Reforma de la Ley de Extranjería

Inmigración

Reforma de la Ley de Extranjería

Hacia una Ley cada vez más restrictiva

Laura Rodríguez

El Partido Popular lleva jugando con los trabajadores inmigrantes estos últimos tres años con su política errática de constantes reformas de la ley de Extranjería, coincidentes con procesos electorales. La vinculación que hace de inmigración-delincuencia y la lucha entre los trabajadores por las escasas ayudas sociales hace que, por desgracia, reformas cada vez más restrictivas y de marcado carácter policial, le supongan votos. El follón viene también porque leyes y reglamentos (lo que realmente importa de la ley), no son coincidentes. Aún a riesgo de aburrir, hagamos un pequeño resumen de estos tres años:

La antigua ley de Extranjería (LO 7/85) se mantuvo durante 15 años. Posteriormente se aprobó por consenso la LO 4/2000, de 11 de enero. Sin que esta nueva ley tuviese aún reglamento ni aplicación, ya se estaba aprobando una nueva: la LO 8/2000, de 22 de diciembre, en vigor desde 23 de enero de 2001. El reglamento de esta ley se aprueba por Real Decreto seis meses después (!) y le impone un carácter más restrictivo (de hecho posteriormente el Tribunal Supremo anula importantes artículos del mismo). Meses más tarde, al margen del parlamento y del senado, introducen importantes modificaciones, como el cierre del Régimen General y la creación de un nuevo visado para el Servicio Doméstico.
Mientras tanto vendieron la moto de los famosos contingentes o cupos, para que la gente volviese a su país y desde allí aceptase las ofertas de empleo que ofreciese España. De los empleos ofertados en el cupo del 2002, sólo se autorizaron el 28,6% (algo más de 3.000) de los contratos estables y menos de la mitad de los temporales.
Esta última reforma parcial de la ley 8/2000, de Extranjería, ha venido forzada por la anulación por el Tribunal Supremo de gran parte del articulado del reglamento, por la introducción de varias directivas europeas y por el deseo del gobierno de endurecer las condiciones de entrada. Bajo el pretexto de luchar contra las mafias y contra la inmigración ilegal, esta ley dificulta la vía legal y limita los derechos de los "sin papeles", obedeciendo fielmente los claros intereses de la burguesía: mano de obra barata y que no rechiste bajo el miedo de la expulsión.
El 2 de octubre se aprobó el anteproyecto de ley en el Congreso, con los votos a favor de PP, PSOE y Coalición Canaria, la abstención de CIU (por pedir más competencias para las Comunidades Autónomas) y los votos en contra del resto de partidos y grupos políticos.
Hay que denunciar claramente el papel vergonzoso del PSOE. Ellos dicen que han conseguido importantes modificaciones de la ley. Si esto es así, no se entiende como el PP ha aceptado todas sus enmiendas (las 24, 4 de estas con modificaciones en el texto). Algunas de las enmiendas son un escándalo, como aceptar los Centros de Internamiento para los inmigrantes detenidos, aportando un catálogo de derechos y deberes de los internados. Otras son menores como las incluidas en el tema de reagrupación familiar en casos de violencia de género, discapacitados, etc o la composición del Consejo Superior de Política Migratoria. Podría haber planteado estas enmiendas y, en cualquier caso, haber votado en contra.

Puntos más importantes de esta reforma:

Visado "Simplificación y mejora de la gestión"

Es el único documento válido para entrar en España. Se dará en los países de origen (donde se acumulan expedientes durante meses, donde depende del unto en muchos casos), lo tiene que hacer personalmente el interesado, que deberá pagar las tasas al solicitarlo y sólo será válido para el tipo (tránsito, estancia, residencia, estudios o trabajo y residencia) y tiempo que se conceda. Si autoriza para un periodo superior a 6 meses, es obligatorio además obtener tarjeta de identidad de extranjero. Además no se admiten las solicitudes de visado de los que se encuentren en España de forma irregular (sin papeles).
Así que quien quiera trabajar y residir en España, tendrá que ir a su país y personalmente pagar por la solicitud (no por la concesión), esperar meses para ver si se lo aceptan (que dependerá del cupo o contingente que el Gobierno decida según lo demandado por los empresarios) y ver por cuánto tiempo se lo conceden, si tiene suerte.
Sobre el famoso visado de tres meses que van a dar para poder buscar empleo, se concede en el país de origen y sólo para determinados sectores (servicio doméstico), el Gobierno decidirá cuántos concede según demandas de los empresarios y van dirigidos sobre todo a hijos y nietos de españoles. Para aquellos que se lo concedan, supondrá que la gente será capaz de aceptar cualquier trabajo antes de que se acabe el plazo. Hacen, de la necesidad del inmigrante, la "virtud" de la burguesía.

Inmigración Ilegal y Expulsión "Lucha contra las mafias"

No sólo van a luchar contra las mafias o contra empresarios que contraten ilegales (les pueden denunciar otros empresarios por competencia desleal), también refuerzan la lucha contra el propio inmigrante y contra aquellos que individualmente, con ánimo de lucro, promuevan o faciliten la inmigración clandestina. Se agiliza la expulsión preferente (sin derecho a recurso ni defensa jurídica) y se penaliza a los inmigrantes que intenten pasar por las fronteras (los de las pateras), no pudiendo volver en 10 años. De hecho han aumentado el presupuesto de la Secretaría de Estado para la Inmigración, destinando el 60% de este a repatriación y aumentando en un 116% el presupuesto para la expulsión de inmigrantes.

