Nissan : La empresa quiere destruir cientos de puestos de trabajo

Nissan

La empresa quiere destruir cientos de puestos de trabajo

Propuesta de cierre de la factoría de Madrid

La dirección de Nissan pretende clausurar la factoría que tiene en Madrid, con 420 trabajadores, y de la que dependen unos 1.500 puestos de trabajo indirectos. Si se cumplen sus planes la fábrica cerraría el 30 de junio de 2006. Nissan es la única empresa industrial que tiene el distrito de Latina y, por ello, representantes de la Asociación de Vecinos de Aluche e Izquierda Unida-Latina, celebramos una reunión con el presidente del Comité de Empresa, José Antonio Villaverde, y otros compañeros de Nissan. Todos ellos son afiliados a CCOO, sindicato mayoritario de la factoría, y nos expusieron la situación en que se encuentran.

La primera cuestión que sorprende a los trabajadores es que una empresa rentable se cierre. No es por un problema de competitividad pues además de contar con unas instalaciones modernas, la factoría madrileña es una de las que, dentro del grupo Nissan, tiene jornadas de trabajo más largas, más flexibilidad y el salario es relativamente menor. Además cuentan con un departamento de ingeniería de diseño único en nuestro país que diseña y homologa motores para Nissan y otras empresas, el cual pretenden desplazar a Catalunya.

Si la dirección de Nissan logra aplicar sus planes, se destruirán 420 empleos estables y con salarios dignos, además de provocar la pérdida de unos 1.500 puestos de trabajo indirectos, de empresas proveedoras.

Una reducción de empleo y derechos

La dirección plantea a los trabajadores que se trasladen a Barcelona, aunque el Comité piensa que la empresa sólo tiene interés real en que sigan ese camino unos 140 trabajadores. A nadie se le escapa las dificultades que para cualquier familia supone un traslado de esas características.

La empresa, que contaba con 1.100 empleados hace 16 años y con 420 ahora, tras las últimas prejubilaciones y traslados, tiene una plantilla relativamente joven y muy cualificada. La media de edad en producción puede ser unos 35 años.

El traslado de la producción a Barcelona se hace cuando en esta última factoría también se plantea una renovación del convenio con drásticas medidas para aumentar la productividad en un 30% y que, de aplicarse, supondrían una reducción de entre 600 y 900 puestos de trabajo de la plantilla actual de 3.200 empleados.

Los trabajadores de Nissan en Barcelona tienen el salario más elevado y la jornada laboral más corta de su sector. Renault, grupo automovilístico que controla Nissan actualmente, mantiene a sus empleados con jornadas más largas y salarios menores, además de una mayor flexibilidad en todos los terrenos.

Hay otras factorías de Nissan amenazadas por planes semejantes, como es el caso de las existentes en Ávila y Cantabria. Incluso la de Gran Bretaña, que es una de las más productivas del mundo amenaza con trasladase a otros países con mano de obra más barata, a pesar de que Nissan es la empresa automovilística que mejor cotiza en Bolsa en estos momentos y una de las más rentables del mundo

Defensa del empleo estable y digno

El terreno de la factoría, situado dentro de la ciudad de Madrid, con una extensión de 284.000 metros cuadrados le podría reportar a la empresa unas pingües ganancias con las que financiar todo su plan. Basta ver que los terrenos de la antigua Cárcel de Carabanchel, con un extensión sensiblemente menor -de 175.000 m2, de los cuales sólo una parte se usaría para vivienda- ya permitían la construcción de 1.100 viviendas. Al precio que estas tienen en Madrid, que oscila en torno a los 300.000 euros para las de venta libre, no hace falta hacer muchos cuentas para ver la envergadura de la operación.

En estos momentos, la opción de una huelga es muy difícil pues la empresa se mantiene en niveles muy bajos de producción, lo cual sólo facilitaría a ésta ahorrarse los salarios de los días de paro. Por el momento, la tarea se volcaría en difundir de la forma más amplia posible la situación de los trabajadores de Nissan. Tanto la Asociación de Vecinos de Aluche como Izquierda Unida-Latina, nos hemos ofrecido a colaborar en esa tarea, poniendo a su disposición nuestros recursos. No hay duda de que se trata de defender un empleo estable y digno, frente a la generalización de los contratos basura.

En el Pleno de la Junta Municipal del distrito ya se ha aprobado una declaración de los tres grupos políticos presentes solidarizándose con la plantilla de Nissan. Conviene resaltar la hipocresía del PP, pues la concejala que preside la Junta se negó hasta el último minuto a apoyarla y sólo lo hizo después de que se retirara de la propuesta cualquier referencia a otros aspectos, como que el Ayuntamiento se comprometiera a mantener la calificación del suelo de uso industrial, para impedir cualquier maniobra especulativa y tratar de poner obstáculos a la política de la empresa.