Pagina principal

Historia y Arte

Una investigadora de la Historia, ya desaparecida, que vivió exclusivamente para archivos, legajos y al estudio e interpretación de todo papel antiguo que a ella llegaba, escribía en uno de sus últimos trabajos, que para amar a tu pueblo, a tu tierra, a España venía a decir, había que conocer su pasado.

Orígenes

El origen del pueblo se pierde en el tiempo, aunque se han encontrado restos arqueológicos en sus proximidades. Así en el pago conocido por La Coronilla, restos de cerámica con figuras humanas y de animales y una moneda de bronce, del 350 d. de C., con el busto del emperador romano Constantius II.

Inscripción funerariaCerca de La Coronilla, en los Grajos y en Los Cenizales, también se han encontrado restos arqueológicos. Cerca de la ermita de Pedrosa, en el pago de Los Chozos,existe un yacimiento romano. En el citado pago de los Grajos se encontró una pequeña inscripción funeraria dedicada a ACCANNIVS, de aquella época romana.

De los libros consultados la fecha más remota en la que se ha encontrado alguna referencia a Berrueces ha sido del año 1251.

Nombre

Del nombre de Berrueces, no se tiene constancia cierta. Ortega Rubio se pregunta si procede o tiene su origen en Berruecos, que le da el significado de peña o peñasco. Según Corominas y Pascual, en la toponimia española, junto a Berrueco, muy difundido, se halla una variante en Berrueza, en Villarcayo (Burgos); Berrueces, en Medina de Rioseco (Valladolid). A Berrueco le dan un origen prerromano, acaso celta, y también como Ortega Rubio, lo dan un significado de peñasco. La misma raiz etimológica parece estar en el nombre de un arroyo que hay cerca de Villalón de Campos, Berruez, que desagüa en el río Sequillo.

Época solariega

El Libro Becerro dice que Berrueces era lugar solariego de tres familias, de una orden religiosa y de un convento, repartiéndose entre ellos la propiedad de la tierra. Todo lo referido a las tres familias, con el paso del tiempo y de una serie de compras va a derivar en una concentración de la propiedad de una sola persona: Juan Fernández de Cabria. Y todo ello, desde el año 1343 al 1390.

{short description of image} Año 1343

Juan Fernández de Cabria, era persona importante, con categoría de escudero y vasallo del rey Pedro I de Castilla, llamado el Cruel, por unos, el Justiciero, por otros. En esta fecha, Juan Fernández de Cabria, vecino de Medina de Rioseco, hijo de García Fernández, compró a Fernán Pérez, hijo de Pedro Fernández de Berrueces, todos los bienes raíces que poseía en el lugar y término de Berrueces.

{short description of image} Año 1347

Mencía García, esposa de Juan Fernández de Cabria, compra a Pedro Fernández, de los Valverde, todos los bienes muebles y raíces que poseía en Berrueces por 500 maravedíes.

{short description of image} Año 1352

Mencía Fernández, viuda de Juan Fernández de Valverde, vende a su sobrina Mencía García, heredad para dos pares de bueyes, cuanta heredad puedan labrar año y vez, de la propiedades que poseía en Berrueces por 1000 maravedíes.

En este mismo año, Mencía Fernández dona las propiedades a Juana Núñez Daza, viuda de Juan Fernández de Valverde, apodado el Mozo, obligada, parece ser, por servicios prestados.

Esta donación, no agrada a Juan Fernández de Cabria y a su esposa Mencía García, y plantean pleito.

{short description of image} Año 1357

Se soluciona el pleito planteado por las tierras de Berrueces, que se reparten arbitralmente.

{short description of image} Año 1365

Juana Núñez Daza vende a Juan Fernández de Cabria todos los bienes que tenía en Berrueces y todos los derechos jurisdiccionales que allí poseía por el precio de 6000 maravedíes. De este modo, todo el patrimonio de Juan Fernández de Valverde pasaba a manos de Juan Fernández de Cabria.

{short description of image} Año 1376

María Osorio vende todos los bienes y derechos que tenía en Berrueces, y que había recibido como dote patrimonial, a Juan Fernández de Cabria. Se valoró en 10.000 maravedíes, que pagó en dinero y en objetos de plata.

{short description of image} Año 1390

Juan Fernández de Cabria compra a Pedro Díaz de Cahuérniga todos los bienes y derechos de Berrueces, por 670 reales de plata. Con esta última adquisición, Juan Fernández de Cabria se hizo con gran parte de propiedad de tres de los cinco señoríos de Berrueces. Poco tiempo después, Juan Fernández de Cabria moría, siendo dividida su heredad en seis partes, entre los hijos de su matrimonio.

{short description of image} Año 1395

El Almirante de Castilla Alfonso Enríquez compra cinco partes de los seis lotes que se hicieron a la muerte de Juan Fernández de Cabria. Y en ese mismo año, la heredera Elvira Alonso vende el sexto lote a Ruy Gutiérrez de Quijada.

{short description of image} Año 1397

El Almirante Alfonso Enríquez compra la propiedad a Ruy Gutiérrez de Quijada, con lo que se hace dueño de todas las propiedades de Berrueces; compra que hace en muy buenas condiciones económicas, por 14.000 maravedíes, cantidad muy inferior a todas las operaciones anteriores. Los grandes problemas de endeudamientos que tenían los herederos de Juan Fernández de Cabria, hace que el Almirante consiga con gran facilidad, las grandes propiedades que habían sido de los de Cabria.

