¿Quién es Néstor Kirchner

¿Quién es Néstor Kirchner?

Nació el 25 de febrero de 1950 en Río Gallegos, capital de la provincia de Santa Cruz, la más austral y extensa de las provincias patagónicas.

Muy joven se incorporó a las filas de la Juventud Peronista y fue dirigente estudiantil Montonero en la Facultad de Derecho de la ciudad de la Plata, donde estudiaba.

Desde la vuelta a la democracia en Argentina en 1983 ocupó diversos cargos de gobierno en su provincia.

De 1987 a 1991 fue Intendente (alcalde) de Río Gallegos y desde ese año fue gobernador de la provincia de Santa Cruz. En 1995 hizo reformar la Constitución provincial para poder ser reelecto. Hasta ahora mantuvo su cargo de gobernador a lo largo de varias legislaturas.

Acompañó todas la privatizaciones de los gobiernos de Menem respaldando su política neoliberal. En su provincia se privatizaron los recursos petrolíferos con la venta de YPF a Repsol y la explotación del Gas natural con la venta de Gas del Estado en condiciones muy desfavorables tanto para el Estado argentino como para los habitantes de la Patagonia.

También otorgó la concesión de la explotación del yacimiento de oro Cerro Vanguardia a un grupo de empresas extranjeras.

Se le acusa de escandalosos negociados con grandes empresas pesqueras internacionales y de no controlar lo suficiente la pesca ilegal  en esa amplia zona del Atlántico Sur. Tal es el caso de la empresa española Conarpesa líder en el mercado de exportación de langostinos patagónicos que ha sido acusada de financiar ilegalmente la campaña presidencial de Kirchner.

En cuanto a su respeto por las formas democráticas además de modificar por dos veces la Constitución de su provincia con los fines de su propia reelección, también ha ampliado el Tribunal Superior de Justicia colocando jueces afines a su política.

Con esa Justicia y las fuerzas policiales ordena la represión de los innumerables conflictos y huelgas en los que se ha visto envuelta la provincia. Ha procesado dirigentes docentes, mineros, piqueteros, a los que la Justicia les exige cantidades exorbitantes como fianza para su puesta en libertad.