La Izquierda vuelve a ganar en Andalucía

La Izquierda vuelve a ganar en Andalucía

Agustín Romero
IU Sevilla

Estas elecciones se han celebrado en Andalucía con unas connotaciones no muy diferentes con el resto del Estado. Si en algo se han diferenciado con anteriores comicios, ha sido por las movilizaciones contra el Gobierno del PP: Huelga de la Enseñanza contra la LOU, movilizaciones Antiglobalización, Huelga General contra el Decretazo, contra la reforma del Per y del Subsidio de Desempleo, contra la guerra en Irak, Prestige, etc. Las movilizaciones han sido generalizadas y, además, con la participación, por primera vez, de un nuevo sector joven que también participaba en las elecciones.

Se vaticinaba que su comportamiento electoral, y así ha sido, no sería el mismo que en las últimas convocatorias, donde el voto joven y las capas medias se inclinaron hacia el PP bajo influjo de la burbuja económica de final de los años 90. Esto se reflejó en los resultados de las última convocatorias donde los triunfos del PP eran debidos a los avances de este partido en todas las poblaciones con amplias capas medias, "el llamado voto urbano", que no quiere decir, que sean las capas más desprotegidas de las grandes ciudades.

Debido a la especulación urbana en la última década, las clases trabajadoras han tenido que emigrar de las ciudades a los pueblos dormitorios o de los barrios céntricos a la periferia. Esto ha sido más evidente en Sevilla, Cádiz, Málaga y Granada, dándose el efecto de que el voto de la izquierda donde mejor resultados ha tenido ha sido en sus distritos habituales, en los barrios obreros y en los pueblos dormitorios. Al PP ahora solo les quedan estas capas medias urbanas, influidas aún por la recuperación económica, que todavía pervive en sus últimos coletazos. El apoyo de una parte de la juventud lo ha perdido como consecuencia de su participación activa en la movilización contra la política del PP. En estas elecciones el PP ha experimentado los primeros síntomas de su caída, perdiendo 22.438 votos en las 8 capitales de provincia y el PSOE gana 28.540. Aunque el PP consigue 116.657 votos más que el PSOE en las 24 grandes urbes de más de 50.000 habitantes, el voto del PSOE ha aumentado un 12,3% en esas ciudades, mientras el PP lo incrementa un 4,8%. Estas cifras demuestran como el PP ha podido obtener nuevamente la alcaldía de Granada, que el PSOE haya conservado la de Sevilla con un pacto de gobierno con IU, y el avance de IU en Córdoba, consiguiendo unos resultados muy importantes, que hacen de llave, para el inicio de su recuperación.

La diferencia fundamental de la situación de Andalucía con el resto del Estado ha sido el ataque del PP, y en particular del señorito Javier Arenas, a la línea de flotación de supervivencia de muchos pueblos, tratando de eliminar el PER y del Subsidio del Desempleo Agrario, obligando a los jornaleros a tener que continuar sus movilizaciones contra el Decretazo del Campo durante diez meses más que en el resto del Estado. La huelga general del campo en Andalucía y Extremadura hizo retroceder una vez más al PP en sus pretensiones de hacer cargar sus objetivos de déficit 0% y superávit, para la Banca y los terratenientes, sobre las espaldas de los más humildes del campo.

