Lecciones de un viaje por Argentina

Internacional

Lecciones de un viaje por Argentina

Salvador Lou Cuartero y Susana Pena Barraso
Miembros del Sindicato de Estudiantes de Izquierdas

Dos compañeros del Sindicato de Estudiantes de Izquierdas fuimos invitados por el Partido de los Trabajadores por el Socialismo de Argentina para conocer el proceso de fábricas ocupadas en el país y el resurgir de un movimiento obrero combativo.

Asimismo tuvimos la oportunidad de participar en algunas sesiones de la III Conferencia Internacional de la Fracción Trotskista, que se celebró en Buenos Aires del 23 al 30 de Abril. Se congregaron miembros de organizaciones revolucionarias de Argentina (PTS), Bolivia (LOR-CI), Chile (Clase contra Clase), Brasil (LER-QI), México (LTS), Venezuela (JIR) y compañeros de Francia, Alemania, Reino Unido y Estado Español. Esto nos sirvió para conocer la intervención de estas organizaciones revolucionarias en los distintos procesos nacionales y hacernos una idea de la realidad del conjunto del continente latinoamericano.

ZANON un ejemplo de gestión y control obrero

El 19 de Abril llegamos a Neuquen, una localidad situada al comienzo de la Patagonia. Allí nos recibieron miembros del PTS y de ZANON, pudimos conocer a fondo la fábrica, su funcionamiento democrático, su lucha y entrevistar a trabajadores de base, familiares y dirigentes del proceso.
ZANON es una fábrica de cerámicas, baldosas fundamentalmente. En 1998 los trabajadores recuperaron la Comisión Interna (Comité de Empresa) en manos de la burocracia sindical. Dos años más tarde lograrían recuperar el sindicato provincial de ceramistas, mediante el método de asambleas y elección de delegados revocables y con mandato.
Durante 2000 y 2001 los trabajadores sufrieron impago de salarios y amenazas de cierre, mientras el empresario recibía miles de pesos de ayuda del Gobierno Provincial. Ya entonces la lucha era constante, con carpas a la puerta de la fábrica durante 5 meses. En Octubre de 2001 se decreta el cierre de la planta, pero los trabajadores no se rinden y comienzan a debatir como reactivar la producción. Mientras la patronal quiere sacar a subasta la empresa.
En Enero de 2002 la empresa ofrece reabrir la fábrica con un 25% de trabajadores ye en perores condiciones. Dos días más tarde a asamblea de trabajadores deciden ponerla en marcha bajo control obrero, con igualdad salarial y la constitución de comisiones de trabajo. El 2 de marzo se hizo realidad el designio de dicha asamblea.
Hasta 2003 se sufrieron 3 intentos de desalojo, todos ellos repelidos por la resistencia de los trabajadores y el apoyo de la comunidad. Desde el ZANON sin patrones el apoyo a la comunidad de Neuquen ha sido permanente, y ésta ha sabido devolvérselo en todo momento. Donaciones de materiales al hospital de Centenario, que junto con la mano de obra de los desocupados pudo ponerse en pie, u ofrecer los puestos de trabajo creados a las organizaciones de desocupados. Con esta política el lema «ZANON es del pueblo, y el pueblo es de ZANON» se consiguió frustrar los intentos de desalojo.
Ahora mismo su principal reivindicación es la estatización de la empresa y el mantenimiento de la gestión y el control obrero. Las deudas de los patronos con el Gobierno Provincial son un buen aval para la expropiación, y es necesaria que la inversión para mejorar la planta venga desde el estado. Se niegan a pagar las deudas de los antiguos dueños de la planta, pues ellos han sido los más perjudicados por su gestión. La alternativa cooperativista no es vista con buenos ojos por los trabajadores, se niegan a convertirse en una empresa más que les haga competir con sus hermanos de otras fábricas. Sin embargo la cooperativa puede ser una salida provisional a su situación, aunque ella no evitaría que la lucha por la estatización continuase.
El ejemplo de ZANON es el más avanzado de todas las fábricas ocupadas en Argentina. La clase obrera debe conocer las experiencias de otros compañeros para poder avanzar en su lucha por su emancipación. Vemos como han sido capaces de dar repuesta a problemas que también sufrimos aquí, el cierre de fábricas. Los métodos democráticos y antiburocráticas de asamblea con libertad de tendencias, delegados revocables y con mandato, son imprescindibles para librarnos del lastre de la burocracia sindical que frena o lleva a la derrota nuestras luchas. Y las consignas transicionales, como la apertura de libros de contabilidad ante el anuncio de cierre por pérdidas o la ocupación y el control obrero ante el fin de la producción, demuestran ser útiles para hacer avanzar la conciencia de los trabajadores y para lograr victorias en nuestras luchas cotidianas.
Además el control obrero demuestra ser un sistema muy superior al control y gestión empresarial. La producción ha pasado en estos años de 20.000 metros cuadrados al mes a 300.000, y los puestos de trabajo de 200 a 460. Los accidentes laborales en los tres últimos años de gestión empresarial fueron 300 anuales, la mitad graves y una muerte al año, en los tres primeros de gestión obrera sólo 33 accidentes leves y ninguna muerte.

