CLUB DEL CHRYSLER 150  
 

TALBOT "SOLARA"

Un 150 con maletero separado y cinco marchas

 

 

 


 
     

Recién presentada en España la nueva serie de los 150, que viene a revitalizar comercialmente estos interesantes «semibreaks», Talbot-Francia acaba de anunciar el lanzamiento de su nueva línea de berlinas «Solara», de similar estructuración básica, con la novedad fundamental de su carrocería con maletero separado.

El estilo del nuevo Talbot es francamente elegante, y el elemento que le distingue de tantas berlinas europeas similares es su tercer cristal lateral, que posibilita un montante muy fino.

Mientras en los coches de menor tamaño no cabe duda, hoy día, que la solución más práctica y de mayor aceptación corresponde a las características con patrón trasero y parte posterior del habitáculo transformable en plataforma de carga, no es menos cierto que los dos, y sobre todo cuatro puertas tradicionales, siguen teniendo un marcado predicamento a partir de una cierta categoría. Si bien los «semibreaks» medianos y grandes tienen una marcada justificación, e incluso hay diversas realizaciones particularmente acertadas, sigue existiendo una considerable clientela para la que los modelos con maletero separado son «SU» coche, y así, los «Solara», que no sustituyen particularmente a ningún Talbot en Europa, deben tener un carácter complementario multiplicador de la demanda de los usuarios hacia esta marca.

Estos coches, que por su presentación y características están en directa competencia con determinados modelos de éxito, en particular los R-18, deberían incluso (por no salir de la marca) acelerar el proceso de desaparición de los veteranos 180 y dos litros de gasolina, a los que sustituyen con ventaja en cuanto a habitabilidad y practicidad, igualando casi sus prestaciones; y ello sin olvidarse de que los Talbot grandes van a ser sustituidos en breve por un nuevo modelo cuyas líneas son precisamente muy similares a las del «Solara», aunque por supuesto se traten de coches de mayor motorización y ruedas traseras motrices.

El aspecto de los «Solara», francamente atractivo, se inscribe en una especie de «escuela estilística» europea que está produciendo un buen número de coches de distintas marcas todos ellos con un común aire de familia; nos ahorraremos la ya larga enumeración de «parientes». Frontal, «morro» y célula central de la carrocerfa son lógicamente iguales que en los nuevos 150, al igual que el interior e instrumentación, si bien los retoques efectuados en los asientos vienen a mejorar un poco el espacio disponible. Pero exteriormente, lo que llama la atención, y a la vez sirve para personalizar a estos coches respecto a otros rivales, es el tercer cristal lateral combinado con un montante trasero de techo desusadamente fino, lo que conforma un efecto francamente atractivo y elegante de ocho centímetros en relación a los nuevos 150, lo que deja la longitud total en 439 centímetros, muy en línea de sus rivales europeos. El maletero resulta muy práctico, con un generoso espacio de acceso a 61 y un plano de cargas completamente liso y de buena anchura y profundidad, pero su capacidad no es particularmente destacada; la cifra máximo teórica es de 452 dm3, que se reducen a 348 «netos», según una medición práctica. Recordemos que los nuevos 150 tienen una capacidad máxima de 473 teóricos en posición «normal». Tanto el depósito de combustible (58 litros) como la rueda de repuesto están ubicados bajo el suelo del maletero, lo que explica su ligere pérdida de capacidad al limitarse la altura.  

El maletero separado, principal característica de este coche, no se distingue por su gran capacidad, teniendo en cuenta el tamaño: 452 litros teóricos (348 netos)

Mecánicamente, en los «Solara» hay que señalar, particularmente, tres nuevos aspectos: la aplicación de un cambio manual al motor 1.592 c.c. de 88 CV. (reservado hasta ahora exclusivamente a los 150 S X automáticos), la adopción de una quinta marcha económica y la mejora de los discos de freno, o mejor dicho, de sus pinzas.