Los jornaleros castigan al partido de los terratenientes en Andalucía

Los trabajadores del campo en Andalucía han penado de una manera contundente al PP. Ha supuesto un parón del PP en el campo Andaluz, donde había iniciado un notable avance en comicios anteriores, reflejándose más claramente en los pueblos más receptores del PER. El PP ha pagado caro su intento de castigar a los jornaleros por su voto continuado y fiel al PSOE e IULV.CA. El PP ha perdido 16.000 votos en aquellos pueblos de 5.000 habitantes, que han ido a parar a la izquierda. El caso más significativo ha sido la pérdida del único concejal del PP en Marinaleda, que ha ido a parar a IU. Las excepciones han sido El Ejido, Almería, y Lepe, Huelva, que debido a su continuado crecimiento económico sobre la base de los productos agrícolas bajo plásticos, han dado un apoyo mayor al PP. J. M. Sánchez Gordillo, dirigente del SOC y Alcalde de Marinaleda por IU, ha manifestado "que la victoria de IU en Andalucía ha sido reflejo de las movilizaciones de los jornaleros contra el PP. Aunque este partido ha capeado el temporal, y que el único concejal que el PP tenía en su comarca lo han perdido". Como manifestó Diego Cañamero Secretario General del SOC, "estos resultados han demostrado que el PP dio marcha atrás demasiado tarde en el Decretazo contra el PER". En otros pueblos receptores del PER donde los municipios eran gobernados por el PSOE o IU, la paradoja es que los que han triunfado o han aumentado sus votos han sido el PA, casos como el de Utrera, Lebrija, Coria del Río. O, el caso de Rociana del Condado donde el PA ha posibilitado que por varios votos IU no obtenga un Concejal.

Si hay un pueblo demostrativo de la relación entre la lucha de los trabajadores por la defensa de su puesto de trabajo y su correlación en voto, y que debería ser ejemplo a seguir por la izquierda y tener en cuenta la dirección de IU a la hora de sacar conclusiones de los resultados en Andalucía, ha sido la lucha de los mineros de Aznalcóllar, donde la candidatura de IU encabezada por el dirigente de las minas de Aznalcóllar-Boliden, Agapito Ramírez, ha obtenido el triunfo más significativo de toda la provincia de Sevilla, pasando de 1 a 6 concejales a uno menos del PSOE (por dos votos) que pasa de 9 a 7, perdiendo su concejal tanto el PP como el PA.

¿Por qué los dirigentes del PSOE no están tan contentos y están tratando rápidamente cerrar los acuerdos y pactos con IU, o con el PA, o con otros no tan de izquierda, para formar rápidamente los gobiernos municipales? En realidad su excesiva confianza, les trajo más de una frustración no sólo en Granada, donde el candidato del PP ha recuperado la mayoría porque hizo la misma campaña que el Alcalde de Sevilla yendo barrio por barrio, mercado por mercado, para ver los problemas de la ciudad y prometiendo lo que después conocemos "puedo prometer y prometo" y que después nadie cumple. También han tenido un serio aviso en la comarca fresera de Huelva donde el PSOE ha perdido 13 concejales, el PA ha ganado una docena y el PP ha ganado 4 nuevos concejales.

Y es que aquí el PSOE no sólo está gobernando Andalucía desde el final de la transición, sino que, además, lo está haciendo en lo fundamental con la misma política que el PP lleva en el resto del Estado, Comunidades y Municipios que gobierna. Sí por algo se puede caracterizar la política del Gobierno Andaluz de Manuel Chaves es mantener el statusquo. Por eso se tuvo que adaptar rápidamente a los vientos que soplaban en la sociedad contra la política del PP.

El presidente de la Comunidad Andaluza, Manuel Chaves, ha planteado que una vez finalizadas las elecciones municipales, "ha pasado el tiempo de hacer análisis electorales, y hay que centrase en el trabajo diario de los problemas de los ciudadanos, la constitución de gobiernos municipales y cumplir los programas". Si esto lo hubieran hecho durante los últimos cuatro años, seguramente no estarían tan descontento con los resultados, a pesar de que el PSOE ha vuelto a ganar en la Comunidad.

Si hay algo que nos diferencia de los reformistas es precisamente un análisis de la realidad cambiante. Para nosotros las elecciones son una foto de un momento, no una película, sino un fotograma de una película, donde no solo participa la clase trabajadora y sus familias, sino también las demás clases de la sociedad. En unas votaciones el comportamiento de las capas medias puede ser determinante. Por lo tanto, tenemos que analizar los resultados del día 25 en conexión con los demás procesos que se dan en la sociedad.

