Torre Llisà Vell.

Una belleza bien escondida.


Aunque ni el recinto ni su entrada son los auténticos de la taula, esta imagen es realmente bella.


El recinto está hecho con paredes antiguas, pero ciertamente no talayóticas, conservando unas pocas de las pilastras del recinto original.

Esta taula tiene poco que decirnos sobre la estructura arquitectónica de los santuarios menorquines, porque su recinto no es talayótico, sino que es más moderno. Este recinto está hecho con paredes secas, y conservando más o menos la misma forma del santuario original aunque las esquinas de la fachada son ahora redondeadas. Así, el recinto, en lugar de tener la clásica forma de herradura, es más bien un círculo con la parte de la entrada un poco aplanada. El grosor de las paredes así como su gran altura hacen pensar que quizás hayan sido construidas sin destruir el recinto antiguo, sino tapándolo. El hecho de ver algunas de las pilastras muy empotradas en las paredes (alguna pilastra apenas sobresale) refuerza esta idea.

Ante las peculiaridades de este recinto, sólo nos quedan las conjeturas acerca de por qué está tan oculta la taula, entre paredes que la cubren en toda su altura, y con una entrada tan escondida. Quizás nos encontremos ante una perduración del culto antiguo, más bien deformado, en épocas posteriores, y afrontando la prohibición recurriendo a la clandestinidad. Quizás se siguieron haciendo los antiguos ritos, entrados ya en la época tardorromana, cuando el cristianismo se había impuesto por toda la isla. Pero esto no son más que conjeturas más bien tendentes a la fantasía. Para desentrañar los misterios de esta taula tan llena de magia, había que emprender unas excavaciones, incluso llegando a desmantelar (parte de) el recinto que la oculta. Sólo así podríamos ver si debajo hay un santuario talayótico en buenas condiciones, y sólo así podríamos ver si han persistido los rituales y los sacrificios, y durante cuánto tiempo.

En la carretera que va de Sant Climent a Cala en Porter, hay que tomar el desvío hacia Alaior. A menos de un km a nuestra izquierda, podremos ver el talayot de So na Caçana (ver sección poblados y murallas). Continuando en dirección a Alaior, debemos tomar el primer desvío a la izquierda y, de nuevo, la primera izquierda, que nos llevará a las casas de Torre Llisà Vell. Debemos fijarnos en unas flechas rojas pintadas en las paredes, que son las que nos conducirán a la taula. Interés: +++
Estado: +++
Belleza: +++++
Acceso: ++


Anterior | Siguiente