JOSÉ MERA MONTESERÍN PREGON DEL

JOSÉ MERA MONTESERÍN PREGON DEL AÑO 2001

PREGÓN DE LAS FIESTAS – 2001

INTRODUCCIÓN:

 

          Hola, buenas tardes a todos.

   Para mí es un gran honor, y por tanto me siento muy orgulloso, de poder estar aquí para dirigiros unas palabras en esta fecha tan especial: “El comienzo de las fiestas de Pesoz”.

   No puedo negar que me sorprendió que se acordaran de mí para esta labor, pues el único mérito que creo tener es el ser un enamorado de esta tierra( y como yo, sé de sobra que somos muchos) pero aquí estoy ( a lo que salga).

   Me gustaría falaros como aquí, pero como hay xenté de fora, por respeto no lo haré, pero meteré algunas palabras de vez en cuando.

DESARROLLO:

   En estos días, nos reunimos aquí los que queremos disfrutar de uas festas, que año tras año, se han hecho tan entrañables para todos:

  Los que viven aquí, los que venimos de fin de semana, los que sólo pueden venir en estos momentos y, por supuesto, los de todos los pueblos de los alrededores que desean compartirlas con nosotros.

   Este concejo, tan pequeño, ha celebrado siempre unas fiestas “grandes”; y esa grandeza se debe, a mí entender a varios motivos:

            a)- Una buena organización.

            b)- La gran ilusión de nuestras gentes.

            c)- La compañía inestimable de los que vienen a visitarnos.

            d)- El tiempo, que por cierto, tenemos la suerte de que, salvo en contadas ocasiones, ha sido espléndido. Esperemos que este año siga acompañándonos para que todo lo anterior, estas fiestas sean inmejorables.                                                                                                                                                                                                            

LEMBRANZA:

   Recuerdo que yo viví desde pequeño estas fiestas con gran ilusión. Los preparativos en las casas empezaban la semana anterior. Había que hacer muchas cosas:

1-     En las casas: Pintar, recoyer el corral, limpiar el camín……

2-     Y para las muyeres el laborioso trabajo de:

a). Hacer los postres: cestadas de mantecadas y maravillas.

b). Planificar la comida; en la que no faltaba el galo o el cabrito o cordeiro que casi todo el mundo iba a buscar a Bousoño.

   Luego, por fin, llegaba el día principal, “el día del 15”.

Me llamaba la atención, sobremanera, ver como iba llegando la gente del resto de los pueblos del “Conceyin” con “as merendas”.

Ocupaban los lugares del pueblo con “as meyores” sombras, como: A Trampaira, A Sofreira, As Bodegas de Sanzo, El Campo, El Sexto, El Eira de Alejandro…….

El pueblo quedaba lleno de alegría y color. Para mí era lo más grande.

   Y a las 5 de la tarde empezaba la orquesta a tocar. Mientras la gente bailaba, os nenos jugábamos “Al Apillón”, colándonos entre las parejas (a veces nos caía algún coscorrón, pero era igual, eso aumentaba la emoción del momento).

   Quiero hacer especial mención a bailarines famosos, que aunque no están entre nosotros, si lo están en nuestras mentes y recordaréis, como eu, a Enrique o Eugenio. ¡Qué bien lo pasábamos viéndolos bailar!

   Los que no bailaban pasaban el tiempo igualmente agradable pues:

              a)- Escuchaban la música.

              b)- Charlaban con los vecinos a los que no veían desde hacía tiempo.

              c)- O simplemente observaban; y todo ello desde la inmejorable primera fila que constituían los bancos de los tres bares que rodeaban la plaza: Casanova, El Ferreiro, Casa Alejandro; o sobre el muro del caño.

   Al día siguiente: “La Jira”. Íbamos a la Trampaira y sucedía más o menos como ahora.

   Más adelante, ya de chaval, formé parte de la Comisión. Se hacia lo que se podía, por cierto, casi siempre arropados por el “cura” correspondiente.

Pasábamos muchos apuros para sacar para las fiestas adelante porque se preparaban con poco tiempo: un mes antes a aproximadamente. Con el paso de los años, han cambiado muchas cosas:

              - Xa non hay merendas.

              - Han cerrado unos bares y abierto otros.

              - Ha cambiado, este año, el emplazamiento de la fiesta.

              - Y se nos han ido muchas personas queridas.

   Pero los que continuamos, tenemos latente el espíritu festivo de estas fechas; Y para ello contamos desde hace tiempo con una comisión sólida y unida que no escatima esfuerzos, lo que nos da a todos los del pueblo una gran tranquilidad; pero claro, esto implica que durante todo un año tengan que estar pendientes de cantidad de detalles para que todo salga bién.

   Supone gran dedicación, y yo, agradezco en mi nombre y creo que en el de todos, (los presentes y los que no pudiendo estar aquí, sé que tienen aquí su corazón) los desvelos y el tiempo empleados para conseguir que Pesoz tenga las fiestas que su gente merece. Espero que, a pesar de las dificultades, no tiren nunca la toalla y sigan trabajando con el mismo afán y cariño para que Pesoz, es decir todos nosotros, podamos disfrutar de estas fiestas que nos permiten vernos al menos una vez al año.

DESENLACE:

   Tengo la gran suerte de poder pasar en Pesoz y con mi gente mucho tiempo. Por eso, puedo compartir con todos la gran ilusión de la espera y la llegada de día del 15.

  El día del 15, supone entre otras cosas.” Día de encuentro”; porque por encima de música y baile nos encontramos con los que por distintos motivos no pueden estar normalmente con nosotros.

   Aquí siempre decimos que al acabar “as festas”, acaba el verano y con ello las vacaciones, pero llevaremos en el corazón la gran alegría de este encuentro. Alegría que nos ayudará a esperar con ilusión a las próximas.

   Doy las gracias a la Comisión por la oportunidad de poder dirigirme a todos vosotros, espero que podamos seguir encontrándonos durante muchos años.

   Y ahora con el chupinazo comezan as “Festas del 15”

            Os deseo que las disfrutéis plenamente. ¡ VIVA PESOZ Y LOS PESOCENSES!

                                                                        José Mera Monteserín

 Volver a la Pagina principal