Documento sin título
Durante milenios, las cuevas han sido utilizadas por los hombres para cobijarse de las inclemencias del tiempo, y para protegerse de las fieras.
Esa es precisamente la idea que nos hacemos en nuestros días de la vida en una cueva, aunque está muy lejos de la realidad en las cuevas habitadas actualmente.

Sin estalactitas, ni estalagmitas, ni agua corriendo por las paredes, están perfectamente acondicionadas para la vida en ellas.

Una de las condiciones que hacen de la cueva algo tan confortable para vivir en ella es la temperatura prácticamente constante que se disfruta durante todo el año (entre 15 y 19 º).


En un clima continental, con inviernos bastante fríos, y veranos muy calurosos, esta temperatura resulta fresca en verano, cuando la temperatura exterior durante el dia llega a alcanzar los 40 º, y cálida en invierno,cuando fuera hace temperaturas inferiores a los 0º.

Casa-Cueva Redina

En pleno corazón de Sierra Mágina. En Torres (Jaén)

Capacidad para hasta 6 personas.Consultar disponibilidad y precios en el teléfono 635 93 69 08

 

Vista parnorámica de Torres (Jaén)
Fotos
El Entorno urbano
El entorno Natural

Vivir durante unos días en una cueva produce una sensación difícil de olvidar para cualquier persona acostumbrada al ritmo de la sociedad moderna. La tranquilidad y la paz que da el estar en un lugar con silencio absoluto, y una temperatura estable y agradable sirve de medio para poder desconectar de las tensiones de la vida diaria.

Principal

Este ambiente hace posible dormir durante todo el año con la misma ropa de cama.
La explicación física de este fenómeno es la inercia térmica de la cueva.

Al estar excavada en la tierra compacta o roca, con paredes muy anchas entre habitaciones, y una masa muy grande rodeándola, los cambios de temperatura se producen muy poco a poco, y en pequeña escala, de forma que resultan cálidas en invierno y frescas en verano.