Y debido a las expectativas que todas las cúpulas de los partidos y los mass media habían manifestado sobre los resultados a obtener y, en particular, a lo que se jugaban en toda Andalucía tanto la derecha como la izquierda, es necesario analizar para ver las tendencias de las clases medias y de la clase trabajadora ante los próximos comicios autonómicos y generales. La moraleja más adecuada, después de oír a los portavoces de los partidos al analizar los resultados, podía ser: ¡Todos ganan y ninguno pierde!

Sin embargo, la realidad ha sido otra La Izquierda en su conjunto consigue en votos 1.992.374, y en porcentaje 51,05%, obteniendo 5.207 concejales. Pero los resultados generales no son como para tirar cohetes. Incluso se pierde una alcaldía significativa como la de Granada, y el PP no es derrotado todavía en las grandes urbes de más de cien mil habitantes como se esperaba. Mantiene sus posiciones con un total de 1.203.896 votos, un 30,84% (1.165.682 votos, 31,15% en 1999).

Es verdad que la izquierda gana en Andalucía pero no podemos conformarnos con ese análisis. El PSOE aventaja al PP en un 8%, IU-LV.CA se mantiene con un 12,82% y el PA pierde un 1%.

No está de más recordar lo que los marxistas propusimos para el debate, ante la posibilidad que se dieran estos resultados, y sobre los que la dirección de IULV.CA, ha pasado sin explicación ni rectificación. Los mismos que ayer defendían a capa y espada la política de la "pinza" son ahora los que defienden los pactos y gobiernos con el PSOE. No son capaces de ver que la política de zigzag es muy peligrosa, y más aún, sin explicar cómo llevarla a cabo sin principios y programas. Por esa razón no está de más recordar lo que  propusimos ante la discusión del programa municipal con respecto a la política de alianzas después de las elecciones municipales en Sevilla. "Desde el punto de vista de IULV-CA, un programa debe partir de las necesidades reales de la inmensa mayoría de la sociedad -un empleo digno, salarios adecuados, viviendas asequibles y en condiciones, sanidad, educación…-, pero debe, además, plantear los medios para hacerlos posibles. Si queremos hacer vivienda pública en cantidades suficientes y a precios asequibles, es necesario suelo público. Además, se precisa financiación y para ello deben pagar más los que más tienen. Exactamente lo mismo pasa con los hospitales y el resto de los equipamientos.

Además, el acceso a las ayudas sociales de cualquier tipo debe ser igual para todos. Cualquier trabajador, sea o no inmigrante, ha de tener las mismas condiciones de acceso a una vivienda digna, a un empleo y sueldo decente, a la protección en caso de quedar en paro, a la educación, a la sanidad…

Si los dirigentes del partido socialista no aceptan este programa, que por supuesto estamos abiertos a discutir públicamente, no participaremos en un gobierno que mañana no podrá cumplir lo que necesita la mayoría de la población. Tras un debate, la decisión de participar en un gobierno conjunto con el PSOE-A, por lo que a IULV-CA respecta, la tomará el conjunto de la militancia en un referéndum.

No obstante, IULV-CA se compromete a dar su respaldo al candidato socialista en la investidura frente al PP, y a hacer cuanto esté en su mano para impedir un gobierno del PP. Desde los bancos de la oposición seguiremos defendiendo nuestro programa, apoyando al gobierno socialista en todo aquello que resulte beneficioso para los trabajadores y oponiéndonos a todo lo que lesione sus intereses. IULV-CA está convencida de que la experiencia va a demostrar la necesidad de la transformación profunda de esta sociedad, sin la cual no hay nada que hacer. Para nuestra organización la presencia en las instituciones, con toda su importancia, no es más que un medio para alcanzar el verdadero objetivo: la transformación socialista de la sociedad".

La dirección ha adoptado el camino de los pactos y acuerdos para formar gobiernos municipales sin que la militancia participe en el proceso, En Sevilla se ha presentado como un hecho consumado el pacto de gobierno municipal con el PSOE en las asambleas locales siendo respaldado por el 81% de los participantes y rechazado por el 10,1%. ¿Dónde quedan las ideas y el Programa? Dentro de cuatro años tendremos que dar gestión de nuestra política nuevamente al electorado.