Cerecinos del Carrizal

CERECINOS DEL CARRIZAL (Zamora)

Inicio Historia  Edificios  Tradiciones Álbum de fotos Enlaces
Datos generales Lugares de interés Labores agrícolas Asociación Cultural Tablón  Anuncios Libro de...

 

Cerecinos es un nombre procedente de la palabra latina Ceres, de origen romano, lo que significa un pueblo donde se cosechan cereales. Su existencia medieval viene avalada por la noticia dada por Fernández Duro, que desde 1153 era feudatario del monasterio del Monasterio de San Martín de Castañeda. En 1174, Fernando II lo dio a la Orden Hospitalaria y a su Comendador Pedro González. Bañado por el río Salán, hoy denominado Salado, era un pueblo de tradición vinatera, a juzgar por las bodegas excavadas en tierra que debieron llegar a formar auténticas calles en el siglo XVIII. A partir del siglo siguiente, con la destrucción de las viñas por la filoxera, la agricultura fue el sostén y actividad primordial de esta población. A finales del XIX el censo de población había llegado a los 116 vecinos, desde los 41 registrados en el año 1591.

 

BREVE HISTORIA SOBRE CERECINOS  Y SU SEMANA SANTA

Por Antolín  Campano

 

Cerecinos del Carrizal es un pueblo situado a la orilla del río Salado, entre unos 660 y 680 metros sobre el nivel del mar. Su termino municipal posee 1.718 hectáreas, que corresponden a terrenos modernos, pertenecientes a la era terciaria y cuaternaria. Mas de un centenar de topónimos delimitan los pagos del termino, como lo hace la mayoría de los pueblos de lejanos orígenes. Son nombres que se corresponden a características de los suelos,  formas geográficas o tipo de cultivo. Entre ellas nos encontramos las garroberas, dedicadas al cultivo de algarrobas. También nos recuerda topónimos como el PlantíoEl Plantio con el puente al fondo., el Bayonal, la Huelga, las Cascajeras, Val de Gallegos, verdadero testimonio del significativo valor “de la lengua” el Carrascal, las Quemadas o las Carboneras, nos recuerdan sus antiguos encinares y el uso que se hacía de la leña después de olivados. Las bodegas que nos indican que existió  un pasado rico en viñedos, los que a finales del siglo XIX fueron invadidos por la filoxera y en varias décadas quedaron destruidos.

 

En lo alto destaca su iglesia quizá enclavada en otra anterior, esta corresponde a la época de las luces. Si seguimos la descripción del Sr. Nieto en su catalogo:  Antonio Martín maestro de obras entre los años 1776 y 1778, realizaba la capilla mayor y el crucero Al mismo tiempo trabajaban otros maestros como Antonio Duro y Juan Fernández y entre los años 1792 –1794  posiblemente como director de obras Pedro Castellote, maestro destacado por estas tierras que cobraba tres mil maravedíes por su trabajo.

 

Su estructura es de sillería en los puntos vivos y mampostería en el resto, a la parte de atrás se levanta una espadaña de dos cuerpos, el primero hasta la altura del tejado, de mampostería y el segundo de ladrillo árabe, alcanzando una altura de 18 metros. En el segundo cuerpo se encuentran los huecos para campanas, donde están éstas, por encima otro hueco para un esquilón y rematando ésta, con una media luna.   El pórtico contaba con cuatro columnas, pero en el año 1.914  sé cerro éste quitando una columna para poner las puertas, obra de forja realizada por un artesano del pueblo, Jacinto Fernández. La nave y la capilla mayor llevan bóvedas de cañón, con lunetos y cúpula típico de la época.

