El AGCS, sus reglas y principales críticas

El AGCS, sus reglas y principales críticas

Reglas

El acuerdo establece normas y obligaciones generales para los países firmantes entre las que se encuentra la regla del ‘Trato a la nación más favorecida’ según la cual, un país no podrá dispensar a una empresa extranjera un trato menos favorable que a otra empresa también extranjera. Es decir, se limitaría la capacidad de un país soberano en la toma de decisiones que creyera más beneficiosas para sus ciudadanos como puede ser el apoyo a una empresa extranjera que, por ejemplo, se comprometiera más firmemente a respetar el medio ambiente o la legalidad laboral del país en cuestión.

Por otro lado están los compromisos, que se aplican a los sectores en los que cada país haya declarado su liberalización. Uno de ellos es el ‘Trato Nacional’ que obliga al país firmante a dar a cualquier empresa extranjera el mismo trato que da a una empresa nacional. No se podrá dictar ninguna medida que discrimine a empresas extranjeras lo que podría tener consecuencias indeseables para un país que quiera establecer condiciones si cierto servicio fuera interpretado por otros países como lesivo a la regla del ‘Trato Nacional’.

Otro compromiso es el de ‘Acceso a los mercados’ que obliga a los países miembros a no poner ningún tipo de barrera al ingreso al mercado nacional de cualquier proveedor de servicios del extranjero en los sectores que ha liberalizado.

Las reglamentaciones nacionales no podrán instrumentar medidas que obstaculicen el comercio de servicios. De esta manera, si los estándares de calidad no se aplican a los productos sino a los proveedores resultará muy difícil establecer esos parámetros sin que sean acusados de poner trabas al comercio. Ante la duda se debe demostrar que no existe otra forma menos costosa para lograr los mismos fines.

‘La prueba de necesidad’ implica que los países deben demostrar la necesidad de la creación de toda medida que pueda entenderse como restrictiva del comercio.

‘Las reglas de transparencia’ exigen que toda nueva reglamentación sobre los servicios deben ser comunicadas a la OMC y a los sectores empresariales. n

Principales críticas

- Su objetivo es suprimir cualquier restricción y reglamento estatal interno en la prestación de servicios que se considere ‘obstáculo al comercio’.

- Obligaría a los países miembros de la OMC a abrir todos sus sectores de servicios a la competencia extranjera.

- Suprimiría la financiación pública de las instituciones nacionales porque socavan la libertad de comercio.

- La liberalización progresiva implicaría avanzar hacia la privatización de todos los servicios con inclusión de los servicios públicos desregulando los servicios en los planos local, autonómico y nacional y sometidos a las normas mundiales de la OMC en beneficio de las empresas transnacionales.

- Las negociaciones relativas a los servicios entrañaría que todos los servicios públicos tendrían que abrirse a la competencia extranjera.

- La liberalización con arreglo al AGCS entrañaría la desregulación de los servicios.

- Impondría a los estados la obligación de demostrar que están utilizando políticas menos restrictivas del comercio. Proscribiría la utilización de mecanismos no relacionados con el mercado como la concesión de subvenciones, la solidaridad y responsabilidad pública en la prestación de servicios.

- Los compromisos son irreversibles.

- Las negociaciones son secretas y antidemocráticas.

- Supone una amenaza para la adopción de decisiones democráticas.