El despertar de un Movimiento Obrero

La leve recuperación económica del país ha hecho despertar a muchos trabajadores a la lucha sindical. La principal demanda es salarial, pues el poder adquisitivo respecto a 1999 ha caído más de un 25%.
Muchas de las luchas siguen siendo dirigidas por la burocracia peronista de la CGT y la CTA, que todavía son capaces de frenarlas. Sin embargo en numerosos sectores los dirigentes son miembros de partidos de izquierda y se están conformando un movimiento clasista, combativo y antiburocrático bastante importante. La asamblea es el máximo órgano de decisión y los representantes, que barren con los burócratas sindicales, son revocables por ella. Los resultados son claros, las victorias obtenidas por este movimiento denominado «los flacos» por la prensa burguesa, son mucho mayores que las migajas obtenidas por «los gordos», como se denomina a los burócratas sindicales en Argentina. El metro de Buenos Aires es un buen ejemplo de esto, con una subida salarial del 48% y una reducción de jornada hasta las seis horas.
Por otro lado el carácter clasista se palpa en los vínculos de solidaridad entre los sectores en lucha. El PTS, el PO y el MST entre otros, impulsaron para el 2 de Abril un encuentro de trabajadores. Desde todas las organizaciones se apostaba por un encuentro entre las diferentes direcciones de izquierda, salvo el PTS que defendió la asistencia de delegados de todos los centros de trabajo en lucha. La actitud burocrática de gran parte de la izquierda ha impedido que se puedan seguir desarrollando estos encuentros como forma de coordinar las movilizaciones. Aún así el celebrado el 2 de Abril tuvo efectos positivos, como la huelga de solidaridad del metro de Buenos Aires con los trabajadores del aeropuerto (LAFSA) reprimidos brutalmente por la policía, o la preparación de un 1 de Mayo unitario, clasista y antiburocrático. Siguiendo la misma política aparatista, las organizaciones de izquierda, salvo el PTS, impidieron que en el acto central del 1 de Mayo los representantes de las distintas luchas pudieran hablar (sólo se les permitió subir a la tribuna a saludar), limitándose la expresión política a la lectura de un manifiesto consensuado entre las diferentes fuerzas de izquierdas.
La lucha heroica de ZANON los convierte en referente para muchos trabajadores argentinos. Cuando un sector se encuentra movilizándose ZANON manda una delegación de la fábrica para contarles su experiencia de lucha contra la patronal y la burocracia sindical. También prestan apoyo cuando hay represión o incluso aportando dinero a las cajas de resistencia. Este papel les ha convertido en los protagonistas para tratar de unificar a los sectores en lucha con una perspectiva antiburocrática y clasista. Desde los trabajadores de ZANON y el Movimiento de Trabajadores Desocupados se lanzó un órgano de expresión para parte de «los flacos». Se trata del periódico «Nuestra Lucha», redactado por delegados, comisiones internas y sindicatos arrebatados a la burocracia peronista. Algunas de las fábricas implicadas en la publicación son Parmalat, Astillero Río Santiago, Pérsico, Metro de Buenos Aires, Garraham, LAFSA... Se reparte en éstos y otros muchos centros de trabajo para extender el movimiento de recuperación de los sindicatos.
Nosotros pudimos ver con nuestros propios ojos parte de este proceso. Estuvimos en asambleas de trabajadores de la salud, en un piquete de conductores de autobús, en la asamblea de trabajadores del Astillero Río Santiago, conocer y charlar con trabajadoras de Brukman, LAFSA, Pepsico, y seguimos de cerca las luchas del metro de Buenos Aires, o el Hospital Garraham entre otras. También participamos en la celebración del 1 de Mayo. Nos sorprendió que el grado de organización de los trabajadores del metro, les permitiera abrir las puertas para aquellos que se dirigían a la manifestación sin pagar billete. En la Plaza de Mayo se congregaron todos los partidos de izquierda, salvo el PCA que se negaba a participar en un acto que arremetía frontalmente contra los dirigentes de la CGT y la CTA, y todas las luchas que se estaban desarrollando; Parmalat, LAFSA, Magisterio, Garraham y otros trabajadores de la salud, Astilleros, ZANON, Pepsico, Telefónica, Metro....
Se palpaba en el ambiente la solidaridad obrera de la que hemos hablado, de la que hacían eco los medios de comunicación burgueses, y un profundo sentimiento contra la burocracia de la CTA y la CGT. Vimos como es posible en la práctica aislar y superar a las direcciones corruptas de los sindicatos, mediante la auto-organización de los trabajadores. Esta es una de las conclusiones más valiosas que nos trajimos del viaje, no basta con criticar la política de las direcciones sindicales, sino que hay que ofrecer mecanismos a la clase trabajadora para barrerlas en la práctica y llevar a la victoria nuestras luchas.

