Iglesia de Villavendimio
IglesiaLa construcción de la Iglesia actual se hizo sobre la antigua de San Miguel, de la cual conservaron muy poco, comenzó a mediados del siglo XVII pero su construcción fue una odisea por cuestiones económicas, lo que hizo que pasasen varios maestros durante su ejecución, y se finalizó en la segunda década del siglo XIX.
Está estructurada en tres naves delimitadas por arcos de medio punto con capiteles dóricos.
Se comenzó por la nave central que estuvo a cargo de Francisco Escudero, quien grabó su nombre en la cornisa lateral de la entrada a la Iglesia "VN ESCVDERO ME HIZO QVE FRANCO SE LLAMABA, VN DN JVAN ME GOBERNABA QUE POZO SE APELLIDABA, EN TIEMPO QUE JOSE LAGO MIS RENTA ADMINISTRABA. AÑO DE 1750 ".
En 1762 queda configurada la cabecera con la conclusión de la media naranja y de las yeserías que la enaltecen.
En 1767 se construyo la nave septentrional excepto el tramo de los pies, que se le añadió en 1773, cuando García Godoy decidió prolongar el cuerpo de la Iglesia sacando la torre nueva delante de la vieja.
Proyectos de la torreLa torre antigua no pudo conservarse por problemas de cimentación y se hicieron dos proyectos para la nueva torre, uno en 1772 por García Godoy y otro en 1794 por Juan Marcelino de Sagarvinaga, pero la construcción real casi nada tiene que ver con lo proyectado.
En 1788 el maestro Pedro Burgallo cierra definitivamente la zona postrera del cuerpo del templo volteando dos arcos para unirla con la torre nueva, la cual en esa época estaba a medio hacer y fue paralizado el proyecto por falta de dinero. En 1801 un albañil del pueblo, el maestro Lorenzo Duque la terminó de ladrillo.
En 1803 se realiza el solado de pizarras y en 1811 se terminaba la sacristía con hermosos yesos de gusto neoclásico.
El retablo mayor es de estilo barroco y obra de Pedro Roldán, compuesto por cuatro columnas gigantes, consta de cinco sorprendentes esculturas de estilo barroco talladas por Simón Gavilán y Tomé. Este retablo no se acomoda a la cabecera porque es anterior al edificio actual.
Además del retablo Mayor existe otros cuatro retablos más, el de Ntra. Sra. de Gracia, el de Ntra. Sra. Del Rosario, el de San Antonio de Padua y el del Cristo de las Angustias.
El coro al que se accede mediante unas rejas de dos cuerpos, tiene una sillería que fue realizada por Felipe de Espinabete en 1767 para el Monasterio de la Santa Espina (Valladolid), pero debido a la exclaustración de este Monasterio fue vendida al pueblo de Villavendimio.
Esta sillería, restaurada hace unos años, está hecha de madera de nogal de estilo barroco-rococó, se montó en el coro de la iglesia parroquial donde se conserva actualmente fragmentada, ya que sólo hay diecinueve sillas con veintitrés tableros, de las setenta y cinco sillas que se le encargaron a Felipe de Espinabete para el Monasterio de la Santa Espina.
El órgano fue hecho por Antonio Ruiz en el año 1795 para el convento de la Madre de Dios en Valladolid y vendido a esta Iglesia en 1811, actualmente se encuentra bastante deteriorado.