados por la policía de Fraga en Vitoria el 3 de marzo del mismo año. Resulta emblemático el caso de Normi Mentxaka, asesinada en Santurce por grupos parapoliciales, a cuya familia se le denegó reconocerla como víctima del terrorismo. La Secretaría de Derechos Humanos de IU, llevó el caso hasta la Audiencia Nacional, donde derrotó las tesis del gobierno, sin embargo, el PP, ha vuelto a recurri la sentencia que le era desfavorable prolongando el sufrimiento de la familia y porque quiere evitar un precedente judicial.
Mientras tanto, por si a alguien le quedaban dudas, el PP de dió el reconocimiento de víctima del terrorismo y de defensor de los valores democráticos al torturador Melitón Manzanas, caso, que también protestado por IU, se ventila en estos días ante el Tribunal Supremo.
Sin duda la izquierda tiene mucho que hacer en este terreno para diferenciarse del PP y para saldar una deuda con los que lucharon por la libertad de todos, que ya debiera haberse saldado hace mucho tiempo.

LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN EN LA CAV Y NAVARRA

Esta es otra de las manipulaciones del PP. Nuevamente la campaña de propaganda parte de una realidad incontestable: existen personas con miedo a defender sus ideas políticas por la presión de ETA.
Ahora bien, de ahí concluir que, sobre todo el la CAV (en Navarra gana electoralmente UPN lo cual hace que esta comunidad tenga menos déficit democrático) no existen igualdad de condiciones para defender ideas alternativas a las nacionalista, es un falacia.
Más aún, probablemente son las ideas del PP las que cuentan con la mayor cobertura mediática para llegar hasta el último rincón de Euskalherria. Si excluimos la televisión y radio vasca, y los periódicos Deia, Gara y Egunkaria, todo lo demás (y es muchísimo) sólo ofrecen la versión oficial del PP sobre la situación política vasca.
En estas circunstancias la utilización de la violencia de persecución para presentar a la CAV como una comunidad prácticamente bajo la "dictadura nacionalista vasca" provoca un cabreo apreciable entre amplios sectores de la población.
El problema es que mientras estos argumentos vendan electoralmente en el conjunto del Estado, aunque en la CAV no cuajen globalmente siguen siendo útiles al PP.
Si la dirección de IU se dedicara a organizar reuniones en la base para que todos los adscritos tuvieran claras estas y otras ideas frente al PP, Izquierda Unida podría jugar un papel muy importante dado que en estas cuestiones el PSOE está fuera de juego.