 

 

Iglesia de San Pedro Apóstol

De planta rectangular, la mayor parte construida en ladrillo, menos un brazo del crucero y el tambor en semicírculo de la cabecera, que es de piedra sillar. Es del, siglo XVI con reformas del XVIII, está formada pior tres naves separadas por pilares que sostienen arcos de medio punto. A los pies, coro alto, y al lado de la epístola, la puerta de entreada. Torre sin terminar rematada con veleta, con tres cuerpos y basamento a los pies; en el alto, huecos para tres campanas. Cerca del presbiterio existe una cúpula, formando una pequeña torre con cuatro ventanas circulares y veleta en lo alto.

{short description of image} En la nave de la izquierda, o del evangelio, retablo barroco del XVIII, con imágenes de Santa Teresa y San Roque del mismo siglo; Calvario, con Cristo en la Cruz, San Juan y la Virgen María del siglo XVI, del estilo de Gregorio Fernández; y una Inmaculada del XVIII.
{short description of image} En el lado medio de esta nave hay un retablo rococó del XVIII, con imagen de San Antón en la parte superior, del mismo siglo; pintura en la parte baja que representa a San Francisco sacando a las ánimas del Purgatorio.
{short description of image} En la nave de la derecha hay otro retablo barroco, con una pintura en la parte superior del Nacimiento del Niño Jesús, y en la inferior había una imagen vestida de la Virgen del siglo XVIII. En esta nave, en su parte media, existe un retablo neoclásico del siglo XVIII, dorado. En la parte superior , imagen de San Antonio, y de San José , en la inferior.

Retablo de la Iglesia

Del siglo XVI es el retablo renacentista del presbiterio, de Pedro de Bolduque y su sobrino Mateo Enrique. Está dividido en dos partes iguales, en la superior, columnas estriadas con capiteles dóricos, y la inferior con capiteles jónicos. Sobre pilastras hay cuatro relieves de santos.

En la parte media, encima del sagrario, una hornacina, con San Pedro del XVII con los ornamentos papales, sentado en cátedra. En la parte superior, la Piedad. En la parte superior, en el centro, Dios Padre dando la bendición y a ambos lados dos figuras esbeltas de Padres de la Iglesia, del XVI.

A ambos lados de las figuras centrales hay ochos tablas pintadas con escenas de la vida de San Pedro, del segundo cuarto del XVI, que representan: La entrega de las llaves a San Pedro; San Pedro cortando la oreja a Malco; la pesca milagrosa; crucifixión de San Pedro; curación en el atrio del templo; la Transfiguración; ¿Quo Vadis?; y lavatorio de los pies.

Sobre la construcción del retablo existe documentación. Según escritura otorgada ante el escribano Juan Ferrero el 12 de mayo de 1585 entre Pedro de Balduque y los curas de la iglesia. Bolduque debió de morir, ya empezada la obra, pues fue su sobrino Mateo Enrique el que terminó el trabajo e hizo la entrega, sgún un nuevo documento que firma él mismo.

En el bautisterio hay una pila bautismal del siglo XVI, y en la sacristía había un Cristo crucificado de ese siglo. Existe también una cruz parroquial del siglo XVII, de plata, con Jesús crucificado y al reverso la figura de San Pedro, ambos dorados, que destacan sobre el fondo de plata. Lleva la firma del orfebre Álvarez.

La Virgen de Pedrosa

La ermita donde se venera la Virgen se encuentra en un pequeño promontorio, teso como allí dicen, a unos 700 metros del pueblo, desde donde se divisa una gran extensión de Tierra de Campos. La construcción es de piedra, adobe y tapial, con una nave central y dos laterales más pequeñas. El retablo, en el lado E, por lo que la Virgen, en su hornacina, está de cara a la villa; al O una breve espadaña en cuya torre, con una veleta con figura de gallo, hay una pequeña campana y debajo una una ventana circular de pequeño diámetro, por la que el sol de la tarde ilumina la imagen; al mediodía, la entrada con un soportal con 4 arcadas; al N, en el centro, una ventana.

 

El techo embovedado está sostenido por 4 columnas, con un púlpito en la de la izquierda más cerca del altar. Lo completa la sacristía, y un coro en la parte posterior.

Los datos más antiguos que se han encontrado con referencia  a la Virgen de Pedrosa, son de 1726, según manuscrito de 1831 (Otorgamiento de hidalguía a favor de D. Pedro Balbuena, vecino de la villa de Berrueces, por el Rey Fernando VII). En él se dice que en aquella fecha del siglo XVIII, en la parte superior de la mesa del altar había una inscripción con referencia a su donación.

En el año 1900, el profesor de la Universidad de Oviedo, Baldomero Díez Lozano, en el libro que escribe referente a las Vírgenes del antiguo Reino de León, incluyendo a Berrueces en el partido de Villalón, dice: En las afueras del pueblo, existe una ermita, con una preciosa imagen de la Virgen, tallada en madera, bajo la advocación de Nuestra Señora de Pedrosa, cuya fiesta se celebra pomposamente por el vecindario el día 8 de septiembre. Es conducida procesionalmente a la iglesia de la parroquia en época de sequía para alcanzar de Dios, por su intercesión, la lluvia.

En el presente, la fiesta se celebra en el tercer domingo del mes de septiembre, que coincide con el domingo siguiente al día 15, festividad de los Dolores Gloriosos de la Virgen, que es como litúrgicamente se viene celebrando.

Desde 1958, en los días solemnes, la Virgen de Pedrosa luce la Medalla de la Beneficencia que el Gobierno de la Nación otorgó colectivamente a los vecinos de Berrueces por su comportamiento al socorrer a cerca de un centenar de viajeros que habían quedado bloqueados en la carretera nacional 601, cerca de la localidad, a causa de una fuerte nevada.


[Situación]  [Historia]  [Fotos]  [Contacta]

[Música]  [Fotografías antiguas]  [Hemeroteca]

[Enlaces]  [Bibliografía]  [Libro de visitas]

 


Volver a Página Principal