EXPERIMENTOS CON AGUA

Los experimentos han servido para vivir sensaciones, para lanzar hipótesis, para razonar, para asombrar, para disfrutar de nuevos aprendizajes. 

                                

Primero trajimos hielo de casa de todas las formas y tuvimos sensaciones emocionantes. Calculamos cuánto tardaría en convertirse en agua, qué cantidad de agua tendría, lo miramos con la lupa, ... y sobre todo lo tocamos y sentimos un sinfín de sensaciones.

                           

Luego trabajamos las mezclas de colores. Y realizamos todo un arco iris a partir de los tres colores primarios, lanzando hipótesis de que color saldría en cada mezcla. Otro día mezclamos aceite y ocurrió algo sorprendente: el aceite no se mezcla con el agua, pesa menos y se va siempre arriba. Costó trabajo llegar a esta conclusión y tuvimos que echar mucho aceite y poca agua, poco aceite y mucha agua, etc. 

                                  

Fue muy gratificante experimentar las posibilidades del agua mezclada con jabón. Además aprendimos los materiales que flotan y los que no flotan. Esto nos sirvió para hacer barcos y submarinos.

                               

 La construcción de barcos ayuda a la creación de hipótesis mientras vuela nuestra imaginación.

                                

Espectacular fue el experimento del volcán. Con agua, limón y bicarbonato, el volcán echaba lava. Una lava que podíamos beber porque sabía a limonada.

                                      

El huevo se hunde en el agua, pero cuando fuimos echando sal comenzó a subir, a flotar. Aprendimos con este experimento que en el mar, que tiene agua salada,  flotamos más que en los ríos y en las piscinas que tienen agua dulce.

Con toda esta información realizamos un libro de los experimentos. Cada día, el experimento realizado lo pasamos a papel para el libro.  Este libro de los experimentos lo llevamos a casa para seguir experimentando allí.

Pica para ver el libro de los experimentos: libro