Compañías Aéreas y de transporte

Con la nueva ley tienen obligación de revisar los visados del pasaje, declarar obligatoriamente a la policía los listados de viajeros y los pasajes de vuelta no utilizados de extranjeros que lleguen como turistas. Se tendrán que hacer cargo del retorno de los pasajeros rechazados en la frontera, devolviéndoles, en principio, al país de origen y sino a otro país, eso sí, donde se respeten los derechos humanos. Convierten a las empresas de transportes en otra fuerza policial.
¿Qué hará la gente para evitar estos controles? Contratará aún más viajes vía patera o similares, entrampándose aún más con las mafias. Es cierto que aplican Directivas Europeas, pero olvidan otras (para cuya inclusión en la legislación española ya se ha agotado el plazo) como la inclusión de leyes contra el Racismo y la Xenofobia y la creación de mínimo dos organismos que velen por estas leyes y con competencias para intervenir en determinadas cuestiones.

Reagrupación Familiar

Se corta la reagrupación en cadena, ahora sólo pueden reagrupar a sus familiares aquellos que hayan obtenido permiso por sí mismos, mediante permiso de trabajo y demostrando solvencia económica, y no por reagrupación anterior, salvo algunas circunstancias excepcionales.

Padrón

Este es uno de los puntos más graves. Podrá ser utilizado por la Policía y el Ministerio del Interior para el control migratorio. La importante limitación que introdujo el PSOE es que quedará constancia del usuario y los datos consultados, también añadieron la coletilla de que debe respetarse la Ley de Protección de Datos. No se entiende, ya que esto contradice en sí dicha ley. También podrán acceder a bases de datos de otras administraciones, como la Agencia Tributaria o la Tesorería de la Seguridad Social.
Esto es gravísimo, ya que lo emplee o no la policía, no va a ver manera de convencer a la gente para que se empadrone y no estar empadronado supone no tener derechos humanos básicos, como derecho a la salud o a la educación. Así los inmigrantes sin papeles sólo tendrán derecho a asistencia sanitaria en casos de urgencia, menores y embarazadas, no pudiendo acceder a la Tarjeta Sanitaria. No van a poder escolarizar a sus hijos. Como dijo Alcaraz, en el debate en el congreso les hacemos invisibles.
Esto sin duda conlleva graves problemas para todos, conllevando a la marginalidad absoluta a 600.000 personas. Los médicos no podremos llevar un seguimiento de esta gente, lo que perjudica en primer lugar al propio paciente, pero es también un grave problema de salud pública. Al no escolarizar a sus hijos, cortan la esperanza de mejora social y crean bolsas de marginalidad en los barrios obreros que, junto a los mensajes xenófobos y racistas que lanzan todos los días y al recorte del estado del bienestar, son una auténtica bomba de relojería.

Precarización del mercado laboral y enfrentamiento de la clase obrera

Además de estos recortes, siguen sin reconocerse los derechos de asociación sindicación y huelga para los trabajadores inmigrantes.
Al analizar todas estas medidas vemos que complican aún más la inmigración vía legal y amenazan la situación de los sin papeles. ¿Quieren acabar con la inmigración "ilegal"? Esto sería tan absurdo como acabar con la gallina de los huevos de oro. Si realmente fuese así, la Policía no tendría más que ir a los parques y lugares de reunión de inmigrantes que existen en todas las ciudades. Lo que quieren es aumentar la presión y el miedo.
¿A quién beneficia esto? Desde luego no a los españolitos de a pie. Como dijo el representante del BNG en el congreso, esto es establecer por ley que existen personas con derechos, sin derechos y con derechos a medias. Ya sabemos que hace el mercado con los que teóricamente tienen derechos, más aún si no tienes ningún tipo de derecho y sólo miedo a la expulsión y necesidad de trabajar. Así que lo más probable es que aceptes cualquier tipo de trabajo, tirando más aún a la baja de los salarios.
Esto y la concentración (en el sentido literal de la palabra) en los barrios obreros, con infraestructuras y ayudas sociales insuficientes, hace que un sector de la clase obrera que se pueda sentir amenazado. Es cierto que muchos trabajadores españoles ven que no consiguen plaza de guardería para sus hijos y sí lo consiguen algunos inmigrantes (con salarios más bajos y más hijos). Por todo esto vemos que sí calan mensajes xenófobos. Tal como se presenta el futuro es de lo más probable que veamos auténticas peleas entre bandas en los barrios obreros y acciones racistas violentas.
Enfrentar a la clase obrera entre sí no es nada nuevo y con el tema de la inmigración lo están consiguiendo. Por ello es fundamental que denunciemos esta actitud, que dejemos claro que los inmigrantes legales aportan mucho más a la Seguridad Social que lo que reciben, que denunciemos la política de la burguesía nacional e internacional que obliga a la gente a emigrar, que defendamos los derechos de todos los trabajadores inmigrantes estén con o sin papeles y que también trabajemos con ellos para que no acepten cualquier tipo de salario, horario y condición laboral. Tenemos que luchar por los derechos de los inmigrantes para que estos no le hagan el juego a la burguesía teniendo que aceptar, por la más humana de las necesidades, condiciones en contra de las que ha estado luchando la clase obrera europea e internacional. Tenemos que revindicar también más ayudas sociales, para que no nos peleemos por las migajas. Contra la política del enfrentamiento, defender la unión de la clase obrera internacional en la lucha de sus propios intereses de clase.