Un sistema electoral injusto

Un sistema electoral injusto

Luis Miguel Busto Mauleón
Trabajador de Telefónica

Mientras el día después de las elecciones sindicales en Telefónica los lectores de periódicos se enteraban de que Comisiones Obreras y la Unión General de Trabajadores seguían manteniendo la confianza de la mayoría de los trabajadores, la realidad entre estos era bien distinta. Todos ellos sabían que los ganadores eran otros pero que el modelo de composición del Comité Intercentros les relegaba a un segundo plano.
Los datos son elocuentes: en Madrid y Barcelona, donde se concentra casi la mitad de la plantilla total, CC.OO. y UGT han perdido las elecciones sindicales de 2003. Los resultados evidencian su derrota ya que, mientras que CCOO sólo ha podido ganar en un total de provincias cuyo censo aglutina a 11.008 trabajadores; UGT ha ganado en un total de provincias cuyo censo suma la cifra de 5.636 trabajadores; y AST ha ganado las elecciones en un total de provincias que concentran a 17.640 trabajadores.

El resultado en Madrid ha sido: 21 delegados para AST con 3.285 votos (47%); 7 delegados para UGT con 980 votos (14%); 6 delegados para CC.OO. con 880 votos (12%); 3 delegados para STC, CGT y TST y 2 delegados para UTS.
Asimismo, el resultado de Barcelona ha sido de 12 delegados para AST con 1.441 votos; 5 delegados para UGT con 662 votos; y 3 delegados para CC.OO. con 339 votos.
AST puede estar protagonizando un cambio sustancial en el sindicalismo de clase y en las relaciones laborales. Surgió como una escisión de CCOO en el año 93 con las siglas T.A.F.P. (Trabajadores Afectados por el Fondo de Pensiones) para demandar a Telefónica por la supresión de la I.T.P. (Institución Telefónica de Previsión). En el año 95 se presentan a las elecciones sindicales obteniendo el apoyo de cerca de 2.000 trabajadores y en las elecciones del 99 consiguen 1.500 votos.

Fieles al modelo sindical de clase se oponen al de nuevo cuño basado en cúpulas burocráticas que gestionan los derechos laborales de los trabajadores, sin dar participación ni consultar. Y defienden la acción sindical dando protagonismo a los trabajadores, sobretodo en la toma de decisiones sobre cualquier tema que les afecte; eliminado todo privilegio que condicione cualquier proceso de negociación abogando por una clara transparencia de las cuentas de los sindicatos; eliminando la figura del 'sindicalista liberado' que le hace perder la verdadera perspectiva; reivindicando un sindicalismo de clase, participativo y asambleario.

A la convocatoria electoral de 2003 se les ha unido COBAS (Comisiones de Base), una nueva escisión de CCOO, nacida a partir de la expulsión de los delegados del Comité de Madrid por su apoyo a las movilizaciones en contra de las segregaciones. Esta coalición ha supuesto una verdadera sangría para los 'cocos' que mantienen, junto a UGT, su posición privilegiada en el Comité Intercentros gracias a una legislación incomprensible. Así, se da más valor al número de delegados obtenidos en provincias que al número de votos totales y según ese número se calcula el porcentaje de los miembros del Comité. Los 5.351 trabajadores de Barcelona, por ejemplo, tienen derecho a 31 delegados mientras que los 400 de Navarra tienen adjudicados 13 delegados. Con una simple regla de tres comprobamos que los trabajadores de Barcelona, para tener una representación proporcional a la de Navarra deberían tener derecho a 173 delegados. La plantilla de Madrid, que supera los 10.000 trabajadores tan solo tiene derecho a 45 delegados. Tal vez urge ya un cambio legislativo, toda vez que la plantilla se va concentrando poco a poco en las grandes ciudades.

AST solo se presentaba en 13 provincias pero el masivo apoyo de Madrid y Barcelona seguro que está helando la sonrisa ganadora de los dirigentes de CCOO y UGT que volverán a obtener la mayoría en el C.I. Y parece claro lo que los trabajadores de Telefónica han dicho: que no quieren la negociación de las segregaciones, ni la pérdida de empleo ni la liquidación de la Empresa Colaboradora. A pesar de que los lectores de periódicos entiendan que prefieren la negociación y el acuerdo de estos puntos con la Empresa.