Historia Eclipse 1900 - El Estudio del Eclipse

HISTORIA DEL ECLIPSE TOTAL DE SOL DEL 28 DE MAYO DE 1900 OBSERVADO DESDE SANTA POLA

EL ESTUDIO DEL ECLIPSE

Ya el ilustre astrónomo del Observatorio de Madrid Don Antonio Tarazona, publicó en 1899 la memoria y predicciones con detalle del Eclipse. Este fenómeno tuvo gran importancia para toda la comarca, sobre todo para Elche y Santa Pola, lugares donde se concentraron los más famosos astrónomos y astrofísicos de la época extranjeros y españoles.

Fig.: 7. Mapa de la franja de totalidad elaborado por D. Francisco Coello en 1896

También se fueron repartiendo por toda la península siguiendo las ciudades y pueblos que recorría la franja de totalidad. El eclipse entró a la península por Portugal (Oporto y Ovas) cruzando las provincias de Cáceres, Toledo, Ciudad Real, Albacete, Murcia y Alicante.

Las poblaciones fueron Coria, Hoyos, Plasencia, Jarandilla, Navalmoralde la Mata, Puente del Arzobispo, Talavera, Navalherrnosa, Orgaz, Madrilejos, Daimiel, Alcázar de San Juan, Manzanares, Villanueva de los Infantes, Alcaraz, Albacete, Chinchilla, Hellín, Yecla, Villena, Cieza, Monovar, Novelda, Jijona, Dolores, Orihuela, Elche, Alicante hasta salir por Santa Pola.

Entre los expedicionarios que se instalaron en la zona (entiéndase Alicante, Elche y Crevillente), destaca una comisión científica del Instituto Geográfico de Madrid compuesta por D. Francisco París y D. Eduardo Mir, astrónomos de Montpellier (señores Martín y Lebeuf), representantes de la Universidad de Tolosa (señores Bourget y Carreré), Astrónomos del observatorio de París con Mr. Amy al frente, y como no, la comisión española de astrónomos del observatorio de San Fernando que se situó en una fábrica de ladrillos próxima a la finca Villa-Carmen, en la unión de las carreteras dirección Alicante y Santa Pola dirección a Elche.

Establecidos ya en sus lugares de observación, el profesor Copeland localizó su campamento en un punto al Norte de nuestra localidad sobre un montículo sin determinar.

El instrumento principal del profesor Copeland consistía en un telescopio de 11,5 cm de diámetro montado horizontalmente. Mediante un celóstato, la imagen producida, llegaba a una cámara fotográfica (placa sensible) registrando el movimiento. Con este sistema no se podría ver el eclipse directamente, pero en cambio sí contemplar la imagen brillante de la corona y las protuberancias en el momento en que se impresionase la película sensible. Con este instrumento se pretendía hacer espectrogramas del filete solar interponiendo un prisma de visión directa.

Fig.: 8. Espectroscopio similar
al utilizado por Lockyer.

Mr Heath, que formaba grupo con Franklin y Copeland, empleó una especie de telescopio fotográfico de 15 cm de abertura y 2, 7 metros de distancia focal. El telescopio fue construido por J.Cooke de York e hijo, y para el cual utilizaron un nuevo tipo de vidrio hecho en Jona.

Mr Franklin tomaría fotografías del Sol eclipsado y un gran espacio de cielo inmediato, con dos lentes de gran diámetro y de foco muy corto.

Sir Norman Lockyer se dedicó más a la observación físico-química del Sol, ya que era un gran especialista en estas materias. Acompañado por otros astrónomos ya citados, empleó para la fotografía de los espectros las denominadas cámaras prismáticas, las dos que utilizó tenían un objetivo de 15 cm y una distancia focal de 5 metros, llevando un prisma de 45º .La otra, de 1,5 metros de focal, poseía dos prismas del mismo ángulo de 45º.

Fig.: 9. Con toda probabilidad, este fue el telescopio utilizado por Lockyer en la expedición del eclipse de 1900.

