Untitled Document
LOCALIZACIÓN DE OBJETOS USANDO COORDENADAS CELESTES

Localizar objetos en el cielo de forma fácil y rápida puede ser cosa de maña o de técnica. Os mostramos las indicaciones oportunas para que podais localizar objetos utilizando los cículos graduados de una montura ecuatorial.

Autor: Vicente J. Molina García

Cuando comenzamos en este mundo de la "Astromanía", estamos deseosos de ver con nuestros propios ojos la infinidad de objetos que pueblan el universo.

Pronto aprendemos a utilizar el buscador y centrar en el flamante ocular la Luna y los planetas más brillantes, para después de unas cuantas noches, atacar a los cúmulos y galáxias que conformar el catálogo de nuestro amigo Messier.

Algún día, en algún libro o revista, leemos un artículo sobre objetos de cielo profundo y vemos magníficas fotografías de galáxias y objetos difusos que, como bien nos ha hecho comprender nuestra experiencia, no tendrán nada que ver con lo que observemos en nuestro ocular.

Armados con nuestro instrumental y algo de paciencia, intentamos localizar mediante algún Atlas del cielo la dichosa galáxia. Para ello nos fijamos en una estrellita que hay justo a un dedo (en el mapa) del objeto a observar. Para llegar a ella, arrancamos de otra más brillante que vemos a simple vista y que si vamos en línea recta, llegaremos en un santiamén.

Tras un buen rato de salto de estrella en estrella, de creer que tenemos en el campo del ocular la escurridiza galáxia y no verla, de dejarnos la salud de nuestra espalda en posturas circenses y descubrir con asombro que nuestra frente comienza a sudar en pleno invierno, damos por zanjada la búsqueda y pasamos a los objetos de siempre, habiendo perdido nuestra oportunidad de batir nuestro récord de ver un objeto más lejanto todavía.

Pocos somos (porque yo también me incluyo) los que nos damos cuenta que nuestro telescopio (para el caso de tener una montura ecuatorial medio decente) tiene unos numeritos que adornan los ejes de Declinación y Ascensión Recta.

Asombrados por semejante descubrimiento, buscamos en el escueto manual de nuestro telescopio, para qué demonios sirve eso. Si la traducción es buena, puede ser que hallamos entendido algo, si no, lo guardaremos otra vez en el cajón y seguiremos ignorando esos brillantes discos numerados que hacen más bonita la montura.

Si habeis seguido leyendo hasta aquí, significa que sois del grupito de aficionados con montura ecuatorial que venía con una birria de manual y que estais interesados en saber de una vez por todas cómo demonios funcionan los dichosos círculos graduados.

Comencemos:

Primero, demos un repaso para ver qué son y que nos indican los círculos graduados.

El eje que apunta al norte celeste, señala la posición sobre una escala graduada que va expresada en horas y minutos (de 0 a 24 horas).

Este es el eje de Ascención Recta (de ahora en adelante AR). Aunque venga expresado en horas y minutos, no tiene nada que ver con lo que marca nuestro reloj.

Esta escala graduada, como podreis comprobar, se puede mover en ambos sentidos si aplicamos un poco de fuerza. Seguro que más de uno se creía que estaba rota; pues no, eso funciona así.

En la imagen de la izquierda, el telescopio indica la posición AR 18h. 35m.

 

El otro eje, es el eje de Declinación (de ahora en adelante DEC) y la escala que expresa, viene dada en grados y minutos de arco de 0º a 90º y de 90º a 0º. Este disco es fijo y no puede moverse. Si somos mañosos o nos atrevemos, se pueden ajustar.

En la imagen de la izquierda, el telescopio marca 35º. El resto de subdivisiones indican fracciones.

Para que entendais porque va de 0º a 90º y de 90º a 0º os pongo un ejemplo. Si poneis el telescopio señalando en DEC el 0º, os dareis cuenta que apunta al ecuador celeste. Cuando lo movais, comenzará a indicar los grados positivos cuando lo dirijais al norte, o los negativos cuando lo apunteis más al sur.

Venga, basta ya de teoría y vayamos a la práctica.

Lo primero de todo, y como no podría ser de otra forma, debemos tener nuestra montura en estación, es decir, que nuestro eje polar coincida lo más posible con el eje de rotación de la Tierra. Si no sabeis cómo, en esta misma web teneis las instrucciones para poner en estación la montura ecuatorial.

El truco del sistema de buscar un objeto mediante sus coordenadas es localizar un objeto cercano y brillante del que conozcamos su localización en coordenadas, y de ahí hacer el "salto" al objeto que buscamos y del cual también conocemos su localización.

Hagamos la práctica con algo fácil. Vamos a buscar la Galáxia del Sombrero (M104) que se encuentra en las coordenadas AR 12h. 40m. y DEC -11º 37'. Sigamos estos pasos:

- Con nuestro telescopio, y usando el buscador, ponemos en el centro del ocular la estrella Spica (en la constelación de Virgo). Esta estrella tiene las coordenadas AR 13h. 25m. y DEC -11º 10'. Si nuestro telescopio está bien puesto en estación y nuestro eje de Declinación está bien calibrado, en ese mismo eje podremos leer los -11º 10' de la posición de la estrella. Es el momento de apretar los tornillos de fijación de AR y DEC para que no se mueva el telescopio.

A continuación, el círculo graduado del eje de AR lo giramos nosotros mismos (sin mover el telescopio) hasta que marque las 13h. 25m. tal y como muestra al animación inferior.

Muestra de cómo mover el círuclo de AR.
En este caso no deberemos mover el telescopio, sólo las escalas.

- Una vez hecho esto, y con las coordenadas de la galaxia que ya conocemos, soltamos la sujeción de la Declinación y movemos el telescopio en este eje hasta que marque -11º 37'. Volvemos a apretar los tornillos para que no se mueva.

- Ahora soltamos la fijación de la AR y movemos el telescopio (sin tocar el disco graduado) hasta que indique las 12h. y 40m. Volvemos a apretar el tornillo de fijación.

Estos movimientos debemos hacerlos lo más rápidamente posible, ya que de lo contrario el cielo se moverá y perderemos las referencias. Otro consejo a tener en cuenta es utilizar objetos de referencia lo más cercanos posible a nuestros objetivos, ya que así reduciremos el margen de error.

Llegados a este punto, si miramos por el ocular, deberíamos tener en el campo del ocular a M104. Lista para ser observada.

Como veis no era tan difícil. Ahora, lo único que hay que hacer es cogerle el truco y hacer alguna que otra práctica para manejarnos con soltura. Es imprescindible, como ya sospechais, el disponer de una tabla con las coordenadas de las estrellas más relevantes de cada constelación para poderlas utilizar como referencia.

Aquí mismo teneis una relación de estrellas que podeis descargar e imprimir fácilmente desde vuestro ordenador usando las opciones del navegador.

No obstante, quiero comentar que la precisión de este sistema va muy ligada a la calidad de nuestra montura y a la puesta en estación de nuestro telescopio. Aconsejo utilizar oculares de gran campo para que pueda compensar los errores de localización que añadan los factores antes mencionados.