 

El retablo del altar mayor todo él en dorado se hizo en la segunda mitad del siglo XVIII, pagándose 4.000 reales de vellón. Permaneció en madera limpia durante tres años como era la costumbre y se pago cinco mil seiscientos reales de vellón por dorarlo.RetMayor1005.jpg (165137 bytes) Consta de tres calles y ático, en el centro se encuentra el Salvador titular de la parroquia, en el lado izquierdo santo Domingo de Guzmán y al derecho san Francisco de Asís, en el ático un cuadro en relieve de la Santísima Trinidad, en la base de ático cuatro angelones señalando el Misterio. Completándose todo con un frontal de talla muy del gusto de la época con la Tiara y la Cruz Papal y las llaves de san Pedro en la calle central y en las laterales la luna y el sol obra de Isidoro de Bime. Los  frontales laterales fueron vendidos en  la década de los años sesenta.

 

   En el crucero se encuentran dos retablos simétricos del siglo XVII, con hornacina, en el del lado izquierdo dedicado al Cristo del Amparo y el de la derecha a Ntra. Sra. De las Nieves, retocados en 1776.CritoAmparo018.jpg (113350 bytes) La virgen de las Nieves era la virgen que existía para todos los actos litúrgicos dedicados a la Madre de Dios, poniéndole los distintos vestidos, negro, verde, blanco, azul, etc., según el acontecimiento eclesiástico que se realizase.RetVirgNiev 007.jpg (95859 bytes) La talla era de madera y por su deterioro fue sustituida en 1910. Su altar fue privilegiado hasta el año1915.                                                                               

   

A finales del siglo XIX un sacerdote trae a la parroquia un paso de Semana Santa, compuesto por un Nazareno, un sayón  y  Simón de Cirinea, todos ellos en tamaño de un metro sesenta, aproximadamente de altura, denominado Camino del Calvario. Iban sujetos en una mesa de cuatro metros de larga por dos de ancha, el sayón tiraba de una cuerda que el Nazareno llevaba atada al cuello y Simón “el cirineo” sujetaba por la parte de atrás la cruz que  Jesús llevaba cargada al hombro.

En el año 1902  Don Florentino Rodríguez y su esposa Doña Maria Aliste donaron el altar y la imagen de Ntra. Sra. de las Angustias, conocida popularmente en el pueblo como la Virgen Dolorosa. La imagen valió mil pesetas, el altar quinientas cincuenta y las andas 25 pesetas.

 

Con todas estas imágenes se formaba una Semana Santa  típica y valiosa para aquélla época. Teníamos el paso del Camino del Calvario que salía en procesión el jueves por la tarde, denominándose a ésta la Carrera. Antes de empezar el desfile se entonaban unos clásicos romances, atribuidos a Lope de Vega, y durante la Carrera se cantaba el popular Vía Crucis, denominado el Calvario. El viernes por la mañana sé procesionaba al Cristo del Amparo,           por la noche se celebraba el Santo Entierro, salía en procesión dos cristos grandes, precedidos de la Cruz Parroquial y a continuación Ntra. Sra. de las Angustias, entonando cánticos populares haciendo mención al dolor que padecía la virgen. Las mujeres iban de luto o con mantones portando velas y los hombres embozados en capas españolas.

 

En año 1.960 una descarga eléctrica partió la espadaña de la iglesia, cayendo meses después estas toneladas de ladrillo en la panera donde se recogían las andas de portar santos y el paso del Camino del Calvario. Las andas hubo que hacerlas de nuevo todas, el Nazareno fue restaurado, pero las otras figuras, el sayón y Simón de Cirinea, que eran de madera policromada, fueron destruidos con la mesa y demás madera del escombraje para quemarlo.

 

La torre se recupero pero en vez de ladrillo árabe se empleo el de tipo bilbao, haciendo las cornisas con yeso y trozos de teja, dando a toda la espadaña un plano de cemento para así no ocultar la mala restauración que habían hecho.

 

En la década de los años 70  se acordó revivir la Semana Santa  de entonces y se unieron todos los pasos en el que se había venido celebrándose ininterrumpidamente, el del Santo Entierro. Ahora sale la Cruz Parroquial a continuación *los  Cristos, seguido va el Nazareno después el Cristo del Amparo y por último cerrando el cortejo Ntra. Sra. Madre de las Angustias.