Frente a la mayor simplificación de versiones de los 1510 franceses (o 150 españoles), los «Solara» ofrecen en variantes LS, GL, GLS y SX. Las dos últimas se desdoblan en otras dos, según lleve cuatro o cinco marchas el GLS, mientras el SX lleva cinco marchas o el Torque-flite automático de tres relaciones. Los motores disponibles también cambian respecto a los «semibreaks» 1510 franceses que, a diferencia de los 150 españoles, no llevan como motorización inferior un 1.442 c.c. de baja compresión. sino un 1.294 c.c. alta compresión (68 CV.). Un motor más económico de los «Solara», asimilado a la versión LS. sigue el enfoque dado al 150 LS español, o sea, un 1.442 c. c. económico (aunque de compresión alta), si bien la potencia declarada es de sólo 70 CV, en vez de 75. La versión GL se caracteriza por el 1442 c. c. de alta compresión y 85 CV.. y ambos coches comparten el grupo final y el escalonamiento de marchas conocido, con una cuarta de 27,4 km/hora por cada 1.000 r .p.m.

Para el motor 1.592. reservado a los GLS y SX. se ha estructurado un cambio manual de escalonamiento diferente, con una cuarta sobremultiplicada de 0.929 que obliga consecuentemente a la adopción de un grupo «corto» 4,214. Esta cuarta da un desarrollo de 27,7 km/hora, por lo que es en ella como se obtiene (a algo menos de 5.900 r.p.m,) la velocidad punta de 163 km/hora, mientras que la quinta, que va de serie en el SX y opcionalmente en el GLS, tiene una regulación aún más sobremultiplicada de 0,767, y es una marcha «de lIaneo», con propósitos de economía y un desarrollo de 33,6 km/hora. Los propósitos en este caso parecen cumplirse, pues en la comparación entre 4 y 5 marchas del GLS, los consumos respectivos obtenidos a 90 y 120 km/hora constantes son de 6,8 y 9,1 litros para el cuatro marchas y de 6,1 y 8,2 litros/ 100 km, para el otro; el consumo en ciclo urbano es el mismo en ambos casos (9, 7 litros/ 100 km.). En cuanto a las aceleraciones oficiales de estos coches de 88 CV. con mando manual, son de 13"7-10 para el 0 a 100 kilómetros hora y de 36" justos para los 1,000 metros, En comparación, el GL de 85 CV. emplea respectiva- mente 14"1-10 y 36"6-10, y la versión de 70 CV., 16"5-10 y 37". A las versiones de 1442 c. c, se les atribuye unos consumos de 6,3 y 8,4 litros a 90 y 120 kilómetros hora, y de 10 litros 100 kilómetros en ciclo urbano. En conjunto, un panorama muy halagüeño de prestaciones y consumo, en las que también ha debido intervenir el buen coeficiente de penetración aerodinámica (0,41).

La novedad de las pinzas de frenos delanteros consiste en el sistema de guiaje de su deslizamiento oscilante (sobre pasadores forrados de teflón y protegidos por fuelles), la adopción de unas guarniciones más gruesas (13 mm.), según parece, que vienen a aumentar de un 25 a un 30 por 100 su vida útil, y la facilidad de desmontaje y mantenimiento, pues quitando el pasador inferior se hace oscilar hacia arriba la mordaza, dejando descubierto el cuerpo de pinza y las pastillas. Este tipo de freno, reservado por ahora a los «Solara» 1600, pero que luego se aplicará en el resto de este mismo «escalón» Talbot, se caracteriza también por un pistón de gran diámetro (54 mm) y una bomba de 22 mm, mientras que el servofreno de nada menos que 8 pulgadas diámetro.  

El "Solara", con su línea tres volúmenes, motor 1600 y cambio con quinta marcha muy larga y económica, se configura como un rival directo del R-18 en muchos aspectos.

En España, y dada la actual concentración de la fábrica de Villaverde en el inminente Horizon, la aparición del «Solara» «va a sufrir», esperándose que esté listo para no antes de enero próximo; desde luego será un magnífico complemento la actual gama. Entre tanto, el próximo otoño  se ofrecerá en el mercado español (sobre los 150) nuevo cambio de 5 marchas,  mejora la economía y el desahogo de funcionamiento de la mecánica permitiendo a la vez la disponibilidad del motor 1600 de 88 CV ( otro tipo de transmisión que la automática.

E.A.