El movimiento piquetero

El movimiento de desocupados desde 2001 ha ido perdiendo fuerza. Desde el PTS se llevó la política de crear una organización unitaria de los mismos, con libertad de tendencias y enfocada a la unificación de la lucha con los trabajadores ocupados. Sin embargo cada partido de izquierda y otros peronistas, se crearon sus propias filiales piqueteras.
Hoy en día dichas filiales han perdido combatividad, y se dedican a administrar los subsidios de desempleo (de la cantidad irrisoria de 150 pesos, no llega a 40 euros) para sus miembros. Se ha creado una relación de clientelismo, que se utiliza como medio de presión para la subida de los subsidios, dejando de lado la lucha por la creación de puestos de trabajo.
La magnitud del fenómeno piquetero hizo que numerosas organizaciones de izquierdas abandonasen el movimiento obrero ocupado, adoptando una política oportunista. Nos sorprendió la claridad ideológica del PTS manteniendo su actividad en las fábricas, muchas de ellas con un ambiente de movilización nulo. Se apostó estratégicamente por la clase obrera ocupada, la capacitada para encabezar la transformación socialista de la sociedad, sin descuidar el trabajo entre los desocupados,. Los marxistas europeos debemos tener esto en cuenta, y no descuidar nunca nuestro trabajo en el movimiento obrero, aunque nos resulte difícil hacer llegar nuestras ideas a los trabajadores en momentos de paz social. Como decía Lenin debemos saber explicar pacientemente.
Esta política lleva a los desocupados a un callejón sin salida. Sólo la unificación de los mismos y su vinculación directa con los trabajadores ocupados, puede acabar con la miseria de los subsidios.