Actualmente ha sido restaurado y se encuentra en el observatorio “Mond Dome”, junto al “James Lockyer Pla-netarium” en Salcombe Hill..

Con este instrumental Lockyer estudiaría la distribución de los diferentes gases y vapores alrededor del Sol y las distintas radiaciones de longitud de onda. También empleo dos anteojos para observaciones directas de la estructura de la corona. Aunque el trabajo principal de Lockyer se dirigía al estudio físico-químico del Sol, también hizo observaciones generales de contactos, bandas claras y oscuras, estrellas visibles, variación de la temperatura y presión.

Indudablemente, el eclipse tuvo un gran impacto sobre la población de aquel pequeño y humilde pueblo pesquero, ya que en aquellos tiempos con la llegada de los ilustres científicos, militares y personalidades atrajeron la atención de muchos otros curiosos que iban llegando a nuestra población para admirar el eclipse.

La expectación que despertó en todo el pueblo era inmensa. Conforme se iba acercando la hora de aquel martes 28 de mayo de 1900 la calle de París (actual calle del Muelle) hervía en multitud. Por fin sobre las 16 horas y 10 minutos de la tarde todos quedaron estremecidos al quedar el Sol eclipsado por nuestro satélite. El ambiente se envolvió de un color amarillento y comenzó a oscurecerse. La temperatura experimentó un descenso notable, produciéndose una extraña sensación. El aire comenzó a soplar. Los animales reaccionaron desconcertados: los perros ladraban, los pájaros volaban sin rumbo y las aves de corral se cobijaban para guarecerse de la noche.

Fig.: 10 Imágenes del Eclipse de 1900 obtenidas en Plasencia por el Observatorio de Madrid

La superstición hizo mella entre los ancianos, los niños algunos lloraban, otros rezaban y otros se preparaban para lo que pudiese venir: tenían miedo el mismo miedo que se experimenta ante lo desconocido. Pero el Sol volvió a brillar, la vida continuó y los miedos fueron disipándose.

La experiencia fue muy intensa para todas aquellas personas que vivieron el momento y que seguro que no la olvidarían por el resto de sus días.

Aquel evento tan especial, como hemos estado comentando, hizo llegar a nuestra localidad gran número de gente entre curiosos y científicos. Tal vez aquellos hombres y mujeres que se acercaron hasta nuestra localidad, fueron los precursores de los primeros turistas.

Posteriormente, fueron publicados los diferentes estudios que los observadores realizaron en aquella fecha. Sir Norman Lockyer, escribió:

"El espectro de la corona muestra el anillo verde 5.303,..., es fuerte en una ó dos regiones, pero en conjunto es probablemente más debil que en 1878"

Igualmente, hizo constar que "en este eclipse, como en el de 1878, que correspondieron a un mínimo de actividad solar, el espectro de la corona ha sido de rayas poco brillantes y en cambio de espectro continuo ha sido intenso, lo cual sin duda, ha dificultado su observación"

Sr. Copeland, escribiría que, hacia el medio del eclipse, con un prisma de visión directa, vio un espectro continuo, intenso, aunque en él, no distinguió la raya verde.

Los datos relativos al contacto de la Luna sobre el Sol y su posterior tránsito se detallan en esta tabla calculada para los puestos localizados en la playa (1) y en el Faro (2).

Puesto Longitud Latitud Primer Contacto Segundo Contacto Tercer Contacto Cuarto Contacto Totalidad (segundos)
(1) 0º 30' 0" 38º 13' 0" 2h58m47s 4h12m52s 4h14m11s 4h19m55s 79,4s
(2) 0º 33' 40" 38º 11' 20" 2h58m30" 4h12m38s 4h13m53s - 75,0s

Las temperaturas registradas durante el Eclipse de Sol, fueron registradas en la localidad de Elche, con lo que los datos que se muestran a continuación corresponden a las medidas realizadas por los científicos asentados en la localidad vecina. La siguiente gráfica, entre otras, muestra los datos obtenidos.

Fig.:11. Gráfico de las temperaturas según mediciones obtenidas por observadores en la ciudad de Elche.