Mitos y leyendas
 
Guara

 

   Guara es una de las muchas sierras exteriores del macizo pirenaico. Junto a ella se hallan las de Gabardiella y Gratal. La forma de estas sierras ha estimulado la imaginación popular y ha creado algunas leyendas como la que cuenta que existia un gigante llamado Guara, amigo de Gabardón. Este era padre de Gabardiella que se había enamorado contra su voluntad de Gratal. Los dos enamorados vivían el uno junto al otro unidos por el mismo macizo montañoso. Con un enorme bastón Guara lo partió en dos con lo que se origino el curso del río Flumen y los enamorados quedaron aislados uno del otro. Gratal encolerizado mato al gigante de Guara y su figura tumbado dicen que puede contemplarse hoy si se mira atentamente la silueta de la sierra desde el somontano de Huesca.

 

Losa mora

 

    Alrededor de este dolmen se han suscitado numerosas leyendas desde su origen que algunos atribuyen a la llamada Filadera de la Losa Mora. Se cuenta que esta fantástica mujer, hilandera, caminaba por las tierras de Guara mientras hilaba. En su cabeza llevaba una gran piedra horizontal en equilibrio. Cuando termino de hilar dejo la piedra sobre otras dos verticales construyendo así el dolmen de la Losa Mora. Otras versiones legendarias atribuyen su construcción a los moros denominación que se da a seres mitológicos en Aragón y que no tiene nada que ver a menudo con que se les suponga musulmanes.

   Además de su origen en torno a este monumento megalítico se cuenta que suceden cosas extrañas como la de aquel vecino de Rodellar que iba a vender a Nocito según algunos y a Nasarre según otros y que cuando pasaba junto a la Losa Mora una forma humana en forma de mujer unas veces y de hombre otras, que llevaba unas luces brillantes en torno a su cabeza se subía a lomos de su cabalgadura moliendo a palos al desgraciado buhonero desapareciendo tras esto aquel misterioso ser.

 

Espantabrujas

      He aquí uno de los elementos que mas llama la atención al visitante de las tierras altoaragonesas. En lo alto de las chimeneas (Chamineras) aparecen curiosos objetos que unas veces son una simple piedra vertical, otras un puchero , otras una cruz o como en el caso del serrablo seres de apariencia terrorífica que nuestros antepasados creían que evitaban que entraran las brujas o bruxas a través del cañón de la chimenea. Además para reforzar esto en el fogaril se colocaban las tenazas  abiertas en forma de cruz o se colocaban otros amuletos mágicos para luchar contra estos seres malignos.
 

San Urbez

 

   Junto a las brujas, seres maléficos por antonomasia, los montañeses de estas tierras encomendaban sus devociones a San Urbez. Su vida esta también a caballo entre la leyenda y la realidad.  

    Urbez o Urbicio  nació en Burdeos en una familia profundamente cristiana. Vino a España a liberar de manos de los moros las reliquias de los santos Justo y Pastor retirándose luego a las montañas del Pirineo llevando una vida anacoreta. Son varios los lugares altoaragoneses donde se le supone su presencia. Primero en el cañón de Añisclo donde aun existe la cueva donde se supone vivió el santo y donde existe una pequeña ermita. Luego pasaría a Albella donde ejerció como pastor de ovejas. Se cree que también estuvo por la zona de la guarguera para pasar mas tarde al monasterio de San Martín de la Val D'onsera donde fue ordenado sacerdote por el propio San Martín. Retirándose por ultimo a la cueva de Arial en las cercanías de Nocito donde murió a la edad de cien años. A su santuario de Nocito acudían y acuden los habitantes de estas tierras a mostrar su devoción al santo y especialmente en épocas de sequía ya que se le considera abogado de la lluvia. Actualmente la romería a San Urbez se celebra el ultimo domingo del mes de junio.

              Pulsa si no ves el menú de la izqda.