 

Me había desviado un poco de la historia de la iglesia, aunque todo es historia. La iglesia era de patronato mixto, según Gómez Carábias, dos votos pertenecían al Deán y Cabildo de la catedral de Zamora, otros dos a la capellania de Carasa, titulada de Barcia, uno al convento de las Dueñas de Zamora,  a las Dominicas de San Pablo,  a la parroquia de san Vicente,  a la de San Salvador,  al concejo de Cerecinos,  al señor Conde de Oñate, al monasterio de Moreruela,  a los Dominicos de Zamora y  a los Jerónimos. Posiblemente se vinculara con la catedral de Zamora en la fecha que comienza el libro de Curatos, en el año 1535 y llega ininterrumpidamente hasta 1895. La primera corresponde a la época de Carlos I;  pero no aparece en el censo hasta 1571, durante el reinado de Felipe II, donde describe así a Cerecinos del Carrizal: “Cerecinos del Carriçal, declaran haver una perroquia e haver quarenta e un vecinos e sus oficios ser labradores, de pan, jornaleros, viudas...”.

 

Tiempo atrás, en 1153 Cerecinos era feudatario de San Martín de Castañeda, poco después de la instalación de los monjes Cistercienses en el año 1143, treinta años más tarde Fernando II rey de León dona Cerecinos con sus tierras y sus gentes a  los Hospitalarios, nombrando Comendador a Pedro González.

* Me refiero a dos tallas del siglo XVII.

 

RESEÑA HISTORICA DE LA LOCALIDAD

  Por Esteban Sánchez Asensio              

IMPERIO ROMANO (S. I a C. – S.V d.C.)

 Junto al Regato los Pajarinos existe un yacimiento de la época, donde se han encontrado tejas y estuco de revestimiento de paredes. Pudo ser una villa o casa de labor de no mucha extensión. En el yacimiento de “Valdelasierna” se han encontrado tejas y baldosones y en “El Charco del Buey” piedras de construcción y molinos redondos.

 TRÁNSITO DE LA EDAD ANTIGUA A LA EDAD MEDIA (S. V  - S.IX)

 Necrópolis (sepulturas de lajas) en Valdelpiélago. Se cree que sean visigodas, por hallarse en su interior un tazón vidriado de cerámica blanca.

 EDAD MEDIA (S.IX – S. XV)

 ALTO MEDIEVO. Según su toponimia se supone que la población debería de proceder del norte, principalmente de Galicia, Asturias y León, en la migración norteña del S. IX, promovida por Alfonso III, monarca asturiano.

 Al comenzar el siglo XIV la Tierra del Pan se dividía entre las tierras de realengo y señorío, siendo Cerecinos de realengo. 

En 1.153 Cerecinos es feudatario del Monasterio de San Martín de Castañeda.

En 1.174 Fernando II lo dona a la Orden de los Hospitalarios .....

 EDAD MODERNA (S. XVI – S. XVIII)

 En 1571, durante el reinado de Felipe II, se escribía del pueblo: “Cerecinos del Carriçal, declaran haver una perroquia e haver quarenta e un vecinos e sus oficios ser labradores, de pan , jornaleros, viudas ... “

 En 1.752 el Catastro de Ensenada nos da la cifra de 39 vecinos. Datos del Catastro.

 La iglesia de El Salvador (1776-1778), construida en un cerro, probablemente fuera el asentamiento inicial de la población. La iglesia está rodeada de bodegas subterráneas que recuerdan su tradición vinícola, que debieron formar verdaderas calles en el S. XVIII.

 DESAMORTIZACIÓN (S. XIX)

Del clero se recuperan 76 Ha. Tasadas en 33.748 reales. De la Cofradía de las Animas serán 1000 Ha. Tasadas en 28.214 reales.

 SIGLO XX. A principios de siglo existían más de 600 habitantes.