El lastre del peronismo

La situación política en Argentina tiene unas características muy peculiares respecto a la Europea. Allí los sindicatos y el partido con mayor base electoral entre los trabajadores, son peronistas. El peronismo tiene un origen burgués, aunque siempre ha contado con gran apoyo popular y obrero. Los grandes empresarios argentinos son miembros del Partido Justicialista. Así podemos ver una burguesía nacional que copa y dirige las estructuras sindicales y políticas por las que debería expresarse la clase obrera. A diferencia del PSOE, ni siquiera el PJ tiene un origen obrero, aunque a día de hoy son partidos muy similares en contextos nacionales distintos.
Ante todo esto la izquierda toma dos posiciones. Por un lado organizaciones como el MST, PCA o el PO se auto proclaman el partido de la clase trabajadora, como si esto pudiera decidirse en una reunión interna de partido (que no es más que una minoría respecto a todos los trabajadores argentinos). El PTS también apuesta por educar a los trabajadores en la independencia de clase, explicando pacientemente la necesidad de un partido obrero en Argentina. Sin embrago dicho instrumento no puede partir de una reunión de partido, sino que deben ser los propios trabajadores en lucha los que lo levanten. El PTS combate al peronismo, denunciándolo constantemente como instrumento de control por parte de la burguesía. Ya hemos visto como lo hace en el movimiento sindical, en el plano político saben que no basta con presentarse como el partido de todos los trabajadores. A partir del movimiento combativo, clasista y antiburocrático que está desarrollándose en muchos centros de trabajo, creen que debe impulsarse un instrumento político de los trabajadores. Desde la clase obrera más avanzada, la que está ahora mismo en lucha, se tiene que impulsar una organización política con independencia de clase, que empiece a pelear contra el dominio peronista.
Sólo con un combate constante contra el peronismo, y la denuncia de su papel de anular la posibilidad de que la clase obrera se exprese políticamente, se puede lograr que nazca en Argentina la conciencia de independencia de clase necesaria para levantar un partido de trabajadores.

El internacionalismo proletario a la orden del día

Este viaje ha reafirmado nuestra conciencia internacionalista. Los revolucionarios debemos conocer y extraer las conclusiones necesarias de las experiencias de lucha de nuestros compañeros de clase. Especialmente de aquellos lugares donde la lucha de clases está más desarrollada. Ese ha sido el principal objeto de nuestra estancia en Argentina.
Pero nuestro papel como internacionalistas no se queda en aprender, sino también en el apoyo activo y incondicional de la lucha de los trabajadores de otros puntos del planeta. Sobre todo en aquellos casos, que como el argentino, se trate de países semicoloniales, donde la clase obrera sufre una doble explotación, la de su burguesía nacional y la del imperialismo.
En el caso de Argentina el imperialismo español es uno de los principales culpables de la situación del país. Telefónica, Repsol, Iberia, BSCH... son algunas de las sanguijuelas que sangran sus recursos. Y el estado español, con el gobierno de turno, es el garante de sus intereses en el exterior. Nuestra lucha contra ellas y contra el gobierno del estado español, es la mejor manera de apoyar la lucha de los trabajadores de las semicolonias. Además estas empresas también explotan a los trabajadores de aquí, podemos ver ejemplos como el de Puertollano y Repsol, o los despidos de Telefónica, cuyo caso más dramático es el de los compañeros de SINTEL (con el apoyo del gobierno y de las direcciones de CCOO y UGT, que participaron en el engaño y la traición a la lucha), o como la banca genera problemas como el de la vivienda con la especulación del suelo y las hipotecas.
El carácter de clase del estado queda más que claro si vemos su papel en el exterior. Tanto Aznar como Zapatero son defensores de las multinacionales españolas y el expolio que realizan en estos países, a la vez que aplican el programa de la CEOE en el interior aunque difieran en los plazos.
La denuncia de todo esto debe estar siempre en la política de los revolucionarios. Los enemigos de la clase obrera de todos los países son los mismos, y esto nos facilita el tratar de crear una conciencia internacionalista entre los trabajadores.