bulletQué es la LOE?       
bullet
 

Las claves de la Ley Orgánica de Educación

Entre otras novedades del texto, destaca que se podrá repetir dos veces en 4º de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), la promoción con tres suspensos en cada uno de los tres primeros cursos de la ESO, la creación de una asignatura fusión de la Etica, la Filosofía y los valores ciudadanos llamada Educación ético-cívica (en Secundaria) y Educación para la Ciudadanía (en Primaria) y la existencia de una prueba de madurez, a modo de Selectividad, que sólo examinará de los contenidos de 2º de Bachillerato.

Estos son algunos de los principales puntos que se incluyen en la sexta reforma educativa que hay en España en 27 años de democracia:

bulletAsignatura de Religión

No será computable para pasar de curso, ir a la universidad u obtener becas. Según especificó la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, la materia no «se debe imponer en la escuela como una asignatura ni obligatoria ni evaluable» y «no debe condicionar el futuro de los estudiantes a la hora de decidir si quieren ser médicos, jardineros, matemáticos o arquitectos».

El proyecto de reforma se preocupa de dejar claro el trato igualitario que dará la Administración a todas las confesiones religiosas. Con respecto a la católica, se ciñe a señalar que se basará en los Acuerdos Iglesia-Estado.

En la actualidad, la Religión se imparte como asignatura voluntaria a los alumnos que así lo deseen. Generalmente, su alternativa es o bien las llamadas actividades de estudio -que cada centro configura a su manera- o bien Sociedad, Cultura y Religión. Las notas obtenidas en Religión no cuentan para promediar de cara a la universidad, pero sí para pasar de curso.

bulletPromoción de curso en la ESO

Los alumnos con cuatro suspensos repetirán curso. Los que tengan dos podrán pasar. Los que pinchen en tres promocionarán sólo si así lo decide un equipo docente; eso sí, teniendo siempre que acudir luego a clases de refuerzo en las asignaturas que no fueron superadas.

bulletRepeticiones en la ESO

Los alumnos podrán repetir una vez cada curso y sólo dos veces por etapa. Como novedad, el anteproyecto de la LOE establece que los estudiantes de 4º de ESO podrán repetir dos veces ese mismo año siempre y cuando no lo hubiesen hecho antes alguna vez durante la Secundaria. Habrá pruebas extraordinarias también en este curso centradas sólo en las asignaturas suspendidas.

La idea es que este curso sirva de preparación al Bachillerato, de puente con la etapa posterior, más aún cuando los expertos coinciden en que en España el Bachillerato es demasiado corto.

bulletBachillerato

El Bachillerato constará de dos cursos, como hasta ahora. Quienes suspendan dos podrán pasar al curso siguiente, aunque tendrán pendientes las materias no aprobadas y deberán matricularse en ellas. La materia de Historia de la Filosofía, marginada en un principio como materia común a las tres modalidades de Bachillerato que hay, se incluye por fin y estará presente como asignatura obligatoria se estudie lo que se estudie.

bulletPrueba de acceso

La prueba de acceso a la Universidad calca en lo básico el modelo de la actual y denostada Selectividad. Los estudiantes sólo tendrán que examinarse para este control de las materias cursadas en 2º de Bachillerato.

bulletPruebas de diagnóstico

El proyecto establece dos evaluaciones de diagnóstico en dos momentos determinados: 1º) Cuando los estudiantes terminen cuarto de Primaria (nueve años). 2º) Al concluir segundo de ESO (13 años).

La esencia de estas pruebas -que no computarán en el historial del alumno ni acarrearán calificaciones- es ver el estado de salud del 'enfermo' y las posibles recetas para mejorarlo. Precisamente el pasado curso, la Comunidad de Madrid (PP) realizó unas pruebas similares que no estuvieron exentas de polémica. Algunos padres no llevaron a sus hijos a hacer estos exámenes.

bulletEducación Infantil

Según el Gobierno, la etapa tendrá «un carácter preventivo y compensador de las desigualdades». Dice el proyecto que las administraciones garantizarán la gratuidad en el segundo ciclo de la etapa, de tres a cinco años -algo que, por cierto, ya sucede en muchas comunidades autónomas- y la oferta suficiente de plazas para todos los alumnos. El perfil del profesorado será de «especialista en educación infantil y contará con la ayuda de otros profesionales en el primer ciclo, de cero a tres años».

bulletPlanes de apoyo

Los alumnos con peores calificaciones tendrán, ya desde Primaria, clases más reducidas e individualizadas con el objetivo de que recuperen el terreno en las asignaturas en las que cojean.

bulletDeber de estudiar

Tal y como pidió expresamente el Consejo de Estado, la LOE recoge el «deber de estudiar» como el primero de los cometidos del alumnado. Podría decirse que es una perogrullada, pero lo cierto es que no aparecía así citado (cosa que sí hacía la Ley de Calidad) y se habían recibido muchas críticas por ello.

bulletEducación ético-cívica

Se crea una asignatura nueva que se impartirá en Primaria y en 4º de ESO. En Primaria se denominará Educación para la Ciudadanía. En Secundaria, Educación ético-cívica. Los populares critican que la materia será como la franquista Formación del Espíritu Nacional. El Gobierno señala que el objetivo es inculcar valores democráticos y adoctrinar en la tolerancia.

bulletVertebración

Los contenidos básicos de las enseñanzas mínimas «no requerirán más del 55% de los horarios escolares para las comunidades que tengan lengua oficial, ni del 65% para aquéllas que no lo tengan». Las críticas a este texto van el sentido de que se garantiza un tope, pero no un mínimo común a toda España.

bulletProfesorado

Aunque el Gobierno señala que la LOE dignificará la figura del profesorado, lo cierto es que -con la intención de no enfadar más a las patronales de la enseñanza- se atenta contra el sentido común en algunos artículos. 'Verbi gracia', los centros concertados que despidan improcedentemente a un profesor sólo serán sancionados con falta leve.

bulletEnseñanzas comunes

El artículo 6.3 dice textualmente que «los contenidos básicos de las enseñanzas mínimas no requerirán más del 55% de los horarios escolares para las comunidades autónomas que tengan lengua cooficial, ni del 65% para aquéllas que no la tengan».

La expresión "no requerirán más" fija un máximo, pero no una cantidad concreta ni un mínimo -cosa que sí hacía la Ley de Calidad de la Educación con los citados porcentajes-, con lo que esa inseguridad jurídica deja abierta la vía para la indeterminación y no garantiza que haya las mismas enseñanzas comunes en toda España.

bulletLibertad de elección de centro

No hay ningún artículo del proyecto de ley atenta directamente contra la libertad de elección de centro; todo lo más, pone cortapisas a que los centros seleccionen a sus alumnos.

Levanta suspicacias el artículo 84, que señala que "las administraciones educativas realizarán una programación adecuada de los centros escolares» tendente a repartir a los «alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo". En esta línea se entiende un ataque a la libertad que haya unas comisiones de garantía de escolarización que supervisen el proceso (básicamente, con la intención de que se repartan los alumnos inmigrantes equilibradamente entre la escuela pública y la privada).